La Lucha entre la Carne y el Espíritu

 

CITA BIBLICA: Gálatas 5:16-17.


INTRODUCCION: Después de entregarte al Señor tú tendrás que tomar una decisión diaria, cada mañana al despertar y prepararte, esta decisión será: ¿Cómo he de vivir este día? ¿Viviré conforme a la carne o conforme al espíritu? La vida cristiana será una lucha constante y solo hay dos maneras de vivirla; vivir en la carne y ser carnales o vivir en el espíritu y ser vencedores. Ambas maneras de vivir traerán sus consecuencias. El cristiano que decide vivir conforme a la carne, obedece y sacia los deseos de su carne y así se convierte en un cristiano carnal. El cristiano que decide vivir negándose a los deseos de su carne, día a día y se esfuerza por agradar a Dios y cumplir con sus responsabilidades como hijo de Dios, sin importarle lo que siente o no siente, este será un cristiano vencedor. Sepa que del tronco del árbol, o de nuestra naturaleza vieja, van a surgir tarde que temprano los antiguos deseos de la carne. Estos brotan de por sí y deben ser cortados con la espada de la Palabra de Dios lo más pronto posible. Si no se cortan, comenzaran a robarle fuerza a la nueva naturaleza del cristiano nacido de nuevo. Veamos algunos antiguos deseos que brotan.

 

CELOS. Inquietud o temor de que la persona que se estima prefiera a otra. 1ª. Corintios 3: 1-3. 1De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía,  3porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Sin darse cuenta se puede comenzar a sentir celos por la amistad de ciertos hermanos, un ministro, y no se diga la del pastor. Es muy fácil sentirse mal porque aparente mente esta persona a la que usted estima o admira tiende a frecuentar más a otros que a usted. No deje que estos sentimientos de celos dominen su corazón, ya que la mayoría de las veces son solo figuraciones nuestras o trampas de Satanás para desanimarnos.

 
ENVIDIA. Malestar que se siente cuando alguien tiene algo que nosotros no poseemos. Deuteronomio 5: 21. 21No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. La vida del cristiano está completamente controlada por Dios; esto quiere decir que Él es quien determina que es lo que seremos y tendremos. Dios tiene un plan para cada persona en particular, es por eso que él bendice con buenas casas, empleos y autos a unos; y a otros no. Dios da dones y talentos de acuerdo a las capacidades y según la dedicación de los hermanos y estos pueden ser muy evidentes; cantar, predicar, tocar instrumentos a otros sin embargo les da otros, para algunos menos estimados; pero igual para Dios importantes. Tenga cuidado de no envidiar en una manera destructiva los talentos, ministerios, habilidades, personalidad, y en el caso de las mujeres hasta la belleza física, de otros hermanos. Este sentir de envidia lo reprueba Dios; y si no se controla a tiempo, causara destrucción en usted y a aquel a quien usted envidia; pues sin notarlo el envidioso comienza a criticar y rebajar a quien él envidia.


CRITICA. Decir algo desfavorable de una persona o cosa, señalando sus defectos. Lucas 6:37. 37No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Los nuevos convertidos deben saber que en la iglesia puede haber de todo. Existen hermanos buenos, sinceros, trabajadores y honrados y también todo lo contrario. Si usted fija su mirada en los hermanos, el ministerio y el pastor, sin duda encontrara faltas y defectos; ya que son humanos y los humanos no somos perfectos. Pase lo que pase, mire lo que mire, venga lo que venga, mantenga su mirada en el Señor Jesús. Él si es perfecto en todo y nunca le va a fallar, mentir, o quedar mal. Por otro lado es posible que como parte de nuestro crecimiento y formación, Dios permita que seamos ofendidos, ignorados y tal vez hasta maltratados o criticados sin razón por hermanos. Cuando esto suceda guárdese y absténgase de toda crítica, aprenda a ser sufrido como lo fue Cristo. Sepa que donde existe gente habrá problemas. La única manera de eliminar los problemas es eliminando la gente y eso es imposible. Antes de criticar, véase a usted mismo.

 

EL ORGULLO. Exceso de estimación propia, presunción, vanidad. Proverbios 11: 2. 2Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Mas con los humildes está la sabiduría. Como ya dijimos antes, el Señor a veces determina bendecir a alguien más que a otros en cualquier sentido ya sean bendiciones espirituales, materiales, familiares, económicas, físicas, intelectuales, etc. Especialmente cuando uno vive bajo los principios bíblicos, Dios comienza a bendecir en todos los aspectos antes mencionados y sin darse cuenta quien es bendecido por Dios puede comenzar a sentirse más que los demás. Cuando el orgullo comience a llenar su corazón, usted debe mantener su compostura, dando gracias y gloria a Dios por todo lo tiene; porque Dios es quien le ha dado lo que tiene y el también se lo puede quitar. Es posible sentir orgullo hasta por creer ser mejor cristiano que otros, cuando usted ora, ayuna, lee, asiste a la iglesia, más que los demás, en su opinión. Hay quien se siente orgulloso hasta por ser humilde. Uno de los primeros síntomas que el orgullo produce, es el no aceptar consejos; mucho cuidado. Cuando alguien se enorgullece Dios lo desecha. Nunca olvide que el primer pecado que existió fue el orgullo, que nació en Satanás antes de ser arrojado del cielo; cuando aún era el arcángel llamado Luz bella.

 

EL PECADO. Hecho, dicho, deseado, pensado, y de omisión. Salmos 119:11. 11En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti. Toda desobediencia es, pecado. Se comete pecado siempre que ignoramos los mandamientos del Señor. Cuando se hace algo que él ordena no hacer, se peca, cuando se habla algo que él prohíbe, cuando se desea eso que él aborrece, cuando se piensa en eso que Dios detesta, cuando no se hace algo que el ordeno hacer, se ha pecado. Se peca con las manos, cuando las usamos para hacer lo malo. Se peca con los pies cuando vamos a lugares que no nos convienen. Se peca con los ojos cuando miramos cosas que no concuerdan con lo que Dios nos enseña en su palabra como en las novelas, pornografía. Se peca con los oídos cuando oímos conversaciones o música que no concuerdan con lo santo. Se peca con el pensamiento cuando entretenemos pensamientos obscenos, sucios o de odio. Se peca de omisión cuando no se hace algo que Dios ordena hacer orar, leer, asistirá a la iglesia, alabar y adorar a Dios, ayunar, diezmar, ofrendar, evangelizar, amar y ayudar al prójimo, perdonar, etc. Si el cristiano no está bien muerto, o sea arrepentido, volverá a desear y hasta practicar si se descuida, aquellas cosas de las cuales era esclavo.

 

AUSENTARSE DE LA IGLESIA. Hebreos 10:25. 25no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. Asistir a los cultos de adoración, oración y predicación, es de vital importancia para nuestra alimentación y crecimiento espiritual. Cada actividad que se programa en nuestra iglesia ha sido diseñada por el pastor y ayudas, con el fin de proveer del alimento espiritual que usted necesita para crecer. Todas estas actividades contribuyen a que usted reciba orientación, enseñanza y edificación para su vida. Cuando usted se pierde de una de estas actividades, se está perdiendo de algo que usted necesita aprender, o alguna bendición y tarde que temprano la va a necesitar. Cuando usted permite que cualquier circunstancia le impida asistir a estas actividades, pereza, visitantes inesperados, elección de trabajos nocturnos o en día de servicio, actividades que pueden ser realizadas en otro día y hora como lavar, el quehacer del hogar, reparaciones etc., además de desobedecer al mandamiento divino de no dejar nuestra congregación sé esta también descuidando la nueva vida espiritual que apenas ha nacido en usted.

 

Así como el cuerpo físico necesita el alimento para sobrevivir, la vida espiritual necesita ser alimentado igualmente. Si estas ausencias se convierten en costumbre y se repiten una y otra vez, poco a poco su nueva vida se irá marchitando hasta el punto de morir. No permita que esto le suceda; propóngase y prométase que usted asistirá sin importar si siente ganas o no, si está cansado, o no quiere ofender a sus visitantes inesperados; de esto depende su vida. Proverbios 4:23. 23Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR