La Unción De Las Parteras

 

CITA BIBLICA: Éxodo 1:11-22.

 

INTRODUCCIÓN. Hay gente que parece les pasa de todo lo malo, cosas negativas. Se les pega la mediocridad, todo lo hacen por mitad, andan todo el tiempo mal, mal económicamente, con falta de fe, miedo, quejándose. Van caminando por la vida con todas esas cosas pegadas y la verdad que, resulta difícil caminar con todo eso. Abandonan actividades, proyectos, porque no pudieron soportar la presión. Comenzaste el gimnasio y te empezó a doler el cuerpo y dijiste, esto no es para mí, mejor no lo hago más. Otros abandonaron una dieta. Comenzaste con mucho entusiasmo y esa presión hace que abandones todo. O estás en el trabajo que querías, pero no te aceptan y preferís renunciar por no soportar la presión. Hoy estarías graduado en esa carrera, hoy te hubiesen ascendido en tu trabajo o serías el jefe de la empresa o tendrías quince kilos menos. Si hubiésemos sido perseverantes, cuantas cosas no hubiéramos logrado. Dios muchas veces utiliza la presión, no que te presione sino que usara la presión externa para formar tu carácter, para que puedas ir adelante, que puedas resurgir. Dios los va a transformar para formarte.

 

Éxodo 1:11. 11Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas… ¿Qué hicieron de malo los israelitas para que los oprimiera? NADA, no hicieron nada, más que trabajar, multiplicarse y crecer; estas pasando por momentos difíciles y de opresión, no porque hayas hecho algo malo, no es un castigo, Dios está trabajando contigo y pronto lo vas a ver.

 

Al pueblo le habían puesto capataces y la orden principal era que los oprimieran. capataces… significa gente que se acerca a ti para hacerte la vida imposible, para amargártela, estarte controlando, vigilando, te va a humillar… cuando mas tratas de conquistar tu sueño, vienen esos capataces que no te permiten usar tu tiempo. Trabajas más pero ganas lo mismo, no te ascienden en tu trabajo. Se te rompe el auto, se te rompe la computadora, lo que sea. Quieres hacer las cosas, anhelas lograr tus sueños pero esos capataces te complican la vida. Aparte de ello, hacían trabajos forzados. Es cuando en tu trabajo haces cosas que no son tu responsabilidad. Cuando quieras dedicarte a lo tuyo, a lo que es tu sueño y ya no tienes fuerzas, llegas a casa lo único que quieres es dormir y nada más. Es porque estás haciendo trabajos forzados. Si este es tu caso… la Palabra de Dios dice: 12Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel. Y la noticia es que si estás bajo presión hay algo que Dios está multiplicando en tu vida. Quiere decir que te vas a multiplicar y te vas a extender. Aunque no lo veas, no lo entiendas, Dios lo está haciendo en tu interior ahora mismo, ese es el trabajo silencioso de Dios. Sin fuerzas, te sientes morir, no das más y Dios dice, estás bajo presión pero Yo soy el que multiplico las fuerzas al que no tiene ninguna. Eclesiastés 11:5. 5Como tú no sabes cuál es el camino del viento, o cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas. Sansón parecía en un momento un hombre débil. Le habían sacado los ojos, le habían sacado la visión. Todo lo que tenía lo perdió. Perdió su fuerza, le cortaron el pelo, parecía un hombre débil y derrotado, pero no sabían que su fuerza iba por dentro. Dios te dice, eres capaz de atravesar esa presión, tienes la fuerza suficiente para salir adelante, tienes que mantener la esperanza. Esperar siempre cuesta, esperar algo bueno siempre cuesta. El no esperar nada no cuesta nada porque no te desilusionas. Pero el que sabe esperar algo bueno sabe que eso cuesta.

 

17Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto… Las mujeres hebreas eran esclavas, vivían bajo presión, pero siempre estaban embarazadas, no eran como las egipcias, daban a luz antes que la partera llegara a ellas. Todas las semanas en el pueblo de Israel había una casa donde había fiesta porque había un nacimiento, porque ellas ponían sus expectativas y sus esperanzas en que Dios estaba todavía con ellos porque nacía un bebé. Tienes que tener esperanza y expectativa. Si por algo te has desilusionado, vuelve a ilusionarte, lo que estás esperando va a venir. Pero llegara como te lo imaginabas, va a llegar multiplicado porque Dios está haciendo una tarea en silencio en tu vida. A Sansón la unción le vino gratis, por eso no la cuidó. Todo lo que te viene gratis lo desprecias, porque no pagaste un precio para tenerlo. Eliseo tardó doce años para tener la doble unción, doce años y realizo el doble de milagros que Elías, Dios vio su perseverancia y la doble unción vino sobre él. Si quieres “La Unción de las Parteras” tienes que ser perseverante y no rendirte… Dios va a multiplicar tu vida.

 

LA UNCION DE LA PARTERA TE HACE SER DESOBEDIENTE. 16Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva. Las parteras no obedecieron a faraón y dejaban vivos a todos los hijos varones. Hay una partera desobediente que tienes que despertar en este tiempo y es la desobediencia a los mandatos y los argumentos que te da el enemigo. Despierta esa desobediencia que hay dentro de ti, ya no obedezcas al enemigo que… cuando no tienes dinero, andas llorando por todos los rincones. No… aprende -Administrarlo- de acuerdo a los principios del Señor. Que si no tienes trabajo te angustias y te vas lejos porque no quieres hablar con nadie. Tus hijos son rebeldes estás angustiada. NO obedezcas al enemigo y créele de una vez por todas a Dios que lo que él te prometió te lo va a dar y no solo te lo va a dar sino que te lo va a dar multiplicado. Haz lo contrario a lo que el enemigo te dicta.

 

Isaías 54:14. 14Con justicia serás adornada; estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor, porque no se acercará a ti. Quizá estas adornado con injusticias pero hoy el Señor te adorna con la diestra de su justicia, con todo lo bueno con todo lo que es justo. Porque Él es el más interesado que tu sueño se cumpla. Que hay que esperar, sí, hay que esperar porque Dios te lo quiere dar y multiplicado. Pablo dijo, he acabado la carrera, o sea, fui perseverante. Uno en la vida siempre está mirando para adelante, pero Pablo que ya estaba al final, miró para atrás y dijo, hice todo lo que tenía que hacer, eso es buenísimo. Debes entender que presión es igual a multiplicación y que La Unción de las Parteras te hace desobedecer al enemigo. No tengas miedo de ser presionado el enemigo, si le obedecer te pondrá en cárceles y abandonar todo por la presión. No le tengas miedo. 

 

 

 

 

 


 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR