CUANDO HONRAS Y VALORAS LO PRIMERO

CITA BIBLICA: PROVERBIOS 3:9-10. PDT. 9Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas, 10así estarán repletos tus graneros y rebosantes tus depósitos de vino.

 

INTRODUCCION: Para Dios las primicias son un acto de honra. Honrar aparece unas 114 veces en todas las etapas históricas del hebreo bíblico. Significa dar honor, gloria; majestad; esplendor. Las primicias son un acto donde le das a Dios: gloria y honor. Hay personas o lugares donde Dios determina y exige honra. Significa que cuando tú honras, tu valoras lo de Dios y cuando  no honras entonces no valoras lo de Dios. EL lo considera como una deshonra, lo que equivale a una ofensa.

 

DIOS ES LO PRIMERO: En los tiempos antiguos, las personas se esmeraban en los preparativos para juntar las primicias.  Cada familia israelita tenía que estar atenta a los primeros brotes o granos.  Al designar como primeros ataban un pedazo de hilo rojo alrededor de la rama, o del vástago. Cuando los granos maduraban y eran cosechados, esas primicias eran llevadas al Templo y presentadas al sumo sacerdote de acuerdo con el modelo de Dios.  El sacerdote presentaba la ofrenda de cada hogar en acción de gracias y reconocimiento de su continua provisión y bendición. Una vez hecha la ofrenda de las primicias, la gente era libre para disfrutar el resto de la cosecha, debido a que lo primero había santificado el resto.

 

Las primicias no son un invento del hombre sino instituida por Dios para demostrar adoración y obediencia. ¿Qué desea Dios? Desea ser el primero, desea tener el primer lugar en todo: 1. El primer lugar de nuestra vida. 2. El primer lugar de nuestro trabajo. En la declaración de Fe del pueblo de Israel leemos: Deuteronomio 6:5-6. 5Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. 6Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. Es hacerlo un estilo de vida en las personas; el ser conscientes que a Dios le agradará estar en cada momento de nuestra vida. Él es el padre de la sabiduría; y cuando damos a Él, esa prioridad, estamos reconociendo que necesitamos de su poder e intervención para administrar lo que nos ha confiado la familia, el hogar, tus ingresos. Esto nos hace salir adelante, ante toda circunstancia.

 

Como seres humanos nos preguntamos el lugar que debe ocupar cada cosa en nuestra vida y al final del camino, nos damos cuenta de que no las colocamos en orden. Así pasa con Dios, no sabemos dónde colocarlo hasta que pasamos por un momento difícil y nos damos cuenta de que debimos haberlo colocado primero, pero no lo reconocimos. Por eso, antes de vernos envueltos en momentos de dificultad, debemos conocer a Dios y hacerlo parte de nuestra vida.

 

Jesús es el primogénito de los muertos: Hechos 2:30-31. 30…Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, 31viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. Jesús no quedo a merced de la potestad de la muerte sino para enseñarnos el dominio que se puede tener sobre el pecado. Esto comprueba el triunfo de Dios sobre la muerte, Cristo no murió venció la muerte, entonces los que estamos en El sabemos que el pecado, la muerte y la corrupción son vencidas en El. Dios sabe que nuestro cuerpo mortal puede cometer pecado, pero Jesucristo venció con Justicia, para que ya no reine más el pecado en nuestro cuerpo mortal, en nuestra alma y espíritu. Romanos 6:12. 12así que no dejen que el pecado controle su vida aquí en la tierra. No obedezcan los deseos de su naturaleza humana.

 

Romanos 6:11.11Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Si no creemos que Dios levanto de los muertos a Jesús tampoco creeremos que Dios nos puede dar una vida nueva, sanar y prosperar. Dios quiere sacar al hombre del abismo espiritual, quiere sacarlo del corazón de la tierra. Por eso nos identificamos con El, en su muerte y en su resurrección. Si El murió también resucitó nosotros también lo haremos, los muertos en Cristo resucitaran primero. El ladrón que fue crucificado con Jesús y se arrepintió de sus pecados murió, pero un día resucitará.

 

Romanos 15:20. 20Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. La idea detrás de las primicias, que el primer fruto de cada cosecha era particularmente valioso, entienden la alegría que trae el primer tomate maduro del verano. Las “primicias” muestran la abundancia del fruto que el pueblo puede esperar en los meses siguientes, buenos días por venir. Pablo aquí está diciendo que la resurrección de Cristo es solo el comienzo. Su resurrección señala la abundancia de las resurrecciones aún por venir de todos los que han puesto su fe en Cristo. Daniel 12:2. 2Y muchos de los que duermen en el polvo serán despertados, unos para vida eterna y otros para vergüenza y confusión perpetua. Él resucitó y se apareció a sus discípulos y sabemos a dónde vamos porque quien nos conducirá ya fue, vino y dijo que nos llevaría e iría primero a prepararnos morada, refiriéndose tanto a un lugar y por esto lo estamos esperando. No debemos temer a la muerte sino, a no estar preparados. Pablo dijo que debemos cuidar nuestra salvación con temblor y temor.

 

Apocalipsis 2:17. 17Todo el que tenga oídos para oír debe escuchar al Espíritu y entender lo que él dice a las iglesias. A todos los que salgan vencedores, les daré del maná que ha sido escondido en el cielo. Y le daré a cada uno una piedra blanca, y en la piedra estará grabado un nombre nuevo que nadie comprende aparte de aquel que lo recibe.  En un tribunal de la antigüedad, cuando se condenaba a los acusados, ellos recibían una piedrecita negra con su nombre en ella. Si se les absolvía recibían una piedrecita blanca. El paralelismo es claro y evidente, aquellos que hemos confiado en Jesús para salvación recibiremos la absolución del juicio de Dios. ¡Qué alivio saber que nuestros pecados son perdonados y que la vida eterna está asegurada!

HAZ CLICK PARA DESCARGAR