Te Di Mi Bendicion Y Bendecido Quedarás


CITA BIBLICA: Génesis 27:21-29.

 

INTRODUCCION. Cuando has tenido experiencias lindas donde te sentiste amado (a), te traen gratos recuerdos, estas nos ayudan pues nos hacen sentir en casa, nos hacen sentir que hemos tenido -raíces-. Las raíces nos dan sentido de Pertenencia y las personas que no tienen raíces son -inestables- y  la inestabilidad trae enfermedades. Jesús les hacía vivir a los discípulos experiencias para que nunca se olvidaran de él y nunca se olvidaran del amor que él les tenía.

 

NUESTRA INFANCIA. De acuerdo a las experiencias en nuestra infancia, seremos seguros o inseguros en la vida. Un amor condicional fomenta la inseguridad. -Te amo si, si te portas bien-, -te amo si te va bien en el colegio-, -si haces lo que yo te digo-, o sea, el amor condicional no solo hace una persona insegura sino hipersensible, con concepto de perder, de negativismo y dice, ¡voy a perder! a perder cosas, a perder personas y termina perdiendo porque, cree que no es digno de de tener nada. Cuando una persona insegura conoce al Señor y empieza a recibir bendición la pierde. No puede sostener la bendición.

 

Adán y Eva tenían todo, tenían todo en el Edén. Dios les había dado toda la bendición para que ellos administraran. Y no la supieron cuidar y cuando fueron echados del Edén, Dios puso ángeles, que daban vueltas para cuidar, para proteger que nadie entrara al Edén. Dios se encargó de cuidar Su propia bendición. Efesios 1:3. 3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Y nosotros a veces NO podemos cuidar nuestra propia bendición porque nos sentimos inmerecedores. Porque asociamos acciones con emociones. Cuando NO podemos asociar una acción con una emoción, nos sentimos desorientados, nos sentimos mal. Una persona segura sabe cómo recibir la bendición. Con alegría y la cuidan. Cuando reciben la bendición de Dios, saben que viene de Dios y entonces la van a cuidar. 

 

JOSUE 14:5. 5 De la manera que Jehová lo había mandado a Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel en el repartimiento de la tierra. Un día Dios le da la orden a Josué de repartir la tierra. Y viene “Caleb” y le dice, repartí todo lo que quieras, pero a mi… 12 Dame, pues, ahora este monte, del cual habló Jehová aquel día… Tenía sus propias razones de pedir esa bendición… con mi monte no juegues, no lo toques, mi monte no lo repartís. Repartí todo lo que quieras, todas las bendiciones de quien quieras, ¡pero mi bendición es mía y no la vas a tocar! Tu tienes algo que te pertenece porque Dios te lo regaló. Dios te hizo un llamado, no lo pierdas, no lo descuides. Si tienes una Casa de Abundancia y eres líder, no descuides a la gente. Cuida lo que Dios te dio. Porque si en lo poco eres fiel, Dios te va a poner en algo más grande todavía. Dios te va a dar más bendición todavía, cuida lo que tienes.

 

Por eso me gusta esta historia de donde saco este mensaje… Génesis 27:33. NVI. 33 Isaac comenzó a temblar y, muy sobresaltado, dijo: ¿Quién fue el que ya me trajo lo que había cazado? Poco antes de que llegaras, yo me lo comí todo. Le di mi bendición, y bendecido quedará. Me gusta esta frase, porque cuando va Jacob, quien se hace pasar por su hermano, y va a pedirle la bendición al padre, el padre lo primero que hace es… -oler a Jacob-, porque dice, tiene la voz de Jacob pero es Esaú, por el olor. Para que dios te de la bendición te va a oler.

Y si Dios huele que eres hijo primogénito, la bendición es tuya. El hijo primogénito recibe doble bendición. 
Y cuando viene Esaú, quien debía recibir la bendición le dice el padre, ¿Quién fue el que ya me trajo lo que había cazado? Isaac se pone nervioso y le dice, hijo mío… Le di mi bendición, y bendecido quedará porque a Dios no le importa si fuiste amado o no, no le importa tu pasado… Dios dice, si oles a hijo primogénito, entonces estás doblemente bendecido. Le di mi bendición y bendecido quedará, pase lo que pase bendecido quedarás. Tu bendición y la mía dependen de saber que Dios nos ha olido. Y dice, mi hijo huele… 27…Como el olor del campo que Jehová ha bendecido; Ese es el olor que tenemos para Dios, campo bendecido por el Señor. Tú y yo olemos así, por eso él nos ha dado bendición.

 

JUAN 15:5. 5Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Nos creemos autosuficientes, geniales, inteligentes. “Lo que sabemos es una gota, lo que ignoramos es un océano. (Isaac Newton). Quiero que estén apegados a mí, porque asi van a sentirse libres y seguros para conquistar este mundo. Tan seguros que van a poder soltar toda su creatividad. No van a tener miedo que nadie les saque nada, van a saber cuidar lo que les doy para hacerlo crecer. Eso es un hijo que está junto a mí, porque separados de él, no podemos hacer nada, junto a él podemos hacer todo. Dele adelante con -ese proyecto-, dele adelante con -esa idea-, vaya adelante con -ese negocio-, vaya adelante con -ese estudio-, haga lo que tenga que hacer, porque… ¡bendecido está y lo que Dios ha bendecido, queda bendecido para siempre! Deja de sentir lástima por ti, porque el día que entraste por esa puerta al Ministerio Lluvias de Gracia estás bendecido y lo que Dios bendijo, bendecido quedará, bendecido quedará. El Salmo 23, mi copa está rebosando. Dios es un Dios de copas rebosantes, siempre, siempre, porque su anhelo y su deseo es bendecirnos y que vayamos a explorar el mundo que él nos ha dado.

 
DIOS ES TU ZONA DE SEGURIDAD. Cristo es tu zona de seguridad y cuando estas apegado a Él, te sientes libre para conquistar lo que para otros es inconquistable. Cuida tu bendición para que venga más. Cuídala, hónrate a ti mismo, honra a Dios cuidando lo que te ha dado. No dejes caer ni una bendición, no permitas que la gente juegue con tus bendiciones. No permitas que la droga se robe a tus hijos. No permitas que cualquier persona se lleve a tus hijos. Cuida lo que Dios te ha dado, porque te la mereces, no por lo que eres, sino porque hueles a hijo, Hueles a campo Bendecido por Dios.

 
El bendecido está tan seguro de que es bendecido y que esa bendición nadie se la puede quitar. Lo que pone es fe en lo que tiene y dice, lo que tengo no es nada en comparación a lo que va a venir. No permita que el enemigo lo mantenga en incertidumbre, que el enemigo lo ponga en duda, no puedes tener mentalidad de desierto. Vamos a ver si Dios provee, Dios me dará algo este año. Tu mentalidad es de tierra prometida que es… esfuérzate y sé valiente porque el que está bendecido va a buscar su bendición, porque… el que está bendecido quedará bendecido siempre.

 

 

 

 

 

 


 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR