¿Realmente Desea Oír y Hacer lo que Dios está Diciendo?

 

CITA BIBLICA: Jeremías 23:18. 18Porque ¿quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento a su palabra, y la oyó?

 

 

INTRODUCCION. Los profetas oyeron consejo de Dios y En esos días no había escasez de la Palabra de Dios. El Señor siempre había tenido sus profetas y pastores verdaderos, aún en tiempos de compromiso y deterioro. Una y otra vez, lees: “Y la palabra del Señor vino a Isaías a Jeremías a Ezequiel.” Vino a Daniel, Óseas, Joel, Amós, Miqueas, Habacuc, Zacarías y a Malaquías, etc. Y la palabra de Dios era siempre un aviso claro, lleno de juicio contra el pecado pero lleno de esperanza para el arrepentido. ¡Era un llamado de separación de la impiedad y a una vida continua de santidad! Usualmente, había respuestas a la palabra de la verdad y estas respuestas se ven hoy en día en los cristianos. Una de ellas es que mucha gente.

 

¡SIMPLEMENTE NO DESEABA OIR LO QUE DIOS ESTABA DICIENDO! Los israelitas no tenían intención de dejar sus caminos pecaminosos. En cambio, deseaban una palabra suave y calmante. El profeta Isaías decía acerca de ellos: Isaías 30:9-10. 9Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; 10…No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras. Pensé: ¿habrá creyentes hoy en día, que demandan de sus pastores un mensaje mentiroso? ¡Sí, los hay! Puedes ver su respuesta cuando se trae fuerte palabra profética. Se van de la iglesia, pensando, “Yo no puedo aceptar este tipo de predicación  ¡me irrita! Prefiero una predicación simple de cómo puedo hacer frente a mis problemas.” ¡Los Israelitas despreciaban tanto cualquier palabra que expusiera el pecado que exigía que tal mensaje fuera detenido! el señor advierte a aquéllos que no quieren escuchar la verdadera Palabra de Dios: jeremías 9:13-15. 13…Porque dejaron mi ley, la cual di delante de ellos, y no obedecieron a mi voz…14antes se fueron tras la imaginación de su corazón… 15Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí que a este pueblo yo les daré a comer ajenjo, y les daré a beber aguas de hiel. Dios advierte: “Puedes escoger sentarte debajo de esa clase de predicación confortante, suave y fácil. ¡Pero es veneno! ¡Estás bebiendo muerte!”

 

2ª. TIMOTEO 4:3. (TLA). 3Porque llegara el día en que la gente no querrá escuchar la buena enseñanza. Al contrario, querrá oír enseñanzas diferentes. Por eso buscara maestros que le digan lo que quiere oír. Habla de los postreros días en donde algunos se apartaran de la fe, tiempos peligrosos para la iglesia. Se cumple en los creyentes de Éfeso que no recibían con agrado la enseñanza, pero ¿qué de nuestro tiempo? ¿Acaso no es la condición actual de nuestra sociedad? Vendrá el tiempo cuando quienes están en la iglesia no soportaran la sana doctrina, sino que van a desear que alguien calme su comezón de oír. Cuando una persona no tolera la sana doctrina es porque ama el pecado.

 

ISAIAS 4:1. 1Echarán mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente permítenos llevar tu nombre, quita nuestro oprobio. 7 vírgenes tratando de hacer un arreglo especial para casarse con cierto hombre. Pero, ni amor ni cortejo fue mencionado en este arreglo. Ni una palabra se expresa acerca de un compromiso, intimidad. ¿Qué está pasando aquí? Estas mujeres no quieren a un esposo a quien amar o quien supla sus necesidades. Todo lo que solicitan es el nombre de este hombre. Solo buscan un matrimonio sin amor ni compromiso, que les ofrezca cierto estatus. Como decir: “Nosotras trabajaremos y proveeremos para nosotras mismas. Todo lo que queremos es tu nombre, para que quite nuestro oprobio, aparentar que estamos bien ante el mundo. Tu nombre nos dará ese tipo de estatus. Isaías está hablando de la iglesia. Y el hombre con quien estas mujeres desean casarse es Jesús. ISAIAS 4:2. 2En aquel tiempo el “renuevo de Jehová”…

 

Lo que el profeta está tratando de ilustrar es que en tiempo del desorden y la confusión, creyentes trataran de tener un matrimonio de conveniencia con cristo. Pero tales creyentes aparentan ser espirituales, afirmando que son parte del reino de Dios. Pero trataran de hacer un trato con el Señor. Dirán: “Te quiero, Señor. Pero quiero seguir mi propio camino y hacer lo que quiera. Solo dame tu nombre; quiero ser visto y conocido como uno de los tuyos, tu novia.” Tales personas no quieren ser vestidos por Cristo en ropas de justicia y rectitud. Ellos no quieren tener intimidad con el señor, o depender de él. Solo quieren vivir para sí mismos. No quieren obligaciones ni compromisos. Por su actitud, les están diciendo al Señor, “Déjame disfrutar de mi asociación contigo. Entonces los demás me verán como bueno.”

todas estas cosas sucederán en ese día. Y “ese día” ya lo estamos viviendo en donde muchos afirmaran estar casados con Cristo. También vamos a ser testigos de una increíble escena de la parábola de Jesús: Mateo 25:5. 5Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Todas las vírgenes, tanto insensatas como prudentes, estaban dormidas. Es algo difícil de comprender. ¿Cómo pueden estar durmiendo las vírgenes prudentes? ¿Cómo puede ser que un creyente piadoso, quien se ha preparado para el regreso de Jesús por tanto tiempo, este dormido mientras el Señor se acerca? Fue entonces cuando comencé a ver la dura verdad de la parábola de Jesús. Yo recordé una profecía de Cristo que en los últimos días, que una gran apostasía tomara lugar en la iglesia. Entonces recordé la amonestación de Pablo: ROMANOS 13:11. 11…que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. Pablo sugiere que justo antes del regreso de Jesús, un gran sueño caerá sobre muchos cristianos. Así mismo nos habla a través de la carta a los EFESIOS 5:14-16. 15Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. El apóstol nos anima, “Despiértate, santo. Sean sabios, y vigilantes por el regreso del Señor.”

 

El regreso de nuestro Señor está más cerca que nunca y muchos creyentes serán probados y caerán en un sopor profundo, y este espíritu ya ha alcanzado a multitudes. Ej.: Un hombre o una mujer que dicen ser cristianos. Raras veces oran y se comprometen. Sin embargo, pasa horas ante su TV, tienen tiempo para aficiones, actividades de diversión, etc. Pero no hacen tiempo para el Señor. Dios es misericordioso, los bendice, los prospera y provee para su familia. Pero ellos que dicen amar a Cristo ni siquiera puede tomar 5 minutos para ponerse de rodillas y decir, “gracias, Señor.” Ellos están en peligro de convertirse creyentes en nombre solamente. No tienen tiempo para intimidad y compromiso con Jesús. Si oran, es solo en ocasiones, cuando una crisis cae sobre su familia. Pero Dios, no está mucho en su mente. Tales creyentes no están preparados para el regreso del Señor. Cada día que pasa sus lámparas se están apagando. La escasa relación que ellos tienen con Jesús está muriendo lentamente. Pero las Escrituras claramente advierten: HEBREOS 2:3. 3¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?

 

CONCLUSION. Puedes declarar, “Bueno, yo sé que Dios me ama.” Yo contestaría, “Con toda seguridad el te ama. Y habrá muchos más como tú en ese día, a quienes el Señor ama. Pero el también es un dios de rectitud y justicia. No mal entienda, Dios ama y tiene ansias por su pueblo arrepentido y todo lo que él quiere es, un corazón abierto que escuche su voz y una pasión para oír de él. Las buenas noticias es que todavía hay tiempo. La puerta aun está abierta; y el mayor deseo del Señor es tenerte a su lado para la cena de bodas del Cordero. Y si eres honesto, estarás de acuerdo con su Palabra y decir “Quiero estar listo mientras que el día del Señor se aproxima.”

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR