Dios Suple, Endosando Tu Pedido

 

CITA BIBLICA: FILIPENSES 4:19.

 

INTRODUCCIÓN. La -Angustia y Preocupación- dan lugar a que nuestros corazones cuestionen y duden estas promesas. Causan que pensemos que a Dios no le importa por lo que nos está ocurriendo. Cuando vemos la adversidad, sacamos conclusiones antes de tiempo y ponemos en duda su habilidad para favorecernos.  Dios no va a permitir que su reputación se arruine por causa de nuestros problemas.  El te está diciendo que confíes en él y que estés seguro de que El… se encargará de todo lo necesario. Esta promesa  es más que increíble y abarca todo respecto a la provisión: Tomemos en consideración las primeras palabras: "Dios pues suplirá”…  No dice que él puede satisfacer tus necesidades, dice que… Él va a satisfacer tus necesidades. Está escrito como un hecho, ¿sabe por qué? Porque Dios se está jugando Su carácter y Su reputación en él. Entonces la Palabra dice, "Dios proveerá a todas…  "Dice"…Todo.

 

HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE NECESIDADES Y DESEO. Como padre, ¿usted da a sus hijos todo lo que quieren? Espero que no lo haga, porque… si usted los ama, no puede darles todo lo que quieren. Dios que es nuestro Padre Celestial, nos ama y Él no va a darnos todo lo que queramos, porque si lo hiciera, estaría llevándote a un camino de muerte. Él NO nos dará todo lo que queremos, pero él nos dará… Todo lo que necesitemos.                 Entonces, ¿por qué tienes necesidades financieras?                                                     ¿Falla Dios? ¿Miente? ¿Exagera? ¡No! Si algo debemos entender es que con cada promesa que El decreta… existen condiciones y requisitos. Cuando Dios hace una promesa, él dice, "Voy a hacer mi parte y tú haces tú parte".

 

LA SABIDURIA FINANCIERA de Dios está claramente diseñada para nosotros en Su Palabra. Aunque la Biblia habla muchos principios de salud financiera que incluyen -el ahorro-,             -gastos-, -dar-, -inversión- y -la administración-.  Una de la primeras cosas que nosotros debemos de hacer cuando se ve afectada nuestra salud financiera es… pedir su ayuda. Jesús dice en Juan 16:24. 24Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido. “Pide ahora”. No esperes para otro tiempo y no trates de hacerlo a tu manera. -Mi nombre tiene poder sobre el diablo-. Y tú tienes ese poder porque tú estás en mi.  Hasta ahora…, no has reclamado el poder que he puesto a tu disposición y lo único que necesitas es pedir en mi nombre. ¿Sabe? Esto es lo que creo que entristece el corazón de Dios, por la creciente falta de fe y duda en sus promesas, por un pueblo que cada vez menos…  reclama el poder que está en Cristo. Hoy, hay menos petición que nunca. Mientras el día pasa, los cristianos temen dar el paso, a menudo por incredulidad.

 

Él les está hablando acerca de un nuevo día sobre la tierra, y está diciéndoles: -Pidan y recibirán, para que vuestra alegría se cumpla-. Nosotros somos los que necesitamos muchas cosas… -sanidad-, -cosas que nos faltan-, -una mejor salud financiera-. Mira lo que Jesús nos está diciendo… “Si piden al Padre en Mi Nombre; yo endosaré  (aprobaré, legalizaré) tu pedido; y el Padre te lo dará.” Aquí vemos una buena regla; antes de administrar nuestras finanzas, antes de realizar nuestros pagos, debemos de ORAR al Señor, así estaremos dando a Dios la oportunidad de que El nos ofrezca lo que tiene para nosotros.

 

EL DINERO NO DEBEN CREAR EN TI, “Dependencia”…   Si… una dependencia que vaya más allá de la dependencia que debes tener en Cristo Jesús. NO puedes depender más               -del dinero-, -la tarjeta de crédito-, -de tu cuenta bancaria-, que de Él. ¿Por qué quiere Dios desea que actuemos así? Porque si le pedimos de hecho vamos a recibir y si recibimos estaremos llenos de alegría, estaremos contentos.  ¿Por qué quiere que yo esté lleno de alegría? Es un gran anuncio de Jesucristo. Cristianos gozosos son un testimonio positivo. Dios promete satisfacer todas sus necesidades financieras, si usted -le pide ayuda-, -usted aprenderá a estar contento-, -a dar con fe- y -a vivir en integridad-.

 

DIOS NO BENDICE LA “DESHONESTIDAD”.  Proverbios 16:11. 11Peso y balanzas justas son de Jehová;  Obra suya son todas las pesas de la bolsa.   Esto significa que dondequiera que hayan -balanzas justas- y -pesas honestas-, allí encuentras parte del carácter de Dios y… esa es una condición para vivir en Su Reino. El carácter de Dios se mide con la integridad… en creyentes y no creyentes. Algunos suelen llamarle a esto la gracia común, que no te salva ni te lleva al cielo. Es la gracia que hace que… el sol salga todos los días sobre los buenos y malos, y envía lluvia a los justos e injustos. Es la gracia que previene que las personas no se hundan en -el desorden-, -el caos-, -la confusión-. El Señor exige de nosotros… -ecuanimidad-, -imparcialidad-, -justicia-;  en cada movimiento que realicemos… Eso incluye -los salarios-, -las ventas- y -los impuestos-, -ofrendas-, -diezmos-. Si quieres la bendición de Dios en tus finanzas, tienes que ser honesto.  El beneficio que se obtiene de manera deshonesta, de hecho traerá problemas, siempre.

 

Proverbios 10:22. 22La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella. Una situación importante es el verbo “añadir”, está referida a la tristeza… que no es producida por causa de la Bendición. Ahora, ¿Para quién es esta bendición? Es la que Dios provee a la persona justa. El justo es bendecido por Dios y su riqueza no es otra que la misma bendición. El justo es una persona que no sufre privaciones, a pesar de padecerlas, pero por su modo de percibir la vida, le permite trascender el dolor de la escasez y encuentra placer en el solo hecho de actuar como justo. Es totalmente consciente y conocedor de su situación y sus circunstancias. Tan conocedor, que no se lamente ni reclama, sino que actúa siempre con...justicia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR