LA CAPACIDAD DE ESPERAR

 

CITA BÍBLICA: Salmo 40: 1-5

 

INTRODUCCIÓN: Que tan importante es terminar lo que uno comienza, pero nadie tiene la capacidad de finalizar, si no tiene la capacidad de esperar y…. nadie tiene la capacidad de esperar sino tiene el rasgo de carácter que se llama paciencia. ¿Cuántos quieren tener éxito en la vida? ¿Cuántos quieren crecer espiritualmente? Hay una diferencia entre crecer verdaderamente y crecer ficticia mente. La mayor parte de la gente cree que ya creció porque tiene mucho conocimiento, lee libros o sabe muchos versículos. Pero la verdad, uno no ha crecido espiritualmente hasta que no da fruto de carácter. Crecimiento espiritual es carácter, basado en la Palabra de Dios, se llama “fruto del Espíritu” y los dones del Espíritu son inmediatos.

 

Tú puedes estar aquí, yo orar por ti y tú recibir el don de hablar en lenguas, o el de interpretación, o el de sanidad, o el de la fe; tú puedes recibir un don inmediatamente, pero no puedes dar un fruto inmediatamente, el fruto toma tiempo que se dé. Por lo tanto, podemos nosotros crecer en conocimiento y tener el ABC del Señor, bastante rápido, créamelo, pero tener el carácter del Señor o el carácter que El espera que tengamos, eso toma un poco más de tiempo, de resistencia al medio en que nos desenvolvemos y responder como es debido ante ese medio. Los pecados están alrededor, las tentaciones de la carne, muchísimas cosas.

 

UN DON EXIGE UN RASGO DE CARÁCTER: Tenemos el DON DE FE, requiere del rasgo de carácter de la paciencia, porque ¿quién dice que todo lo que tú crees, mañana se cumple? Te tienes que mantener creyendo; una cosa es creer y otra es mantenerte creyendo. Y podemos tener muchos TALENTOS, pero necesitamos por cada talento uno o más rasgos de carácter, que ayuden a que ese talento traiga la bendición a nuestras vidas. Tú puedes tener un talento para algún deporte, pero va a requerir del rasgo de carácter de la DISCIPLINA para hacerlo. Tú puedes tener un don en tu familia, ser un romántico, un poeta, pero se requiere de muchos más rasgos para mantener feliz a tu mujer. Los dones del Espíritu Santo, tienen rasgos de carácter que de ese don puedan fluir hacia las demás personas.

 

ESPERAR PACIENTEMENTE:  1 Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. 2 Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. (Salmo 40: 1-2). Pregunto: ¿Se inclinó Dios cuando él oró, o se inclinó Dios cuando vio que tenía la paciencia para esperar a que El se inclinara? ¿Cuándo se inclinó? Cuando por fin espero pacientemente a Jehová. ¿Cómo puede ser posible que pacientemente espere? ¿Estoy pacientemente esperando o estoy impaciente? Eso es como estar en una sala de un pediatra con 25 niños con fiebre. Usted lo puede estar esperando, pero lo puede estar esperando impacientemente, que después de los 25 niños gritando con fiebre, el próximo que va a gritar es usted. O bien, se aguanta y pacientemente espera que el doctor llegue. Entonces, pacientemente espera a Jehová y El va inclinar su oído a tu oración. Eso de que Dios nos atiende a todos rapidísimo, quién sabe, porque en su Palabra dice que pacientemente lo espere, y entonces me atenderá.

 

CUANDO METES LA PATA: ¿Cuántas veces hemos, como decimos, “metido las patas”, por no saber esperar? Nos anticipamos pero vamos a ver que es un serio pecado en la Biblia. Estoy en una situación desesperante, pero pacientemente voy a esperar a Dios. Cuando uno sabe esperar en Dios, El hace que te saquen, 2 Y me hizo sacar; esta versión no dice que Dios lo sacó, dice que Dios hizo que lo sacaran. Como que Dios nos está diciendo que El es capaz de usar la fuente que tú menos esperas para sacarte de donde estás metido. De pronto suena el teléfono, hay una llamada, te llama el banco, un cobrador, el día que menos esperabas que viniera la mano de Dios para sacarte de allí, aparece y te saca. Pero ¿a quién saca Dios? Al que pacientemente lo espera. Por lo tanto, ¿vale la pena esperar? Los tiempos son de Dios, son del Señor, en vez de comer buenos frijoles, comes ansias, ¡por favor!

 

PUSO MIS PIES SOBRE LA PEÑA: ¿Quién es la Peña? CRISTO. (Mateo 7:24-27). Se le hundió la casa por no hacer caso a la palabra. No creyó y se hundió. El salmista dice: 2 Y me hizo sacar del pozo, quiere decir que se hundió en el pozo y quiere decir que, sus pies no estaban sobre la Palabra. Quiere decir que lo que estaba haciendo lo estaba haciendo con sus propias fuerzas, con su instinto, con su carne, con su capacidad humana. La gente que sabe esperar que el poder de Dios se manifieste y Su gracia abra las puertas, jamás tiene de qué jactarse. Los que sabemos dejar que Dios use su poder para que las cosas pasen, entendemos que no fuimos nosotros, entendemos que ha sido Dios. DOS COSAS: 1.- “mis pies los pusieron sobre la roca porque no estaban allí”. 2.- “Enderezó mis pasos”, quiere decir que los pasos estaban torcidos. Y ¿adónde fue a parar con pasos torcidos? Si tú estás sobre la roca, deja que la roca se mueva. Se mueve la roca, se mueven tus pasos. Lo que se tiene que mover es la Palabra de Dios. Tu estas sobre la Palabra, adonde va la Palabra, vas tú. Adonde no va, no vas.

 

ENDEREZO MIS PASOS: Tu vida está en las manos Dios, y nada ni nadie la va a arrebatar de sus manos. No sé cómo esperar, no sé cómo salir, pero sí sé que si espero pacientemente al Señor, El va hacer que me saquen de allí. No se desespere. Aquí no dice “cómo”, sólo dice que lo hizo,  porque creo que lo importante de aprender es creer que Dios lo va hacer, no averiguar cómo, cómo no sé, ahora sí sé que lo va hacer. Dice: “puso mis pies sobre peña…” digan: y ¡enderezó mis pasos!  Aquí está la sorpresa del capítulo 40 de los Salmos. Se me hace que el hombre andaba en caminos torcidos y fue a parar al pozo de la desesperación. Muchos de ustedes se meten en grandes problemas y que Dios les oiga de inmediato, pero ya te metiste, ahora espera tu turno para que te escuche. O sea que si vas a salir del pozo, vas a salir formado, ¿sabes porque? porque por deforme fuiste a caer allí.

 

HACIENDO LAS COSAS FUERA DE LA PALABRA: Te desesperaste, y dices, ¡yo quiero los negocios, pero YA! ¡Me quiero casar, YA!  Antes que el tren me deje. Y literalmente “metes las patas”. Y ahora estás en el lodo cenagoso, en el hoyo de la desesperación. Pero si estás sobre la roca, la Palabra, jamás podrías poner tus pies sobre el lodo cenagoso. Yo no podría poner los pies allá abajo a no ser que me baje. Di: “Mis pies se van a mantener sobre la roca, sobre la Palabra que es Cristo, que es la roca. Si la Palabra se mueve, mis pies se mueven con la Palabra, no tendré mis pies en lodo cenagoso.” Si vas más a prisa de la Palabra, ¿qué te crees? ¿Más inteligente que la Palabra?  34 Espera en Jehová, y guarda su camino, Y él te exaltará para heredar la tierra; Cuando sean destruidos los pecadores, lo verás. (Salmo 37:34).

 

DIOS NO EXALTA AL QUE NO ESPERA: El que no espera se exalta a sí mismo, a su carne. Esperemos el tiempo de Dios, donde El abre es porque la cosa es segura. Si él lo prometió hacer, él sabe cuando lo va hacer, lo que quiere es verte creyendo en que lo va hacer. Si sabes esperar en Dios, Dios te exalta, te honra y entonces heredarás la tierra. El ser exaltado te otorga créditos a las bendiciones de Dios y que tengas un buen nombre. Cuando eres exaltado por Dios, no habrá cosa que no poseas. Quieres tener casa, carro y tienes mal nombre, mal crédito; eso no es ser exaltado, tienes que esperar, no precipitarte, no te puedes tener todas las bendiciones de Dios de un solo, tienes que saber esperar. Pero aún no tienes la capacidad para resistir tanto. 5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes 6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo. : 7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. (1ª. Pedro 5: 5-7).

 

NO FINALIZAR ALGO SIN SABER ESPERAR: Si quieres ser orgulloso, rebelde, sigue así, es tu elección. Dios lo resiste, lo tiene de lejos. Dios no oye orgullosos, Dios oye humildes. El temperamento es carne, bueno o malo es así. Existe un temperamento que ni hablarle de paciencia y es el temperamento sanguíneo, porque es… tremendo. Pero Dios sabe tratar con todo eso, si eres un desesperado, a ti se te van a cumplir un poco más tarde tus peticiones, y si eres paciente, van a venir un poquito antes. Si eres impaciente, Dios va a tratar contigo. Si eres orgulloso, también va a tratar, vas a fracasar una y otra vez. Y todo te empieza a prosperar cuando eres paciente y humilde. Hasta que humildemente reconoces que es Dios, empiezan los éxitos, tras éxitos. Pero Dios ya ha tratado contigo. El precipitarte sólo denota que tienes falta de confianza de que El te puede cuidar.

 

¿PORQUE CÁNTICO NUEVO? Porque ahora canta las maravillas que nunca había visto a Dios hacer, porque se enderezaron sus pies, salió del lodo cenagoso, y tiene una nueva experiencia en Dios, nueva revelación, que trae en su boca un cántico nuevo desde su corazón… ¡espera pacientemente! Un cántico nuevo viene de una experiencia nueva, no de un invento. Dios tiene maravillas para ti, pero cuando aprendes a esperar. Te exaltó y entonces poseíste la tierra, lo aumentaste, y no sólo las maravillas, sino también sus pensamientos para ti. Dios piensa más cosas acerca de ti, y sus pensamientos son más. Tú piensas en El, pero El piensa más en ti.

 

Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes.Salmos 40: 17.