El Tiempo Mismo No Sera Mas

 

CITA BÍBLICA: Efesios 5: 15-17.

 

INTRODUCCION. De todos los días que componen el tiempo de nuestra vida, hemos experimentado días que traen gratos recuerdos como… El día que recibimos a Cristo, de nuestro bautismo, la graduación, nuestra boda, cuando nació el primer hijo, y el segundo, y el tercero… y ¿el cuarto? Bueno ¡quizá ya no tan liviano ese! Si bien algunos días son, agradables y placenteros, otros son pesados y difíciles de sobrellevar.

 

22,930 Días = 550,320 Horas = Tiempo

 

EL TIEMPO TIENDE A SER ACUMULATIVO. Eclesiastés 3:1. 1Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Sabemos que el tiempo le pertenece a Dios. No lo vemos pero sentimos su presión sobre nosotros. Es -acumulativo- es decir, el peso del día de hoy se suma al Gran Total del peso de todos los días ya vividos. Esto significa, añadir peso sobre peso sobre peso, y así. Se ha puesto usted a pensar ¿Cuánto pesan para usted todos los días que ha vivido hasta hoy? ¿Cuánto peso acumulado no lo ha doblado, hundido o aplastado? De una u otra manera nos ha afectado ese tiempo pero… lo más triste es que una persona no haga nada por… ¡Reducir el peso acumulado del tiempo! ¿Quiere saber cómo reducirlo?  Dios que creó el tiempo, nos enseña algunos pasos para reducir el peso del tiempo.

 

1- OLVIDARSE DE SU PASADO. Qué difícil es cargar encima con el peso de todos los días del pasado. Cuanto sufrimiento le ha traído a usted -la perdida de un hijo (a)-, -el rompimiento de una relación-, -sea de amistad-, -noviazgo-, -matrimonial-, -el día en que le fallaste a tus padres-, -a tu esposa o esposo- y… no te lo perdonas.  Filipenses 3:13-14. 13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. La meta de Pablo era conocer a Cristo, ser como Él. Esta meta absorbió todas sus energías. No permitamos que nuestros ojos sean apartados de la meta que es, conocer a Cristo. Debemos poner a un lado todo lo que es perjudicial y olvidarnos aun de las cosas buenas que podrían distraernos e impedir que seamos cristianos efectivos. ¿Qué lo retiene?

 

2-ENTREGAR A DIOS LA CARGA PESADA DE LOS DIAS PESADOS DEL PASADO.  Mateo 11:28-29. 28Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Un yugo es un pesado aparejo de madera que se pone sobre dos o más bueyes. Se ata a cualquier cosa que se quiere que los bueyes arrastren. El «yugo» que el Señor menciona aquí significa; 1- la carga del pecado, hasta la 2- fatiga de buscar a Dios y no lograr alcanzarlo. Jesús libra a las personas de estas cargas y el descanso que promete es; paz con Dios. No que tengas que dejar de realizar todo esfuerzo. Más bien, una relación con Dios transforma un trabajo pesado, agotador y sin sentido en: productividad espiritual con propósito.

 

EL SER HUMANO DESPERDICIA EL TIEMPO. El tiempo ocupado en vicios, peleas, iras, contiendas, disgustos, malos ratos y depresión espiritual, ¡todo ese peso acumulado es enorme! ¡No hay razón de seguir llevándolo al hombro! No fuiste llamado a estar condenado a un castigo tan duro. Las personas llevan sobre los hombros de su espíritu el gran peso de pecados NO perdonados. ¿Se encuentra usted fatigado bajo tan fuerte carga? ¿Quiere deshacerse de ella? La Clave es arrepentirse, pidiendo perdón y obedeciendo los mandamientos del Señor. Así, podrá depositar a los pies de Cristo su gran carga pesada de tiempos mal aprovechados. Él la tomará, librándole para que usted, enderezándose. Colosenses 4:5. 5Andad sabiamente….redimiendo el tiempo. 1ª. Pedro 4:2. 2para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.

 

¿CUANTO TIEMPO LE RESTA PARA VIVIR? ¿Cómo planifica vivirlo? Existen solo dos opciones: “Conforme a las concupiscencias de los hombres” (lascivias, deseos desordenados y deshonestos, embriagueces, orgías, idolatría) lo cual aumentaría continuamente el peso del tiempo o, “Conforme a la voluntad de Dios”, lo cual reduce el peso del tiempo, haciéndolo más fácil de llevar, “hallaréis descanso para vuestras almas”. ¿Qué tan liviano o pesado fue su día de hoy?

 

¡Ay! ¡Qué día más pesado! Circunstancias o personas que quizá, fuera de nuestro control lo hicieron pesado. Familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, tu economía, accidentes, la conducta antisocial de gente mala, etc. Quizá uno mismo sea el más responsable de la mayoría de los días pesados vividos. Negativismo, agresividad ofensiva, bien sea verbal o emocional, mal humor, espíritu holgazán. No será mejor decir… ¡Ay! ¡Qué día más glorioso! Me siento liviano. ¿Por qué? a) porque se despojó de todo peso (mundano o carnal). b) porque el conocimiento de la verdad divina lo ha librado de tradiciones religiosas, doctrinas y filosofías de hombres. c) por la alegría que siente su espíritu confiado y seguro en el Señor. d) por el aliento que le infunden las “preciosas promesas” de Dios. ¿Cuál de estas dos exclamaciones pronuncia con más frecuencia?

 

Mateo 6:34. 34Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. Planear para el mañana es tiempo bien invertido; porque pensamos con anticipación las metas, pasos, fechas y confiamos en la dirección de Dios. Afanarse por el mañana es tiempo perdido; porque te veras asaltado por el temor y se te hará difícil confiar en Dios. Cuando se hace bien, el afán disminuye. No permita que su afán por el mañana afecte sus relaciones con Dios hoy. ¿Cuánto peso traes acumulado? Los pesos acumulados arrastran con cicatrices que no se logran borrar, raíces profundas que no se logran arrancar, heridas que no logran sanar.

 

EL TIEMPO MISMO NO SERA MAS. APOCALIPSIS 10:6-7. 6y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más, 7sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas. Todas las profecías como los descubrimientos científicos y las señales establecidas para anunciar el regreso de Jesús y el fin del mundo, coinciden que el regreso de Cristo puede ser en cualquier momento., estamos viviendo al filo de la profecía. ¿Está usted preparado para tan portentoso momento? Llegado ese momento, el tiempo lo absorbe la eternidad. ¿Cuánto pesa la eternidad? Para el que tenga la dicha de pasarla en “tierra nueva, con cielos nuevos”  ¡no pesa nada! En cambio, incalculable será el peso de la eternidad para toda alma reprobada por Dios a causa de no haber obedecido al evangelio de eterna salvación. Lo único que tienes que hacer hoy es arrepentirte y recibir a “Cristo como tu Señor y Salvador”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR