El Gozo de Dios en mi Hogar

 

CITA BIBLICA: Isaías 62:5. 5Pues como el joven se desposa con la virgen, se desposarán contigo tus hijos; y como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará contigo el Dios tuyo.

 

 INTRODUCCION. El matrimonio es un diseño 100% divino, y como tal, está destinado a proveer gozo, paz y estabilidad al hombre y a su descendencia. Por esta misma razón es que creemos que Satanás procura con todos sus medios desacreditarlo, robar su paz,   matar su objetivo y destruir la confianza del mismo en la obra de Dios. Como creyentes en Cristo Jesús, nos oponemos a toda obra del enemigo, y ponemos oído atento a la voz de nuestro Dios. Él tiene palabras de vida y esperanza para nuestro matrimonio y nuestra mayor conveniencia es buscar nuestros recursos en Él. Consideremos las palabras del profeta Isaías; ¡Qué palabra más bendita! En los tratos de Dios con su pueblo, muchas veces se usa la palabra "como". Salmo 103:13. 13Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen. Es un gran atributo de Dios, enfocado en su deseo y anhelo de otorgarnos el perdón de nuestros pecados. Dios aborrece el pecado pero ama al pecador y todo aquel que tiene fe en Jesucristo y en su sangre redentora, es perdonado gratuitamente, esto quiere decir es declarado “no culpable”. Toda acusación que hay en su contra, ha sido cancelada. Esto significa que en el corazón del Señor no están las irrealidades propias de nuestra sociedad. Para Dios, la normalidad del matrimonio es tan preciosa, tan grata, tan indescriptiblemente hermosa, que es comparable ¡al gozo de Dios con nosotros! Que muchos, lamentablemente no lo ven.

 

En contraste con esto, vemos el terrible dolor de tantas personas que no ven esto realizado en sus vidas, ni siquiera en una pequeña medida. Pero, miremos esta palabra con esperanza, porque poderoso es nuestro Dios para sacarnos de toda irrealidad. ¡Hay bálsamo en Galaad, y Él puede curar toda herida! Jeremías 8:22. 22¿No hay bálsamo en Galaad? ¿No hay allí médico? ¿Por qué, pues, no hubo medicina para la hija de mi pueblo? Dios estaba terriblemente triste por el pecado de su pueblo y se pone triste cuando nosotros pecamos. El N. T. claramente nos dice “no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” Efesios 4:30.  La comunión con el Señor, el gozo de la salvación, acaso no tienen paralelo en la experiencia humana. Recordemos la experiencia que Moisés tuvo en el monte. Es posible que hubiese bastado un solo día para recibir las tablas de la ley (lo decimos con reverencia), pero él estuvo allí en el monte, en medio de la nube de gloria, 40 días. Es posible que Moisés ni deseara bajar de allí, porque estar con el Señor es lo más precioso que existe. A la luz de la Palabra que hemos leído ¡este es el modelo de Dios para el matrimonio! ¡Cuán altos son sus pensamientos para con sus hijos! El quiere que el gozo de nuestro matrimonio sea comparable al gozo que nosotros, como creyentes, sentimos con Él y Él con nosotros. Dios nos ha unido el uno al otro para que de por vida seamos la más hermosa compañía y mutuo refugio.

 

El matrimonio significa: compañía, protección, ternura, sustento, disciplina, respeto, orden, confianza, reabastecimiento continuo. ¿Acaso no hemos encontrado todo esto en la comunión que hoy tenemos con el Padre y con su Hijo Jesucristo? Salmos 25:14. 14La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, Y a ellos hará conocer su pacto. En la comunión con Él, nos mostrará nuestra condición personal, limpiará, sanará, restaurará y sacará a relucir en nosotros el carácter de Jesús; la paz, el gozo, la paciencia y la vida sobrenatural del Reino; y veremos un milagro tras otro. Nosotros somos como un barco que sale a recorrer los mares, y necesitamos un puerto de abrigo donde regresar a reabastecernos. La voluntad del Señor es que nuestro hogar sea ese refugio, ese nido donde llegamos y liberamos las tensiones y todas las presiones vividas en el mundo. ¡Oh, que podamos exclamar: "Llegué a mi refugio"! ¡Aquí me relajo, aquí vengo a recuperar mis fuerzas para salir de nuevo a la batalla! Que el Señor nos ayude en esto.

 

El enemigo, que tiene una oposición total al plan de Dios, mas hoy tomamos esta palabra con mucha esperanza, confiados en el nombre del Señor Jesús. ¿Qué quiere el diablo? Que experimente la soledad en vez de una preciosa compañía. ¡Qué terrible es cuando una mujer se siente sola estando al lado del hombre que se supone debe ser su principal respaldo y compañía! ¡Y qué decir del tremendo dolor que sufre un hombre y/o una mujer al quedar solos tras una lamentable ruptura!

 

 Génesis 2:18. 18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Una de las desgracias más grandes que existen es la soledad del hombre o la mujer en plena vida matrimonial. La mujer que no cuenta con el respaldo de quien tendría que defenderla hasta dar su vida por ella, sufre un dolor inmenso. Es tu deber, marido, ser la mejor compañía de tu mujer. Dios te hizo responsable de ese vaso frágil. Debes guardarla y protegerla, debes ser su muro y antemuro. Nunca debe ella sentirse sola por tu causa. ¡Cuántos hay que, teniendo una vida exitosa en muchos aspectos, que reciben el aplauso y la admiración de todo el mundo, al llegar a su casa encuentran un desastre en vez de un refugio! ¡Cualquiera sería capaz de canjear todo lo demás con tal de llegar a casa y encontrarse con la persona que más ama! Deseamos que nos vaya bien en todo lo que emprendemos en el mundo, pero que nos libre el Señor de fracasar en esto. Sería preferible experimentar muchos reveses en la vida, pero que al regresar a casa el hombre o la mujer contara con alguien para secar sus lágrimas y acompañarle en las noches de desvelo y preocupación. Una familia unida vence cualquier obstáculo. 1ª. Samuel 22.1.

 

Salmos 51:6.  6 He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, Y en lo secreto me ha hecho comprender sabiduría. Cuando estos periodos críticos llegan al matrimonio, hay algo muy importante de considerar. Tanto el esposo como la esposa deben ser tan fieles al Señor que han de ser capaces de decir la verdad al que está equivocado. Si uno u otro se aparta de la realidad o está reaccionando en forma impropia y esto le ha acarreado muchos dolores, ¿quién mejor que el esposo o la esposa puede poner las cosas en su verdadero lugar? Se puede decir algo como esto: "Mi amor, tal vez otros te hablarán con violencia, pero ¿quién te quiere más que yo? En este punto debes reconocer que tú estás errado, y aunque te duela debes aceptarlo."  No te puedes apoyar en la injusticia del otro, que quiero decir; respaldar "en la carne". Tal complicidad puede acarrear graves consecuencias, ningún caso somos llamados a favorecer algo que no sea la voluntad del Señor, menos en el matrimonio, pues Dios sólo respalda lo que está de acuerdo con su luz, y jamás firmará pacto con las tinieblas. Amemos la verdad en lo íntimo.

 

El propósito del Matrimonio: 1ª. Corintios 13, expresa el amor de Dios y al mundo. El hombre debe representar bien al Señor como Cabeza de su hogar y brindar a la esposa la honra que le corresponde. Igualmente a las mujeres, procuren expresar bien el modelo del Señor honrando a sus maridos, nosotros no ignoramos estas cosas. Usted sabe que el marido representa a Cristo y que la esposa representa a la iglesia. Ahora bien, lo que hoy importa no es lo que "sabemos", sino el que podamos "vivir" la Palabra. Si en algún lugar vamos a vivirla bien y a disfrutar, tiene que ser en la familia. No puede ser que en la familia y en el matrimonio exista la hipocresía más grande. Esto sería la peor de las hipocresías. Huyamos de estas cosas antes de que las crisis se desaten. A través de la palabra que estamos compartiendo, Dios nos habla claramente. Es como si nos dijera: "Yo no quiero que haya hipocresía, sino la realidad de Cristo dentro de ti." Hoy Dios viene en nuestra ayuda. Para que se cumpla en nosotros el gozo de Isaías 62: 5. 5 Pues como el joven se desposa con la virgen, se desposarán contigo tus hijos; y como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará contigo el Dios tuyo.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR