EL PAGO DE TU CONDUCTA

 

CITA BÍBLICA: Proverbios 22:4. Riquezas, honra y vida. Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.

 

INTRODUCCION: Nosotros tenemos que entender que la vida es un proceso y como tal debemos ser personas de procesos y no de eventos. La gente que mas problema tiene es aquella que NO honra a Dios y trabaja únicamente con sus dones o sus propias fuerzas, de una manera particular. Eso significa no valorar nuestro carácter, eso no es mas que desarrollar las actividades habituales sin importar si se tiene o no carácter para realizarlas. Los dones dados por Dios pueden levantarte, pero solo el carácter formado a semejanza de Cristo te mantendrá allí.  ¿Cómo debe de ser esto? manteniendo una buena relación con Dios. Pablo con sabiduría decía; yo planté la semilla al fundar la iglesia de Corinto; Apolos vino luego y la regó con su predicación y ministerio; pero solamente Dios puede dar la cosecha. ¡Ni Apolos ni yo merecemos ninguna gloria! ¡No somos nada; Dios lo es todo! Esto es actuar con sabiduría y dar honra al Señor.

 

LOS BENEFICIOS DE LA SABIDURÍA: 16 Largura de días está en su mano derecha; En su izquierda, riquezas y honra. 17 Sus caminos son caminos deleitosos, Y todas sus veredas paz. (Proverbios 3:16-17). En Proverbios encontramos muchas declaraciones de peso sobre los beneficios de la sabiduría y aquí vemos lo que incluyen una larga vida, riqueza, honra y paz. Si esto no le sucede a usted, ¿significa que tiene poca sabiduría? Son principios generales y en un mundo tan controversial, la conducta sabia siempre llevará a estos beneficios. Vivir con sabiduría  casi siempre trae como resultado bendiciones, aunque no siempre. ¿Por qué? en ocasiones el pecado interviene y las bendiciones deben postergarse hasta que Jesús vuelva para establecer su Reino eterno. De ahí que por fe andamos, no por vista. Podemos estar seguros de que la sabiduría, al final, nos llevará a donde hay bendiciones.

 

La honra es una recompensa: Riquezas, HONRA y vida son el pago de actuar con sabiduría. Ahora hay algo que Dios exige de nosotros. 8 Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. (Miqueas 6:8). Sabemos que cada uno de nosotros estamos constituidos como peregrinos desde el momento de nuestra conversión hasta nuestra entrada al cielo.  Cuando desobedecemos al Señor y andamos en la carne; nos estamos olvidando de sus muchos y grandes beneficios. Inquietamos a Dios y El se pregunta ¿Qué te he hecho o en que te he molestado? Si tú quieres en tu vida ser una persona honrada, debes contar con humildad y con respeto para Dios. Si tú mantienes esas virtudes vas a ver a Dios honrando tu vida.

 

Honre a Dios y me recompenso: Años atrás, hablaba con Dios de cómo sería la esposa que yo quería para mi. Fue necesario pasar por un fracaso para poder entender en Dios como son las cosas. Hay quienes se fijan en los talentos que desean encontrar en la candidata a esposa y NO por lo que ELLA ES.  Yo no quería nada de eso, anhelaba que mi esposa fuera como mi mama, una mujer que no tuvo escuela pero con grandes dotes del Señor. No buscaba talentos; ahora entiendo que no vivo de los talentos que mi mujer tenga, sino de cómo ella es. Igualmente mi esposa, no vive  por ser yo un cirujano dentista por ser Pastor o de la unción que tenga yo, sino simplemente;  de cómo soy yo.

 

DIOS DESEA HONRARTE Dios quiere honrarte en todo lo que tengas en tu vida, incluso en tu matrimonio. Mujer, Dios quiere darte alguien que te honre, lo único que te pide Dios es que tengas un espíritu afable y apacible para el Señor.  18 Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; Mas el que guarda la corrección recibirá honra. (Proverbios 13:18). Si rechazas el consejo caerás en la pobreza y en la deshonra, si lo aceptas vas por buen camino. Para ser honrado debes mantener un buen comportamiento y tener carácter en todo lo que hagas, porque sin carácter serás una estrella fugaz. Si quieres mantenerte iluminando para Cristo todo el tiempo se integro y compórtate como una persona merecedora de honra, y cuando esta se te de, ponla a los pies de Cristo. Si entregamos honra al Señor cuando por ejemplo El hace un milagro en nuestras vidas; lo glorificamos y honramos. También entregamos honra cuando por nuestra conducta, otros nos honran; entonces tomamos esa honra y se la entregamos al Señor y la ponemos a sus pies.

 

La Honra, “El buen nombre”: Recibes honra como resultado de tu comportamiento, cuando tu conducta es integra; eres agradable a los ojos de Dios. La honra es la que nos da un buen nombre y buena fama. 1De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, Y la buena fama más que la plata y el oro. (Proverbios 22:1).  Todos tenemos un nombre y cada vez que tu nombre se menciona, los que lo escuchan lo asocian a algo. Hace recordar el patrón de conducta que hemos tenido, y ese será el concepto y la fama que se tiene de nosotros.  Si en algún momento de tu vida echaste a perder tu buen nombre, Dios te restaura y devuelve esa honra que un día perdiste. Todo lo que se diga de ti viene de la conducta que tienes. Es mejor tener un buen nombre que muchas riquezas y tener buena fama que oro y que plata.

 

La Honra es una recompensa: 35 Los sabios heredarán honra, Mas los necios llevarán ignominia. (Proverbios 3:35). Lo que nos quiere decir aquí Dios, es que el que actúa con sabiduría recibirá honra. Actuar con sabiduría es lo mismo que actuar con cordura en la vida diaria y saber tomar decisiones. Consiste en aplicar bien lo que uno sabe a lo que uno hace, a fin de lograr un buen vivir. Se obtiene como un don especial de Dios. Como Josué 9 Y Josué hijo de Nun fue lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los hijos de Israel le obedecieron, e hicieron como Jehová mandó a Moisés. (Deuteronomio 34:9). Mas los necios recibirán vergüenzas.

 

¿QUE PROVOCA EN TI UNA SANIDAD?

¿QUE PROVOCA EN TI UNA CONVERSIÓN?

 

1 Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. 2 E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. 3 Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. 4 Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. 5 Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. (Marcos 2: 1-5).

 

La vida de una persona está en juego: Para el Señor, la sanidad del cuerpo no es más que un trámite. Nosotros somos mas; atraídos por lo espectacular. El testimonio de una conversión  o una sanidad; apenas provoca en nosotros un bostezo.  ¡Una conversión o una sanidad nos debiera de tener saltando de alegría! No debemos perder nunca de vista que nuestro llamado, que es a redimir a las personas para la eternidad. Ni bien pronunció las palabras Jesús, el hombre se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos. Fue sencilla la intervención de Cristo. No creó suspenso, no prolongo el momento, no creo un espectáculo entretenido para la gente .  La vida de una persona estaba en juego y la trató con la dignidad y el respeto que merece.

 

El resultado de su ministerio: Todos se asombraron y glorificaron a Dios, diciendo: “Nunca hemos visto tal cosa.” Todo ministerio conducido en santidad y temor de Dios debe tener este objetivo: que el Padre reciba toda la honra y la gloria logramos lo que logramos, usando los dones y la gracia que nos concede.  Hermano, una sanidad o una conversión no deben producir un simple bostezo en nosotros, estamos despreciando la Gracia de Dios en nosotros. La necesidad es apremiante en este pueblo y no podemos cerrar nuestros ojos a la realidad. No honramos a Dios con nuestras acciones.