O Te Renuevas o Pereces

 

CITA BIBLICA: Mateo 6:19-21. 19No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 21Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

 

INTRODUCCION. Desde hace siglos las águilas han sido consideradas como símbolos de poder, libertad, sabiduría, valor y excelencia. ¿Por qué? porque estas aves poseen grandes virtudes y de ellas podemos aprender mucho. Una de las virtudes y que tiene que ver con lo que hoy estamos tratando es que: ella asume el control de su vida, se responsabiliza de su supervivencia y se renueva a sí misma, porque sabe que de lo contrario perecería. En su nido, en lo más alto, ella en ayuno se somete a sí misma a un proceso sumamente doloroso, pero vital, de aproximadamente 5 meses: golpea con fuerza contra una roca su pico encorvado por los años, hasta que su corteza se desprende y espera que le nazca un nuevo pico con el cual pueda desprenderse una a una las uñas. Cuando nacen las nuevas uñas, entonces las usa para arrancarse todas sus viejas y pesadas plumas. Es un proceso de renovación, de transformación, para volver a emprender nuevos vuelos, conquista los cielos, por un periodo de vida de unos 30 años más.  Ella renueva sus odres para recibir el vino nuevo de una nueva vida.

 

APLICADO A NUESTRA ACTUAL REALIDAD. ISAIAS. 51:6…y la tierra se envejecerá como ropa de vestir, y de la misma manera perecerán sus moradores; pero mi salvación será para siempre, mi justicia no perecerá. ¿Cómo esta nuestro Planeta y como están los humanos ahora? Parecieran como haber perdido sus fuerzas para seguir viviendo, ha sido tan maltratada, explotada, superpoblada. La profecía se ha cumplido y los científicos hasta no hace mucho han descubierto lo que la Biblia dijo años atrás. De acuerdo a las leyes de la Termodinámica, la energía que hace funcionar los Ecosistemas, se está volviendo menos y menos disponible para su uso. Esto significa que todo se está envejeciendo, y eventualmente el universo experimentará  muerte. De acuerdo a  2 leyes de la Termodinámica se puede deducir que el universo no pudo haberse creado a si mismo  alguien externo al universo introdujo la materia y la energía-, tuvo un principio ordenador e inteligente para organizar y poner los elementos en un estado de orden. Dios (génesis 1:1-2). Pero que corre camino abajo hacia su muerte y desorganización. A este catastrófico suceso que tristemente ocurriría en el futuro, los astrónomos lo han llamado la muerte térmica del universo. Esta hipótesis astronómica por medio del calor, coincide con el final de fuego establecido para los cielos y la tierra en 2ª PEDRO 3:10. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

 

DIOS DESEA QUE SEAMOS RENOVADOS PARA SOBREVIVIR. No es un proceso fácil, pero tampoco imposible como para no realizarlo con Dios. Hay muchas estructuras  en el ser humano que son inservibles, corrompidas que deben ser arrancadas, para que nazcan nuevas, con las cuales se pueda emprender nuevamente un alto vuelo y con nuevas fuerzas, despojándonos de todo peso y del pecado que nos asedia. Aunque este proceso resulte doloroso para muchos, debemos entender que la cuestión es, o te renuevas o pereces. el proceso de renovación, requiere que dejemos atrás o a un lado cosas, incluyendo a muchas personas que deben seguir su propio camino. El ser humano sufre mayormente por sus apegos y resistencia a los cambios, aunque estos sean para mejorar, aunque no haya otra alternativa. Nos apegamos a las cosas y a las personas porque las creemos nuestras. Para sobrevivir, debemos definir lo que son realmente nuestras prioridades, comprendiendo que nos hemos llenado de hábitos dañinos,  de tantas cosas que no necesitamos y que, por no mirar desde las alturas, tenemos mucho miedo de soltarlas, de perderlas porque las hemos considerado nuestros tesoros.

 

DIOS DIJO: “NO OS HAGAIS TESOROS EN LA TIERRA”. los principios tan amados en otro tiempo, han dejado su lugar a los intereses comerciales. El dinero y la riqueza son dos de las más importantes metas del hombre actual en esta sociedad. Cristo enseño que los tesoros de la tierra no son seguros, pero aun así vemos que atrapan el corazón. El hombre procura acumular riquezas, pensando en disminuir un poco la inseguridad de la vida y el temor del futuro, argumentando, que con ello tendrán tranquilidad. Pero el Señor dijo: “la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. Un tesoro abarca todo aquello que ama nuestro corazón, ¡aquello! hacia lo cual nos inclinamos con especial deleite, lo que disfrutamos por encima de todas las cosas; en fin, lo que a nuestros ojos tiene valor. Puede ser algo grande, o algo pequeño; puede ser costoso, o tener un valor monetario relativamente insignificante. Puede ser algo tangible una casa grande, un auto de lujo, una bonita figura, o puede ser intangible fama, prestigio, influencia. “Si son cosas terrenales dice el Señor, no las atesoréis; no hagáis de ellas vuestro tesoro. No vivan para la acumulación de tales cosas, como si vuestra felicidad dependiera de ello”.

 

DIOS DESEA QUE DESARROLLEMOS UN ESPIRITU ELEVADO. DANIEL 6:3. Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino. ¿Qué es un espíritu superior?.  Un espíritu superior es poner lo espiritual en primer lugar. 3 veces al día oraba a Dios. Esto habla de constancia, perseverancia y disciplina. La casa de Daniel era una casa de oración, era un altar para Dios. Daniel era el agente que transformaba la atmosfera de su casa. Nosotros somos responsables del ambiente de nuestras casas. El ambiente se genera, se incuba, el ambiente determina el desarrollo de la familia. era una casa de ventanas abiertas. El evangelio se desarrolló muchísimo en las casas de personas que abrían sus puertas al Señor y ahí luego comenzaban Iglesias. Daniel no tenía temor ni vergüenza de su fe. Lo apresan por verlo orar, pero él está dispuesto a pagar el precio de su Fe.

 

UN ESPIRITU QUE VUELA ALTO SABE VIVIR EN INTEGRIDAD. DANIEL 6:4. Buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino.  Él era diferente, él era de Dios, era fiel. Fiel a la palabra, fiel a las promesas, fiel al Señor. No tenía vicios, en el creyente existen vicios un espíritu que vuela alto no se conforma con la mediocridad. ¡es diferente!. Ante la presión de la moda, la presión de los grupos, la presión de la cultura y los hábitos pecaminosos. Pagar el precio por ser diferentes muchas veces nos dejará a un costado. ¡Atrévete a superarte! No importa lo humilde que seas. No importa lo pequeño que sea tu taller. No importa lo pequeña que sea la fabrica que tengas. Supérate en los estudios, anhela ser el mejor en lo tuyo para la gloria del Señor. Daniel no era de los que se entregaban fácilmente. El llamado de Dios es para los valientes y jugados. Josué: esfuérzate y se valiente. Pablo a Timoteo: Esfuérzate en la gracia.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR