CIEN VECES MÁS Y LA VIDA ETERNA

 

CITA BÍBLICA: Efesios 2:4-9.

INTRODUCCIÓN: Pero Dios. Estas palabras están entre las más grandiosas de la Biblia. Dios pudo dejarnos seguir en el pecado y vivir eternamente con el diablo en el infierno, pero en lugar de eso Él decidió salvarnos. Por gracia somos salvos por medio de la fe. Esto quiere decir que aun la gracia NO funciona si no es por medio de la FE. Todo funciona por fe. Nosotros no podemos comprar la salvación con nada.  3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. (Juan 17:3). Esa palabra “conocer” significa “unirse a El”. (Del Griego GINOSKO=Entendimiento completo y absoluto de Dios). Cuando tú vienes a Jesús, vienes a conocerlo a El. Aparte es saber de El. ¿Con qué podemos ser salvos? No hay con qué, con lo único que se podía pagar era con su Sangre pura y sin mancha.

 

 

EL JOVEN RICO: 18 Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? 19 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios. 20 Los mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no hurtarás; no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre. 2 1Él dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. 22 Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme. 23 Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico. 24 Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! (Lucas 18:18-24). ¿Cómo obtienes la vida eterna? Por medio de la fe. La palabra “principal” en el griego significa “dignatario”, que quiere decir “líder”. El que se acercó a Jesús era un hombre rico, era el que formulaba las leyes, y tenía una posición que sólo se le daba a un hombre que era implacable. El hombre tenía un problema: quería auto justificarse, por eso llega y le dice “Maestro bueno”. Jesús sabía que este elogio tenía algo escondido. ¿Qué he de hacer para tener vida eterna? Y le dice “Sabes los mandamientos”. Quizá el hombre diría;  ¿Qué más me falta? Primero, si fuera por los mandamientos, ya los cumplió. ¿O Jesús no le dijo que guardara los mandamientos para ser salvo? Pero El siempre preguntaba ¿qué más me falta?

DIOS ES EL ÚNICO QUE HACE POSIBLE LA SALVACIÓN: Para todos los hombres es imposible salvarse por si mismos, más para Dios todo es posible. Lo único que tienes con Guardar los mandamientos, es un tesoro en el cielo. Entonces, ¿Qué más le hacia falta? Lo único que falta es creer en Dios y seguirlo. ¿Preguntas con un corazón que esta lleno de cosas ocultas? El Señor es tu Señor y no tu compadre, tienes que aprender a comprender que Jesús es tu Señor y tu Salvador. Este hombre quería justificarse. Jesús le dio este mandato a un hombre, era un hombre RICO. ¿Quiere saber cuál es el mandato para los ricos en la Biblia? 17A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna. (1ª. Timoteo 6:17).

¿UN RICO PUEDE TENER VIDA ETERNA? ¡Sí! Vamos a ver cómo se ilustra esta historia. 23Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! 24Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas! (Marcos 10:23-24). “Los que tienen riquezas”, el rico tiene todas sus necesidades básicas resueltas y llega a confiar demasiado en sí mismo, pero carecer de lo más importante que es la Vida Eterna. Usted se preguntará: “¿Si yo tengo riqueza, cómo entraré en el Reino? “¡Cuán difícilmente entrarán en el Reino de Dios los que confían en las riquezas!” ¿Confía en esta Palabra, (la Biblia)? ¿Quiere Dios que salga adelante confiando en las riquezas? No, El quiere que confíes en la Palabra de Dios, que es para siempre. Porque ésta es la que te saca de cualquier circunstancia.

LO DEJAMOS TODO: ¿Entonces nosotros que tendremos? 27 Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos? 28 Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. (Mateo 19:27-28).  Dios tiene bendiciones para todos. Bendiciones que parecen estar en categorías pues serán para Muchos, para Pocos y para Algunos. Los doce tronos son uno para cada tribu de Israel. Esos doce tronos fueron para los doce apóstoles que le creyeron a El, aún cuando era carpintero. Di: “Esos 12 tronos eran para ellos”. No importa que mueras por Jesús o hagas cualquier otra cosa por El, esos tronos son sólo para los apóstoles.

 

¿CÓMO SE LLAMA USTED?  ¡EDWIN! Usted podría llegar a ser mejor que Pedro, hacer más milagros, salvar a más gente. Pero no se va a sentar ahí. Entonces, esto quiere decir que hay bendiciones que sólo son para algunas personas. Como el diluvio, sólo fue para un arca, un Noé, fue único; Moisés también, y hay una recompensa única para él. “¿Qué habremos de recibir? Dijo Pedro. “Doce tronos”. Entonces, sí hay que preguntar, ¡pero miren la manera en que él lo hizo! no fue la misma que el joven rico que leímos anteriormente. Porque Pedro no tenía nada oculto en su corazón. 29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. (Mateo 19:29).

 

ESTO QUIERE DECIR QUE HABÍA MÁS: Además de los 12 discípulos, que habían dejado todo. Supongamos que yo soy Pedro, y aquí tenemos a dos jóvenes, uno de ellos deja todo por Jesús, pero el otro no deja nada, pero sí recibe a Jesús. ¿Qué tienen en común los tres? La vida eterna. Pedro tiene el trono, cien veces más, y la vida eterna. Uno de los jóvenes tiene cien veces más y la vida eterna, pero el otro joven sólo tiene la vida eterna. Pero si Jesús les diera a los dos jóvenes lo mismo, cien veces, aun cuando uno de ellos no dejó nada, estuviera haciendo acepción de personas.

 

EL SEÑOR ES JUSTO: Pero algunos están al revés, han dejado el evangelio por las cosas del mundo, y no dejan esas cosas por el evangelio. Dios está por darle mucho a gente que ha dejado mucho por El, pero el que no ha dejado nada, ni lo sueñe. Para recibir la vida eterna, no tienes que hacer mayor cosa mas que tener FE, pero para ser próspero sí tienes que hacer algo: “DAR”. ¿Cuántos han dejado algo? A veces la gente siente llamados extraños en su corazón, pero los analiza primero. Es lo mismo, analizar si reciben a Cristo o no.

 

CONCLUSION: Para todos los que están en Grupos y en Privilegios: ¿has dejado tú familia? ¿Tiempo? ¿Has dejado tus hijos por predicar la Palabra? Pues llegará el día en que tus hijos van a llegar contigo y te van a buscar. Porque cien veces te dará el Señor.  ¡Aún no has visto lo que Jesús tiene para ti!