EN LA MISMA HABITACION DEL TRONO DE DIOS

CITA BÍBLICA: Efesios 2:5-8.

 

INTRODUCCION. ¿Cuál es ese lugar? Es el lugar donde Dios “rige” sobre todo principado y poderes, maneja cada movimiento de Satanás y examina cada pensamiento del hombre. Cristo está sentado a la diestra del Padre y significa que estamos sentados con El en el mismo lugar celestial donde él mora. ¿Cómo puede un cristiano estar viviendo en EL REINO CELESTIAL y también EN LA TIERRA? Hay quienes admiten no entender y confiesan que no experimentan esta verdad en sus vidas diarias. Por estar angustiados, deprimidos y temerosos; van a la iglesia, cantan al Señor y testifican de su poder, pero para muchos, la vida es una serie de constantes subidas y bajadas. Abrumados por los problemas en este mundo y cuando enfrentan pruebas, quedan desconcertados, su fe se derrumba en un montón. ¿Refleja esto la vida celestial que describe La Palabra? Muchos cristianos ESTAN VIVIENDO MUY POR DEBAJO DE LAS PROMESAS que Dios ha provisto.

 

EFESIOS 1:20-22. 19…según la operación del poder de su fuerza, 20la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, 21sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; 22y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia. Muchos no tenemos dificultad en creer que Cristo esta allí. Jesús esta ahora mismo en el trono. Él está por encima de todo principado y poderes, más allá del alcance de Satanás. Sin embargo, encontramos difícil aceptar la siguiente verdad; nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús. Para muchos, esto suena como una fantasía, alguna ilusión teológica. EFESIOS 1:3. …nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.Todas las riquezas de Cristo están disponibles para nosotros allí: firmeza, fortaleza, reposo, paz. Así que, ¿por qué tantos creyentes están perdiendo estas cosas? Están enfocados en su desierto, sacudidos por tribulaciones, viviendo altibajos, viviendo fríos y calientes sin poner atención a las riquezas y bendiciones que están disponibles para nosotros.

 

Pocos cristianos creen que sea posible vivir la vida celestial en tiempos tan problemáticos. En vez de eso, se apresuran al consejero, llorando. La mayoría de los sermones hoy enfocan en llenar las necesidades de la gente, en vez de la vida victoriosa que tenemos en Cristo. El pueblo de Dios siempre ha enfrentado un enemigo que ataca de todos lados. Las cosas pueden estar peores hoy que como estuvieron en los tiempos antiguos, pero enfrentamos el mismo diablo. No importa si vemos la maldad incrementar a nuestro alrededor, la gracia de Dios abunda aun más. ¿Por qué no podemos creer a Dios por las mismas bendiciones espirituales hoy? ¿Por qué no confiamos en que El contesta antes que llamemos? Si estamos en Cristo, si él está tanto en nosotros y a la diestra del Padre, ¿por qué nuestras vidas NO lo reflejan?

 

EFESIOS 1:17-19. 17para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 18alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 19y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza. Pablo decía, “Que Dios les de sabiduría y revelación fresca, que les dé un nuevo entendimiento acerca de Su herencia, las riquezas en Cristo que les pertenecen”. Hay una FUERZA poderosa que Dios quiere desatar en ustedes. El mismo poder que estuvo en Jesús, en el Cristo entronado en el cielo, está en ustedes ahora mismo. Esta FUERZA [Dios] operó en Cristo resucitándolo de los muertos y sentándolo a su derecha en los lugares celestiales, es la misma extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros los que creemos. Tomemos posesión y acceso de Su poder para vencer el pecado, para vivir continuamente el gozo, la paz y el reposo que Cristo prometió a cada creyente.

 

Vivir en el Trono NO es una FANTASIA. Es una provisión hecha posible para nosotros a través de la cruz de Cristo. Si no te has apropiado de la posición celestial, NO puedes ver la fuerza de Dios obrar en ti, por lo tanto, NO has tomado tu lugar en El. Pueda que tus planes se han deshilado, tus sueños se han quebrantado, que estés viviendo como esclavo de tus temores y deseos carnales. Hoy, la sabiduría y revelación han llegado a tu vida, tus ojos han sido abiertos y entiendes que hay más en la vida en Cristo que esto.

 

No puedes ganarte ese lugar celestial llorando, ni quejándote, no es con estudio ni trabajo ni obligarte a entrar allí. No, el único camino a la vida entronada es por el camino del SACRIFICIO VIVO. ROMANOS 12:1. 1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. Pablo habla de su experiencia, un hombre que fue rechazado, tentado, perseguido, azotado, encarcelado, sufrió naufragio, y apedreado, tenía todas las cargas de la iglesia sobre él. Sin embargo, él testificó: “En cada condición, he estado contento.” Ahora él nos dice, ¿quieres saber cómo llegue al conocimiento de este caminar celestial? ¿Cómo llegué a encontrar el verdadero reposo en Cristo? Presenta tu cuerpo como un sacrificio vivo al Señor, pero debe ser un sacrificio de propia voluntad.

 

¿Cuál es este sacrificio? Es uno, MUERTE A NUESTRA VOLUNTAD. Poner a un lado nuestra autosuficiencia y abandonar nuestras ambiciones. “Presentar tu cuerpo,” es en esencia, “Acercarte al Señor.” ¿Qué significa esto? Acercase a Dios con el propósito de ofrecernos totalmente a él. Significa ir a él, como un hijo resucitado, como santo en la rectitud de Jesús, como siendo aceptado por el Padre a través de nuestra posición en Cristo. JESUS. No actuó por su propia voluntad, sino que hablo y actuó como el Padre le dirigía. Cristo nos mostró el camino al trono. Comprométete a una vida que está completamente dependiente del Padre. Entonces tu vida traerá gloria a él.”

 

CONCLUSION. Si estas, cansado de la luchar, de preocuparte acerca del futuro, de estar en altibajos, de sentir que nunca agradas al Señor. Hoy es el momento para ofrecerte en el altar como sacrificio vivo.  Para decir, “No mi voluntad, Jesús, sino la tuya. Estoy cansado de tratar de dirigir mi vida. La he dañado mucho. Ahora estoy listo para confiar en ti con todo. Solo tú tienes el poder, la autoridad, la guianza que necesito. Así que vengo a ti por fe. Y confío en ti para que me hables fielmente. Si esto te describe, entonces estás listo para tomar tu lugar celestial con Cristo. Tus problemas y pruebas no terminaran simplemente porque estés sentado con Cristo. De hecho, pueden intensificarse. Pero ahora tendrás los recursos internos para enfrentar tus pruebas, porque el poder de Dios está obrando en ti. Y puedes ponerle un aviso al diablo: “ya no estoy en mi antigua dirección. Ya no vivo en la Calle Desesperación. He tomado una nueva posición, en la habitación del trono de Dios, residiendo en un lugar nuevo, en los cielos con Cristo. Oh, también tengo un nombre nuevo. Ahora puedes llamarme Príncipe que prevalece con Dios”.

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR