DIOS NO TE HIZO ORDINARIO

 

CITA BIBLICA: Juan 21:15.

 

INTRODUCCION. Una crisis es ese momento en el que parece que el mundo se te viene abajo. Sin embargo, indica que hay una etapa que ya no tiene nada nuevo para ti y que algo nuevo está pujando por salir. Las crisis nos enfadan, pero la realidad son el mensaje de que es hora de pasar a un nuevo nivel. Como personas solemos repetir una y otra vez lo que ya sabemos porque nos resulta cómodo y por el otro, nos da miedo subir a un nuevo nivel. Debido a ello, permanecemos en un nivel inferior. Si no entendemos el mensaje de la crisis y que tenemos que pasar a un nuevo nivel, corremos el riesgo de perder todo lo que hemos logrado hasta ese momento. Cada día debe ser un desafío, decirle a Dios: Señor, quiero que me desafíes a algo nuevo.


Si queremos pasar a un nuevo nivel, tenemos que proponernos desafíos en todas las áreas de nuestra vida desafíos familiares, físicos, emocionales, espirituales. Jeremías 33:3. 3Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Dios tiene desafíos para nosotros todos los días y la palabra dice que también tiene cosas grandes y ocultas. En consecuencia, si son grandes, están ocultas en un lugar grande, porque algo grande no se puede esconder en un lugar pequeño. No debe de ser tan difícil encontrar el lugar donde están ocultas las cosas grandes de Dios, pero él solamente se las mostrará a los que claman por un nuevo nivel.

 

1ª. Crónicas 4:10. 10E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: Oh, sí me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe. Y le otorgó Dios lo que pidió. Jabes era un hombre que había sido marcado para la derrota. Su madre lo había llamado así porque su nombre significa dolor, aflicción. Pero él se dijo a sí mismo: Este nombre no me va a determinar,  pueden decir muchas cosas de ti, pero digan lo que digan, eso no te va a determinar. Jabes se determinó a que lo que decía su mamá no lo iba a afectar y entonces le propuso un desafío a Dios. Si me dieras bendición, si me das una oportunidad, yo no voy a ser una persona que cause dolor a nadie. Y Dios le dio lo que pidió. Ese es nuestro primer desafío: cada día pedirle a Dios que nos bendiga. Cuando le pidió bendición a Dios, Jabés no solamente quería tierras y posiciones, él también quería ser un hombre de influencia, quería más responsabilidad, más espacio para desarrollarse y crecer, más oportunidades, más emoción para su vida.


Todos tenemos áreas en común, de mezquindad, de mediocridad en nuestras vidas. Quiero compartirte algo importante para romper con ser ordinarios todos los días y aprender A.

 

VIVIR UNA VIDA EXTRAORDINARIA. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, por lo que nacimos extraordinarios. Sin embargo, con el correr del tiempo nos volvemos ordinarios. Por qué. Porque nos vamos amoldando a lo que la sociedad, la cultura, la familia nos manda. Entonces, en lugar de ser personas extraordinarias, terminamos viviendo y muriendo como personas comunes y ordinarias. Dios no quería que Israel estuviera cuarenta años en el desierto fue Israel el que dejó a Dios cuarenta años en el desierto, en un lugar donde Dios no quería estar. Muchas veces nosotros por nuestra rutina dejamos a Dios en un lugar donde él no quiere estar ni quiere que nosotros estemos. Mantienes a Dios encerrado en tus pensamientos pequeños, en ese trabajo pequeño, en ese problema pequeño. Pero él te dice, Vamos, camina a lo nuevo que tengo para tu vida y ese problema va a ser nada.

 

A veces la gente quiere mantenerte encerrado en un lugar, pero otras veces eres tú mismo el que se queda encerrado en una historia, en una situación. Sin embargo, Dios te dice yo tengo algo nuevo, un nuevo nivel para ti. Vamos a lo nuevo. Tú no eres una versión Común, ni pasada, tu eres una versión mejorada. No pienses que es suficiente ser lo que eres, lo cierto es que puedes ser una versión mejorada una mejor versión de papá, de mamá, de hijo, de trabajador, de líder, de pastor y para eso tienes que plantearte desafíos.

 

Juan 14:12. 12De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al padre. Somos extraordinarios y podemos hacer mayores cosas que las que hizo Jesús. Eso quiere decir que podemos mejorar todo lo que tenemos. Tienes que despertar esa persona extraordinaria dentro de ti, porque está dormida por los miedos, la inferioridad, lo ordinario, la mediocridad tienes que descubrir quién eres. No permitas que el enemigo robe tu identidad. Él va a tratar de robártela para que no sepas quién eres ni lo capaz que puedes hacer en la vida.

 

Dios te va a llevar a un punto de alta presión. Qué ocurre, vas a querer huir de todo. Alguna vez quisiste huir de todo. Irte a otro lugar y no aparecer nunca más en la oficina, el trabajo, en la iglesia, o, en la casa de tus suegros. Todos hemos vivido momentos de alta presión en donde  todo duele, todo cuesta y tenemos ganas de llorar y gritar y gritamos basta. Es justamente en ese momento de alta presión cuando más tienes que seguir, porque cuando logres vencer ese nivel de resistencia vas a obtener la victoria que el señor te prometió. Detrás de la presión viene la victoria de Dios, Dios es tu entrenador personal que te dice. Sigue, sigue, sigue no abandones tu sueño.


Todos nos sentimos personas ordinarias hasta que ajustamos nuestros oídos a la voz de Dios. Después de la muerte de Jesús, Pedro, a pesar que lo negó y lloro a de haber dicho: Sin el Señor ya nada tiene sentido. Mejor vuelvo a la pesca. Pero Jesús resucitado se le apareció y le preguntó: Juan 21:15. 15Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, me amas más que éstos. Al decir estos se refería a los peces, que eran grandes y muchos. Jesús le estaba preguntando acerca de su identidad: Pedro volviste a tu antigua identidad de pescador.

 

CONCLUSION. Cuántos en este feriado no volvieron a su antigua identidad. No debes quedarte con tu vieja identidad, porque Dios te hizo nacer para la eternidad. Él cambió tu nombre, te llamó para que todo lo que hagas sea eterno, como Abraham, tienes que empezar a abrazar las cosas que no son como si fuesen, porque cuando lo hagas, comenzarás a cumplir el gran sueño que Dios tiene para ti. Eres extraordinario, así que deja de vivir como una persona ordinaria que hace lo mismo que todo el mundo.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR