La Importancia de Escoger

 

CITA BIBLICA: Salmo 119:26-30.

 

INTRODUCCION. Es necesario evaluar las opciones con base a Valores y Principios para escoger bien en la vida. Lo que escogemos ahora determina nuestra vida en el futuro. David le pide a Dios: que le enseñe sus estatutos, que le permita comprender el camino correcto, que lo sustente con Su Palabra, que le aparte de la mentira y que le conceda Su ley, es decir, vivir conforme a lo que al Señor le agrada. Pero luego, David asegura que ha escogido el camino de la verdad para que Dios vaya delante de él.  Esto nos enseña la diferencia entre pedirle a Dios y escogerlo para que sea el guía de nuestro camino, que Él te ilumine y te acompañe. Hay tres cosas que  especialmente debemos aprender a seleccionar para que nos vaya bien en la vida.

1. Qué harás, a qué te dedicarás, cuál es tu vocación. 2. Con quién vivirás, quién será tu pareja, la persona con quien formarás un hogar. 3. Debes escoger  a dónde irás al final de tu vida, al cielo o al infierno. Para hacer las elecciones correctas, nuestra primera elección siempre es Dios. Al escoger al Señor por sobre todo, estamos dando el primer paso hacia una vida repleta de buenas elecciones.

 

Deuteronomio 30:19-20. 19A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; 20amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar. El Señor tiene planes de bien para nosotros y desea darnos lo mejor, pero todo lo que desea entregarnos, depende de que le escojamos. Dios desea bendecirnos, tal como lo hizo con Abraham, Isaac y Jacob  de darles una nueva tierra, pero nosotros debemos escoger la vida y no la muerte, para que Él pueda cumplir Su Palabra.  Tu bendición está amarrada a las elecciones que hagas. Si te decides por lo malo, la muerte y la maldición, el Señor no puede cumplir Su promesa de bendecirte. Hay que aprender a escoger ya que hacerlo no es cuestión de suerte sino de sabiduría. No puedes seleccionar a tu pareja como si estuvieras en un concurso de televisión donde te presentan dos cortinas para que escojas una y te lleves lo que hay detrás. Saber escoger es un arte que se aprende con la práctica y Sabiduría, porque de lo que escojamos depende que Él cumpla Sus promesas de bien en nuestra vida.


19A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, .Para dar a conocer su deseo de darnos  vida, aunque nosotros la rechacemos, escogiendo otro camino diferente al que Dios nos muestra. Yo me preguntaba ¿por qué hay necesidad de testigos? y luego descubrí que la intención de Dios es que aprendamos a reconocer que somos nosotros quienes nos equivocamos y por eso a veces nos va mal. Claro que cuesta asumir la responsabilidad porque siempre es más fácil culpar a otros, incluso al Señor, pero lo que recibimos siempre es producto de lo que hemos dado. Así que Él dice: “Tengo al cielo y a la tierra por testigos de que deseo hacerte bien, pero eres tú quien escogió otro camino y ahora sufres las consecuencias”.  Es como los hijos que no obedecen a sus padres y luego pretenden culparlos por los resultados de sus propias elecciones.  El cielo y la tierra son testigos de que Él te dará vida en abundancia si escoges el bien.

 

La vida es un paso hacia la eternidad junto a Dios, pero Él quiere que sea agradable, quiere que el hombre disfrute del fruto de su trabajo; por lo que debemos aprender a esforzarnos y también a recibir bendición por lo bueno que hemos hecho.  Una persona decía que antes de prosperar, en su casa solamente podían comer uno o dos huevos a la semana. Con el tiempo, superó la pobreza y en medio de una gran abundancia, ya no podía comer huevos porque los tenía medicamente prohibidos. Seguramente, en cierto momento no tomó una buena decisión y comió demasiados huevos, entonces, su cuerpo le estaba pasando la factura para cobrarle su descuido. De todo tendremos que dar cuentas y pagar. Tú puedes encender todas las luces de tu casa el tiempo que desees, pero tienes que pagar la cuenta a fin de mes. Lo mismo sucede con la tarjeta de crédito, ya que puedes utilizarla para comprar todo lo que quieras, porque a fin de mes recibirás el estado de cuenta para pagar.  Las decisiones siempre traen consecuencias y de ti depende que sean buenas o malas. Por eso es importante que los padres enseñemos a nuestros hijos a escoger, porque de eso depende la bendición que puedan recibir en sus vidas.


HAY DESICIONES QUE AFECTAN NUESTRA DESCENDENCIA. Aunque pensemos que son cosas sencillas. Por ejemplo ¿cuántos televisores hay en casa? Escoger tener uno, ¿no será mejor? Porque nos obliga a ponernos de acuerdo sobre los programas que veremos y también nos enseña a convivir.  Al contrario de quienes han tomado la decisión de tener un televisor en cada habitación para que todos vean lo que quieran. Al final, casi no conviven porque todos tienen su pequeño mundo donde no es necesario llegar a acuerdos o tomar en cuenta a los demás. Quizá tener solo un televisor es incómodo, pero al final, para mi familia ha sido la mejor decisión. Nuestras decisiones están condicionadas por lo que nos gusta, no por Decisiones Sabias.

 

19Que os he puesto delante la vida y la muerte. Tengo un amigo de infancia que  se tomaba sus “traguitos” en casa. Nunca fue borracho desmedido, pero tenía un bar bien surtido en su hogar. Así que su hijo aprendió que el licor era parte de la familia. Con el tiempo, el jovencito se volvió alcohólico. Decídete por aquello que alargue tu vida, no lo que traiga muerte. Escoge vivir feliz con tu familia, disfrutar de lo que has logrado y lo que Dios te ha dado. Si en familia deciden esforzarse por comprar su casa compartan juntos el placer de vivir en paz cuando la tengan. Si escogen tener una pequeña porque desean que el dinero alcance para otras cosas, también busquen ser felices con eso que han decidido. Siempre busquen el bien, no el desgaste de vivir por algo que luego no podrán disfrutar. Decide lo bueno y santo por el bien de tus hijos. Definan bien dónde estudiarán porque el lugar que escojas será donde ellos pasen buena parte de su tiempo, además, es importante que sea un establecimiento educativo donde estén de acuerdo contigo y les enseñen los principios y valores. Toma buenas decisiones por tus hijos, cierra las puertas al enemigo y no le des oportunidad de entrar en tu casa. Esa es la mejor opción, la que el Señor desea que tomes para poder bendecirte. De lo que escojas depende lo que recibirás de manos de Dios.


CONCLUSION. La primera y mejor decisión que debes tomar es; permitir que Jesús  habite en tu corazón. Escógelo, Él está frente a ti y quiere ayudarte a escoger en todos los aspectos de tu vida. Cuando estés frente al bien y el mal, el Señor te dará sabiduría para escoger el bien, aunque eso signifique sacrificio. Al final, la recompensa será mayor, ya que recibirás la bendición que Dios ha prometido a quienes saben tomar buenas decisiones.  

HAZ CLICK PARA DESCARGAR