PUESTO LOS OJOS EN JESUS

CITA BIBLICA: HEBREOS 12:1-2. 1Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

 

INTRODUCCION: Nos hace imaginar un estadio con muchos competidores dispuestos a correr. No importa quién llegue primero, lo importante es llegar. Filipenses 3:14. 14…al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. David obligaba a su misma alma y le decía: ¡Bendice Alma mía a Jehová! Era como decir: "¡Edwin, bendice a Jehová!" ¿Quieres que Dios a diario te siga coronando de favores y misericordias? ¡Bendícele a diario! No hay otra forma de engrandecer al Dios que con tus palabras y hechos.

 

TAN GRANDE NUBE DE TESTIGOS: ¿En qué sentido ellos son testigos? En que dan testimonio del poder y del resultado de la fe y  que Dios no les fallo y no fallará a todo aquél que ponga su confianza en El. Estos Testigos están siendo espectadores de los conflictos, los problemas y las luchas que tenemos nosotros en la carrera que ellos ya corrieron. Con su ejemplo nos exhortan a que corramos con paciencia nuestra maratón de fe.


DESPOJEMONOS DE TODO PESO Y DEL PECADO QUE NOS ASEDIA: Nosotros también debemos de poner a un lado, lo que nos estorbe. “todo peso”. Todo lo que detenga, o estorbe nuestro progreso o crecimiento espiritual. Lucas 21:34. 34Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida. Pesos que el ser humano va cargando durante la vida, como el enojo, la malicia, algún pecado no perdonado, ofensas, mentira, o deshonestidad. Estas cosas hacen que, correr la carrera de la fe sea muy difícil, o casi imposible. Necesitamos correr sin pesos, sin lastres bien ligeros.

 

¿QUE SIGNIFICA EL PECADO QUE NOS ASEDIA? Juan 8:32. 32y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Esto significa "el pecado que nos asedia", que nos rodea, que nos ciñe; no es el pecado que ya hemos cometido, si no el que tenemos por delante, el que podemos evitar. En este libro se exhorta a la fidelidad de Cristo y se advierte acerca de la incredulidad, porque cuando el cristiano ¡ya no cree!, la carrera está pedida; Hebreos 3:12. 12Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo.

 

Y CORRAMOS CON PACIENCIA LA CARRERA QUE TENEMOS POR DELANTE: No se requiere correr rápidamente ni usar toda la energía para acabar pronto. Esta carrera requiere un esfuerzo que podamos sostener por un periodo largo de tiempo. Esta carrera es para llegar al cielo. Mantengamos la carrera viva, el curso, o la dirección, sin desviarnos, estamos corriendo para una corona incorruptible de gloria. Paciencia significa perseverancia, en esta carrera que tenemos por delante encontraremos muchos obstáculos, muchas pruebas y tentaciones. Nosotros podemos desarrollar una paciencia así. Prepárate bien, con paciencia, en pocas palabras, ya no tienes que regresar lo que ya has corrido, sino lo que falta por correr. No importa que corras lento, siempre y cuando lo hagas con paciencia. También necesitas una pista, déjame decirte; Jesús ya la hizo para ti. Ya corrió, la pista está lista. Hebreos 2:18. 18Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

 

Hebreos 12:2. 2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe... Si Jesús es la meta en esta carrera, entonces no quites los ojos de la meta. No mirando las cosas que se ven sino las que no se ven que son eternas. Ejemplo: Mateo.14:29,30. 29Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. 30Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo ¡Señor, sálvame!  Pedro solicito al Señor lo siguiente, manda que yo vaya a ti, sobre las aguas. Jesús por amor tuvo a bien satisfacerlo de la misma manera como lo hace con nosotros. El Señor le pidió que llegara hacia a Él, dando así la garantía de lo que él deseaba. Así comenzó Pedro a caminar con la confianza y con el poder del Señor, porque poseídos de ese poder también nosotros podemos elevarnos del suelo y vernos libres del mundo que tiende a hundirnos en sus atractivos. Esa es la victoria que vence al mundo, nuestra fe.

 

PEDRO CAMINO SOBRE LAS AGUAS, PERO…SE HUNDIO: ¿Cuál fue el problema? 30Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo… Pedro puso la confianza en sí mismo y no en el poder del Señor. Cuando la fe te sostiene te mantienes en al agua pero cuando la fe se pierde, pierdes el equilibrio. Pedro no siguió poniendo los ojos en Jesús, los puso en el fuerte viento. No quites tus ojos de Jesús. Alguien dijo en una ocasión. Sí quieres sentirte triste, mira dentro de ti mismo. Sí quieres sentirte derrotado, mira hacia atrás. Sí quieres ser engañado, mira a tu alrededor. Sí tú quieres ser libre, ¡mira hacia arriba! Colosenses 3:1-2.  1Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR