Entendiendo Los Requisitos Del Reino

 

CITA BIBLICA: 2ª. Pedro 1:2-11.

 

INTRODUCCIÓN: 2Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios… Si comprendemos los tiempos… El requisito para este tiempo presente es: Mayor Gracia. El poder de la Gracia que salva y satisface todas nuestras necesidades. Dice la Palabra de Dios que donde abunda el -pecado-, -la inmoralidad-, -la perversión- y -la iniquidad- sobre abunda la gracia. Entonces, necesitamos que la gracia sea multiplicada en nosotros, para poder ser participantes de su naturaleza divina y librarnos de la corrupción que nos rodea. No es el tiempo de correr o de huir de los demonios. Es el tiempo de demostrar el poder de la gracia del Señor. -Es Tiempo De Confrontación-. No es el tiempo para ser un ministerio de mantenimiento; es tiempo de declaración, de consumirse de hambre por la verdadera Palabra de Dios.

 

LA GRACIA ES EL PODER DISPONIBLE DEL ESPIRITU SANTO… para hacer lo que necesitamos realizar en nuestra vida, el poder para cambiar lo que se necesita cambiar. Sólo, un hombre puede libertar a otro hombre. No podemos hacerlo por ejemplo con estrategias del pasado como, el maná antiguo, golpear la roca, etc. Son estrategias que dieron un excelente resultado. Hoy es otro tiempo. Tampoco podemos hacerlo adoptando el sistema mundano. Tenemos que estar -establecidos en la verdad presente-. La Biblia dice que el hombre no vive sólo de pan, originalmente dice que vivimos de toda palabra que sale de la boca de Dios. Si Dios así lo dispusiera, podríamos vivir sin pan… pero nunca podríamos vivir sin Su Palabra, ya que por ella fuimos creados y solo por ella seremos guardados, porque el sostiene todas las cosas con “La Palabra de Su Poder”.

 

Daniel 2:20-22. 20Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. 21El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. Todas las cosas son de Dios. No hay… -circunstancia-, -situación-, -ni ninguna persona- con la cual podemos quejarnos. Todas las quejas son quejas para Dios mismo. Si logramos entender, lo concerniente a todos los eventos, Dios es la causa de todos los eventos. Entonces, recibámoslo con acción de gracias y gocémonos en el Señor. Dios es soberano. Él funciona. Recibamos todo como si fuera de Sus manos. Entiende bien: que Él muda los tiempos y las edades. Si Él es quien muda los tiempos y las edades, entendamos bien que, de El proviene la sabiduría, el conocimiento y el entendimiento. Si Él permite que el mal ocurra, Él lo destinará para Sus propósitos.

 

LO QUE VA ACONTECER EN EL FUTURO. Daniel 7:9 y 13-14.  Nos habla de un Juicio por venir, previo a la venida de Cristo. El Anciano de Días quien es Dios, será el gran Juez. Al final de los tiempos vemos el dominio del mal con el imperio del Anticristo especialmente a los que vivan en La Gran Tribulación. También nos habla de un Reino que es Eterno, que nunca pasara y que nunca será destruido. Pero hay algo más que debemos entender… El Apóstol Pablo en las diferentes cartas nos muestra la gloria de la iglesia… No solo Cristo murió, también nosotros morimos, (2ª. Cori. 5:14). No solo Cristo resucito, también nosotros resucitamos, (Col. 2:12). No solo Cristo fue exaltado, también nosotros fuimos exaltados y “…asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús”. Efesios 2:6. Nosotros, los cristianos, creemos que hay un solo Dios verdadero, que este Dios es uno solo, pero son tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Esto significa que usted no los puede separar. Gálatas 3:28. 28…todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si somos uno con Jesús, no podemos ser separados del lugar donde Él se encuentra. Entonces, Cristo no puede venir por la iglesia, sino que viene con la iglesia.

 

2a. Pedro 1:11. 11Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Esto quiere decir que… El Reino de Dios tiene que ser establecido en nosotros, antes de desear que El Rey Regrese Por Su Reino. Entonces: ¿Dónde es que está el reino de Dios ahora? Mirad: el reino de Dios está entre nosotros. Mira lo que  está sucediendo y lo que el cuerpo de Cristo está por hacer. Daniel 7:21-22, 25-27. 21Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía, 22hasta que vino el Anciano de días, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino. 25Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo. 26Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin, 27y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán.

 

Ahora mismo, en este tiempo presente, vemos como la iglesia se está cansando, tal y como dice el verso 25, el espíritu del anticristo, 1ª. Juan 4:3. 3y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. Está… -agotando la fe del creyente-, -con falsas doctrinas-, -incrustando temor en la iglesia-. Pero no es tiempo de evacuar la tierra, es tiempo de batalla, de confrontación y de progreso en la tierra. Porque por medio de esta violencia estamos recibiendo el reino y poseyéndolo con gozo. 2ª. Pedro 2:9. 9Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. ¿Por qué nuestras vidas no muestran las virtudes, no dan los frutos, no reflejan la piedad que debiera? El apóstol Pedro nos da una razón aquí: tenemos la vista muy corta, habiendo olvidado la purificación de los pecados pasados. O sea, que la esterilidad espiritual viene como consecuencia de olvidar lo que Cristo hizo para perdonarte tus pecados. Es algo que le sucede aun a los verdaderos cristianos en un grado u otro.

 

Entonces, actualmente, estamos recibiendo y poseyendo un reino espiritual. Tenemos que entender los tiempos y las estaciones de Dios. “Venga tu reino”, significa activar y extraer el poder espiritual residente en el ámbito divino y sufrir violencia extendiendo la fe para alcanzarlo y ponerlo por obra en la tierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR