COMO PROSPERAR MUCHÍSIMO

 

CITA BÍBLICA: Deuteronomio 28: 1-2.

 

INTRODUCCIÓN: Existen momentos en la vida de una persona, que empieza a darse cuenta que es capaz de generar por si mismo (a). Este fue el caso de Jacob, después de servir por catorce años a su suegro, pudo darse cuenta que podía ir mas allá de lo que realmente había generado. Le pidió a Laban que le permitiera irse; sin embargo, el astuto arameo no estaba dispuesto a perder a su valioso yerno. El meditar en la historia, no tratamos de analizar la estrategia usada por Jacob, sino los principios envueltos en esta estrategia y las características de una persona que usa estos principios. Por otro lado, tenemos el caso de la viuda que le suplica Eliseo. Una situación que se presto para que la necesidad de esta mujer se convirtiera en el puente para el cual ella pudiera generar capital para poder pagar su deuda, alimentar a sus hijos y vivir el resto de sus días.  “….y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. (Mateo 12:30).

 

Jacob había trabajado catorce años por sus dos esposas; ahora podía trabajar por el ganado que necesitaría para establecerse por su cuenta. Por supuesto, Laban escondió el perverso motivo de su plan usando el nombre del Señor, 27 Y Labán le respondió: Halle yo ahora gracia en tus ojos, y quédate; he experimentado que Jehová me ha bendecido por tu causa. (Génesis 30:27) y al pedirle a Jacob que escogiera los términos. 28 Y dijo: Señálame tu salario, y yo lo daré. (V.28). Laban pregunto, pero Jacob rehusó recibir regalo, porque la última vez que acepto un “regalo” de Laban fue engañado. 19 Y Labán respondió: Mejor es que te la dé a ti, y no que la dé a otro hombre; quédate conmigo. (29:19). Jacob le ofreció a Laban trabajar como pastor, si este le daba los rechazos de los rebaños y del ganado. Las ovejas orientales son blancas y las cabras castañas o negras. Al aceptar las rayadas, las salpicadas de color y con manchas, Jacob al parecer le daba a Laban el mejor negocio. Sin duda era un acto de fe de Jacob.

 

En la otra escena aparece la viuda con la deuda de dinero. La primer y muy buena actitud de esta viuda es buscar ayuda con un ungido del Señor. Sin embargo, no le dio un pescado sino le enseño a pescar. No necesito de grandes capitales para iniciar la empresa o producción de aceite, sin fe y deseos para poder pagar su deuda. Atendió al consejo del Siervo de Dios y siguió las indicaciones, luego usted sabe el final de la historia. “Ahora ve a vender el aceite y para tus deudas. Con el dinero que te sobre, podrán vivir tu y tus hijos”.

 

QUE PODEMOS ENCONTRAR EN UNA PERSONA QUE PROSPERA: TRABAJADORA, Tanto Jacob como la viuda mostraron una actitud de trabajo y de solicitud. En el libro de (Génesis 30:27, 29) “Tu bien sabes como he trabajado para ti”. No existe en esta tierra ninguna persona que genere sin mostrar una actitud trabajadora. Todo lo que llego a tener Jacob antes de emprender su propia empresa fue producto de un arduo trabajo. Mientras que la viuda llego a generar una gran cantidad de aceite para pagar sus deudas, pero fue producto de un arduo trabajo. Se dice que en Estados Unidos, una persona que triunfa llega a trabajar promedio 55 horas por semana.

 

DIOS HIZO UN CUERPO PERFECTO Y EFICIENTE PARA TRABAJAR: Por ejemplo, si una persona adulta maneja una bicicleta por término de una hora, la energía que necesita es TRES onzas de carbohidratos. Si un automóvil tuviera la misma eficiencia del cuerpo humano, rendiría un promedio de 900 millas por galón. Si este ejemplo no le es suficiente, aquí tiene otro. El corazón humano bombea mas de 1000 galones de sangre diarios, es decir, 55 millones galones en toda una vida. Esto es suficiente como para llenar 13 súper tanques. Nunca duerme y hace 2500 millones de latidos en toda una vida.

 

EL TRABAJO SIEMPRE VA LIGADO AL SACRIFICIO: El sacrificio es muy común en países prósperos. Un país prospero posee gente prospera y obviamente gente con mucho sacrificio: Se habla mucho del “milagro del Rin”, pero ¿En verdad fue un milagro? Este milagro del Rin consistió en que toda una generación se dedico a laborar de una manera continua. 24 horas diarias para construir una nueva Alemania. El sonido de las construcciones fue el sonido del sacrificio, y este fue la fuerza motriz de la prospera Alemania Actual. Se dice que Nada es Gratis en América, en la vida tampoco nada es gratis. Entre mas hondo cava, mas hondo el hoyo y cuanto mas hondo es el hoyo, tanto mas agua se obtiene del pozo. Usted dirá sentido común. Recuerde, una cosa es sentido común y otra es PRÁCTICA COMÚN. “Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida” (Proverbios 24:10).

 

GENERA Y MEJORA SISTEMAS: No cabe la menor duda que alguien que termina prospero en el Señor, fue producto de que genero un sistema y/o mejoro un sistema. Laban fue humilde al reconocer que Dios le había bendecido producto del mejoramiento de su sistema anterior. Ahora  bien, la verdadera prosperidad de Jacob y de la viuda vinieron a ser producto de que generaron un sistema. Un nuevo sistema de producción en ganado vacuno y bovino. Un nuevo sistema de producción de aceite. La capacidad de generar existe en todo ser humano que tiende a utilizar el lado derecho del cerebro. La vida del Señor Jesús estaba enmarcada en este tipo de eventos. Pedir vasijas para transformar el agua en vino, solicitar sugerencias para alimentar 3 mil y 5 mil personas, producir dinero para pagar impuestos. Todo este tipo de actividades fueron producto de una creatividad, claro esta si usted no es una persona mística en el Evangelio lo podrá ver de esta forma.

 

NO ES CONFORMISTA: Con las bendiciones que Dios había dado a Laban, cualquier persona que trabajaba para este podría haberse acomodado. Este no fue el caso para Jacob, ni tampoco de la viuda. Ambos mostraron un inconformismo para poder salir adelante. El primero sabia lo que le estaba produciendo su amo y esa ganancia la podía producir para el mismo. La segunda, le hubiese sido fácil dejar a sus hijos como esclavos, sin embargo, tuvo la osadía y dejar su orgullo por un lado para salir a buscar vasijas y ponerse a trabajar. “…Y el dijo: ¿Qué te daré? Y respondió Jacob: no me des nada, si hicieres por mi esto, volveré a apacentar tus ovejas”. (Génesis 30:31). El inconformismo de una persona las hace ser no asalariados. El mismo Jacob tomo la determinación de no recibir un salario, ya que esto le significaba tener un límite en la recompensa del trabajo que desempeñaría. Y la mujer tomo la determinación de iniciar su propia empresa y no tomar un empleo para poder recibir un salario.

 

SU MENTALIDAD Y ACTITUD SON DIFERENTES: Es muy difícil que usted encuentre pesimismo en alguien que es prospero, al contrario tiene una mentalidad totalmente positiva, cree que todo se puede hacer. Al mismo tiempo, la mentalidad es generar, de si se puede, de cosas grandes, de independencia (pero dependencia de Dios), etc. Cuando meditamos en Jacob y en la viuda, podemos ver en ambos estas dos características. Creo que tenemos mucho que aprender de ambos personajes. Ninguno de los dos se intimido por poseer poco o nada para iniciar, eso habla de una mentalidad positiva. Muchas veces queremos iniciar con bastante capital, ovejas, personal, etc., para poder trabajar y echar andar la visión que Dios nos ha encomendad; sin embargo, vemos que en la Palabra ese no es el caso. Dios ha iniciado grandes empresas con nada: “agua en el desierto”. O con poco: “Cinco panes y dos pescados”. Creo que es tiempo de dejar de quejarnos y empezar a trabajar con lo que Dios nos ha permitido tener. “…..Mas vosotros tenéis la mente de Cristo”.

 

EN RESUMEN: 1. Los dos iniciaron con poco o nada. 2. Los dos generaron productos diferentes. 3. Los dos estuvieron decididos a pagar el precio. 4. Los dos rechazaron ser asalariados. 5. Los dos tenían una mentalidad fuera de lo común. 6. Los dos mostraron paciencia al saber esperar. 7. Los dos fueron obedientes. Los dos tuvieron una prosperidad producto de los SIETE aspectos anteriores, pero el SIETE sobrepasa a todos los demás. Que hubiera pasado si… ¿la cantidad de capital o materia prima hubiera importado en los milagros que vimos en la mujer viuda y Jacob? ¿No les hubiera gustado lo que emprendieron? ¿No hubieran querido parar el precio y hubieran renunciado?  ¿Hubieran tenido una mentalidad y actitud fuera de lo común? ¿No hubieran sabido esperar con paciencia? ¿Su confianza y esperanza no hubiese venido del Señor? Entonces ninguno hubiese prosperado muchísimo.