Transformando mi Futuro

 

CITA BIBLICA: Marcos 4:1-11.

 

FICHA: Bosquejo No. 8. Domingo 19-2-2011. Iglesia Lluvias de Gracia. Pastor: Dr. Edwin Olavarrueth C.

 

INTRODUCCION. Alguna vez te has preguntado, ¿Esto es todo? ¿No existe más en la vida sino el trabajo, los impuestos y la muerte? ¿Por qué estoy aquí? Creo que muchos se han hecho preguntas similares. Aún entre los cristianos encontramos las mismas dudas y la falta de esperanza. ¿Es posible experimentar la vida abundante que Jesús mencionó? Sí, todo es posible, pero es esencial que conozcamos cómo funciona el reino de Dios, si vamos a lograr algo más en la vida. Como un extranjero en USA, he tenido que aprender la cultura, el lenguaje, costumbres, etc. Si voy a vivir una vida de paz y tranquilidad en USA, no puedo seguir viviendo según las normas de mi país natal. Las costumbres y el idioma de Guatemala no tienen relevancia en USA. Todavía, después de varios años, sigo aprendiendo como vivir en USA, pero cada año es más fácil. Así es también en el reino de Dios. No es posible vivir exitosamente en el Reino de Dios utilizando los principios del mundo.

 

Mateo 6:33. 33Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. ¿De qué consiste un reino? Un reino consiste de 3 elementos importantes: un rey, los sujetos, y las leyes que los gobiernan. El reino de Dios es así, también. Jesucristo es el Rey, la suprema autoridad, la fuente de vida y bendición en Su Reino. Los sujetos son todos los que han nacidos de nuevo y que viven sus vidas bajo el Señorío del Rey. Y las leyes son los principios eternos que Dios ha establecido para gobernar su reino. Si aplicamos los principios de Dios a nuestras vidas en una forma constante, vamos a experimentar los beneficios que fluyen del Rey sobre sus sujetos. Lamentablemente, muchos cristianos no están caminando en los principios del reino y por eso, son inconstantes, se hayan desilusionados y fracasados en sus vidas. Piden oración por sus matrimonios, por sus niños rebeldes, por sus finanzas y por su salud, pensando que, tal vez, la fe de otra persona puede arreglar instantáneamente sus problemas. Realmente no han entendido como funciona el reino.

 

¿COMO FUNCIONA EL REINO DE DIOS? Marcos 4:26-29. 26…Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; 27y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo. 28Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga; 29y cuando el fruto está maduro, en seguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado. Jesús nos da uno de los principios más importante que existe en el Reino de Dios. El declara, “Así es el reino de Dios”. Cada vez que encontramos estas palabras, debemos poner toda nuestra atención en lo que sigue, porque son principios que nos pueden llevar a la vida abundante. Jesús compara el Reino con los conceptos de sembrar y cosechar. El reino funciona como una semilla echada en la tierra. La semilla contiene todo el potencial para crecer y multiplicarse sin fin, si es que se encuentra con buena tierra. De hecho, todo lo que Dios creó funciona según este principio. Una semilla de manzana producirá manzanas y una de mango, mango. Y siempre producirá mucho más de lo sembrado. La multiplicación de la semilla es el secreto de la abundancia de Dios. No solamente es así en el mundo natural sino también en el mundo espiritual. El reino comienza como una semilla sembrada. La semilla es la palabra de Dios. El sembrador es el que siembra la palabra” (Marcos 4:3). El creó el universo, el mundo, las plantas y los animales por Su Palabra. La Palabra de Dios es su fuerza creativa. El habla, y lo que dice, sucede.

 

Isaías 55:10-11. 10Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. La Palabra representa la semilla que contiene el poder para cambiar las circunstancias en tu vida. Un buen matrimonio, los hijos, tienen que ser sembrados, cuidados y cosechados. ¿Cómo? Con, Palabras de amor, edificación, perdón y aceptación, si quieres cosechar todo lo que Dios tiene para ti. Este es un proceso establecido por Dios y no debe ser distorsionado por conceptos nuestros. Un buen matrimonio, una buena situación económica, aun la salud y la sanidad, no son un milagro, son un proceso, requieren que sigamos reglas y cuidado. El principio de la semilla, más la oración de fe pueden trabajar en conjunto y, así, producir muchos cambios en la vida. Pero si estamos orando por un lado, y rompiendo los principios de Dios por el otro, no vamos a recibir lo que pedimos. El reino no funciona así.

 

LA TIERRA ES EL CORAZON DEL HOMBRE. Es el lugar indicado para sembrar la semilla de la Palabra, buena tierra sin piedras y escombros, en la cual existen los nutrientes necesarios y que recibirá la lluvia a su tiempo. Pero si la semilla se queda fuera de la tierra, no pasa nada. Así la Palabra de Dios contiene todo el poder y el potencial para sanarte, edificarte, proveerte y                     restaurarte, pero si nunca llega a un corazón dispuesto y hambriento, ¡no pasará nada! Así es el reino de Dios. La tierra de tu corazón es la fábrica de la vida. Proverbios 4:23. 23Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Todo lo que eres y tienes en este momento es el producto de las palabras que han sido sembradas en tu corazón sobre el curso de tu vida. Cada palabra que has aceptado o proclamado se reproduce y multiplica en el corazón. Tu vida actual representa el resultado. Tu imagen, tu moral, tu matrimonio, tu trabajo, todo. Las palabras han formado tu vida. El corazón es la tierra que produce todo lo que se siembra allí. Por eso la Biblia dice, “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón...” 

 

UNA VISION MÁS GRANDE PARA EL FUTURO. El futuro se encuentra en tu boca y en tu corazón. Como el granjero puede cambiar la siembra en cada temporada, el cristiano, también, es capaz de cambiar lo que siembra en su corazón y así, cambiar la cosecha de su futuro. Lucas 6:45. 45El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. En cada corazón existe un tesoro. Es el resultado de todo lo que uno ha sembrado allí durante la vida. Lo que hay en el tesoro puede ser bueno o malo. El corazón representa el espíritu del hombre, la fuente de su vida y la tierra de su siembra. Es del corazón que sale tú futuro (la cosecha). Los pensamientos, las palabras y las acciones. O es bueno o es malo. Si es bueno, sacarás lo bueno y tu futuro será seguro.

 

CONCLUSION. ¿Qué hay en tu corazón? ¿Cómo se ve el futuro? Si el corazón se encuentra lleno de piedras y maleza, es tiempo de tomar una decisión. Hacer cambio pero no a la ligera. Muchos nunca logran las metas que alguna vez habían establecidos, no tienen la paciencia ni la perseverancia necesaria para vivir según los principios de Dios, ¿Por qué? Marcos 4:17 y 19. 17.son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan. 19pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Pero si decides hoy sembrar nueva semilla en tu corazón, si la proteges y la riegas con la oración de fe, la alabanza, la meditación en las promesas de Dios, vas a cosechar la plena manifestación de la semilla que sembraste. Dios quiere que tengas una visión más grande. Una visión que incluye todo los beneficios del Reino de Dios. Una visión que recibe todas las bendiciones que Jesús compró por la cruz. Decide poner la Palabra de Dios y sus promesas en primer lugar en tu vida. Llena tu corazón, tu mente y tu boca con las verdades que Dios ha revelado en el Nuevo Pacto. Transforma tu futuro. Cambia la siembra para que la buena cosecha llegue luego.

 

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR