La Conversión de Rut

 

CITA BIBLICA: Rut 1:16.

 

INTRODUCCION. Hubo hambre en la tierra de Judá durante el tiempo de los Jueces. Un hombre y su esposa, Noemí, tomaron a sus dos hijos y se fueron de Belén y fueron al país pagano de Moab. Los dos hijos se casaron con mujeres paganas. El esposo de Noemí murió. Después los dos hijos de ella murieron. Noemí se quedó con sus dos nueras, Orfa y Rut. Pero ninguna de ellas tenía hijos. Cuando Noemí oyó que el hambre había terminado en Judá, ella decidió volver a Belén. Noemí le dijo a las dos jóvenes que regresaran con sus madres, y ella regresaría a Judá sola. Las dos jóvenes dijeron: Rut 1:10. 10…Ciertamente nosotras iremos contigo a tu pueblo. Pero Noemí insistió que las jóvenes regresaran a su pueblo. Ambas dijeron que amaban a Noemí. Ambas lloraron. Sin embargo, Orfa se fue “a su pueblo, y a sus dioses”, pero Ruth se negó a dejarla, aunque Noemí le insistió de nuevo que se fuera a su casa.

 

LA INFLUENCIA DE UNA MUJER PIADOSA. (Malas y buenas). Rut era de un fondo pagano. Noemí la ayudó a romper sus prejuicios religiosos. Qué bien cuando uno se deja influenciar por gente santa y no impía. Ruth tomo una decisión, una determinación muy fuerte de lealtad, renunciando a muchas cosas: sus emociones, cultura, religión, sus raíces y su pueblo. Ella estaba marcando la dirección hacia un destino de grandeza. Nohemí, no tuvo más que decir ¡esta mujer está decidida, está comprometida, no la puedo dejar tengo que llevarla conmigo! La iglesia necesita gente como Rut, no como ORFA, que llora, se emociona, sigue por un tiempo pero ya no les parecen las cosas y se van. JESUS dijo: “nadie que ponga la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el reino de DIOS”. Mujer que estas aquí: tienes que estar convencida que la decisión que hiciste por Jesús es la mejor y nada te puede separar del amor de DIOS. Has tomado la mejor decisión de seguir a Dios donde quiera que El se mueva tú te mueves y Dios te ha dado una asignación… y vas a regresar a tu casa y probablemente nada haya cambiado pero Cristo te ha hecho cambiar porque no eres la misma, estas sometida a la voluntad del Señor, llena de Su poder, libre, dispuesta a servir al Rey, no estas para que te sirvan  sino estas para servir, estas para amar a tu esposo y si no tienes esposo, Dios te lo va a dar, porque antes escogías pero ahora tienes quien te lo escoja.  

 

Rut 1:15. 15Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella. Orfa tomó la decisión de regresar. Como ves, su decisión por Dios no había sido real. Ella regresa a la idolatría y jamás se escuchó de ella otra vez. Noemí le rogó a Rut que volviera a sus ídolos “para ponerla a prueba”, para ver si ella era genuina o no. Y cada una de ustedes serán puestas a prueba también pero tienes que mantenerte enfocada, y saber que estas en una tarea de parte de Dios y no hay límite de hasta donde Dios te puede llevar, si piensas que Dios puede usar a cualquiera menos a ti, entonces nunca serás usada por Dios, pero, si Dios usa a la Pastora te puede usar a ti. No importa que tus padres hayan sido alcohólicos que hayan sido drogadictos, no se trata de tu padre, no se trata de tu mama, se trata de Dios y el poder que Dios tiene para hacer de tu vida una mujer victoriosa. Dios es quien tiene su mano sobre ti, porque sabe, por lo que tu estas pasando, puede ser la prueba más fuerte y grande  pero Dios es tu amparo y fortaleza en medio de las tribulaciones y tú viniste a este lugar no para echarte para atrás pues quiero recordarte que Dios tiene una asignación para ti.

 

RUT VIO A ORFA IRSE. De esta manera ella fue probada. Orfa y Rut le habían dicho a Noemí: “Ciertamente nosotras iremos contigo a tu pueblo”. Rut 1:10. Sin embargo, al igual que Judas, Orfa besó a Noemí, y luego la dejó y se fue de vuelta al mundo. Rut vio su mal ejemplo y sin duda fue probada. Pedro vio a Judas desertar de Cristo. Pablo vio a su amigo demás irse y desertar. El Apóstol Pablo dijo a los discípulos a que permaneciesen en la fe: Hechos 14:22. 22…Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Muchas presiones, aflicciones, problemas, sufrimientos. Una cosa es entrar en la iglesia y otra cosa es entrar en el reino. Estos cristianos ya eran parte de la iglesia, sin embargo aún no habían entrado en el reino. Para lograrlo, tendrían que perseverar en la fe y soportar las tribulaciones. Pero Dios hoy te dice no se trata de ti si estas bajo presión o con dificultades, Dios dice; se trata de mí. Necesitas de las pruebas para que el Señor sea glorificado y esperar su perfecta voluntad en tu vida. Creces y aprendes a tener fe y entiendes que solamente Dios te puede librar y ayudar. No importa qué tristezas estés pasando y no importa quién se va de la iglesia, tú eres una elegida del Rey. No puedes regresar a un mundo que te trajo tanta desilusión.

 

RUT CONFIO EN DIOS. Rut 1:16. 16Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Esta no fue una “decisión rápida”. Ella pensó cuidadosamente y realmente quería que el Dios de Noemí fuera su Dios. Ella había escuchado de Dios, pero ahora ella creía en Dios mismo. En algún momento tienes que venir cara a cara con el Dios vivo. No será siempre solo venir a la iglesia porque te gusta estar con la gente. En cierto punto Dios mismo debe ser lo suficientemente importante para que cambies el rumbo total de tu vida. ¡Sin importar lo que los demás digan o hagan! La vida de Rut cambió para siempre al encontrarse con Dios mismo. Yo creo que Rut fue convertida realmente en este momento y una verdadera conversión cambia la forma en que vives y cambia la dirección completa de tu vida. Pero, recuerda, debes venir a Dios a través de Su Hijo, el Señor Jesucristo.

 

Espera en Jehová que El hará… Jehová te guarde en el día del conflicto. Pon tu confianza en El Señor. Los que confían en Jehová echaran alas como las águilas, caminarán mas no se cansarán, correrán más no se fatigarán. Jehová te promete no dejarte, te promete librarte de todo mal, te promete darte vida eterna, te promete guardar tus caminos. Las promesas que El nos deja en su palabra permanecen para siempre. Pero El te pide algo, solo algo muy simple, que sea tú confianza en El como lo es El mismo. Firme, Absoluta, Inmovible, Sólida.

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR