LA FAMILIA CRISTIANA Y LA ADICCION A LAS REDES SOCIALES

CITA BIBLICA: GALATAS 5:1. 1Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

 

INTRODUCCION: Hoy en día el internet y el espacio cibernético se ha masificado, es raro que una persona que no tenga correo electrónico, computadora acceso a internet. Actualmente FB ha superado los 2,167 millones de usuarios, YouTube en 2 lugar con 1,500, Whatsapp y Messenger con 1300. Se habla de una adicción a las redes sociales, cuando una adicción es una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación. Investigadores de la Escuela de Negocios Booth de la U de Chicago. “La mayoría de la gente es más adicta a las redes sociales que al sexo”. Es muy común ver a jóvenes que pasan horas, conectados a las redes sociales viviendo una Vida Irreal en un Mundo Irreal. Si su hijo duerme y despierta en la web, es un adicto, es dejarse dominar por la obsesión. 1ª. Corintios 6:12. DHH. 12Se dice: “Yo soy libre de hacer lo que quiera.” Es cierto, pero no todo conviene. Sí, yo soy libre de hacer lo que quiera, pero no debo dejar que nada me domine. Desventajas del abuso de las redes sociales.

 

DESPERDICIO DEL TIEMPO: Efesios 5:15-17. TLA. 15Tengan cuidado de cómo se comportan. Vivan como gente que piensa lo que hace, y no como tontos. 16Aprovechen cada oportunidad que tengan de hacer el bien, porque estamos viviendo tiempos muy malos. 17No sean tontos, sino traten de averiguar qué es lo que Dios quiere que hagan. Si las R.S. absorben nuestro tiempo, al final, estarán absorbiendo nuestras vidas. Nuestras vidas deben glorificar a Dios y debemos vivirlas sabiamente para su gloria, un cristiano genuino está consciente que el precio que Cristo pagó por su vida fue infinitamente costoso. ¿Qué quiero decir? Honramos o Deshonramos a Dios en la medida que usemos bien o mal el tiempo, y esto incluye: ¿Cuánto paso en las R.S.? lo justo o ¿Trato de emplear mi tiempo honrando a Dios en mi casa, en la iglesia o en el trabajo? En un estudio se comprobó que… 

 

LA ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES: activa las mismas áreas del cerebro que la cocaína, el alcohol o el éxtasis, lo que provoca que haya personas, especialmente los jóvenes, que; el uso de estas herramientas les provoque una dependencia similar al que sufre alcoholismo. La adicción a cualquier cosa, sustancia o actividad es pecado. Las Redes no son la excepción. Jamás el creyente va a decir estaba testificando de Cristo a mis 2 mil amigos en el FB y por eso no fui al culto o estuve debatiendo con herejes en Twitter por 3 días y por eso no rendí en el trabajo o escuela ¡Jamás! La diferencia entre el uso y el abuso de las redes sociales está marcada por una línea que pocos tienen discernimiento para diferenciar. Somos administradores del tiempo que Dios nos da y dar testimonio de Él. No caigamos en el error de creer que podemos honrar a Dios en las redes sociales, siendo negligentes en el servicio en la iglesia, como esposos o padres, como hijos o irresponsables en el trabajo o estudio.

 

LAS REDES SOCIALES SON CATAPULTAS DE VALORES MUNDANOS Y OFENSIVOS A DIOS: Efesios 5:3-4. DHH. 3Vosotros, que pertenecéis al pueblo santo, ni siquiera debéis hablar de inmoralidad sexual ni de ninguna otra clase de impureza o de avaricia. 4No digáis indecencias, tonterías ni groserías, porque estas cosas no convienen. Antes bien, alabad a Dios. El peligro de escribir cosas indecentes y deshonrosas. Somos llamados a ser luz y sal de la tierra, incluyendo la participación en las redes sociales. Si no es para edificación, lo mejor es no hacer uso de ellas. Si gastamos tiempo escribiendo cosas inoficiosas, en vez de invertirlo publicando cosas que sean de edificación, hacemos mal uso de estas redes y en nada nos diferenciamos del mundo. Con esto no queremos decir que no se pueda hablar de otra cosa que no sean las Escrituras, debería ser la prioridad y que el resto de cosas que se publiquen pasen primero por este filtro antes de pulsar Enter.

 

ABANDONO DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES: Hebreos 10:25.PDT. 25Algunos están faltando a las reuniones, y eso no está bien. Reunámonos para animarnos unos a otros y con mayor razón ahora que vemos que se acerca el día. Muchos caen presas, en menoscabar la Relevancia que la Biblia da a las Relaciones Interpersonales, como el congregarnos y el evangelismo. Si usted cae en este error tiende a acercarse a quien está lejos, e ignora a quienes se encuentran cerca. Para muchos, resulta más fácil escribir un mensaje bonito debajo de una fotografía en vez de tender una mano a alguien que se encuentra en necesidad cerca de nosotros, o estar allí presente cuando un amigo o un hermano lo necesitan. Muchos creyentes, se escudan en estos medios para cumplir con su propia interpretación de la gran comisión. Esto es un gran error. El Internet no es un púlpito ni el medio dado en la Biblia para predicar a Cristo. No negamos el uso soberano que Dios pueda en ocasiones darle a un mensaje de Internet, pero el método bíblico  es a través de la locura de la predicación. Nadie tiene justificación para excusarse de la Gran Comisión en un pseudo-evangelismo a través de las Redes.

 

POPULARIDAD Y AUTO-PROMOCIÓN: Este es un pecado que no busca otra cosa que ser el enfoque y la atención de las personas con quienes se interactúa. El buscar ser reconocido por lo que se hace o por lo que no se hace, buscar el agrado de los hombres, aplausos o aprobaciones. El buscar un “me gusta” o un “Favorito”. ¿Está usted esforzándose por ser reconocido y admirado? El exponernos y promovernos y hacer alarde de nuestras habilidades o conocimientos es una tentación muy grande de las redes sociales y una muestra inmensa de deseo de exaltación y gloria propia y falta de humildad. Examinemos, entonces, nuestros corazones y busquemos, al igual que Pablo, decir esto con nuestro corazón: Gálatas 6:14. NTV. 14En cuanto a mí, que nunca me jacte de otra cosa que no sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Debido a esa cruz, mi interés por este mundo fue crucificado y el interés del mundo por mí también ha muerto. 

 

FALTA DE TIEMPO PARA LEER LA PALABRA Y ORAR: 1ª. Tesalonicenses 5:17.PDT. 17Nunca dejen de orar. Si, no tenemos solvencia y gracia para decir la verdad a quien no vemos, seguro es que no la tendremos para hablar del amor y de la justicia de Dios a quien vemos. Seamos prudentes antes de publicar cualquier cosa. Muy a menudo en las redes sociales se blasfema y se toma en vano el nombre de nuestro bendito Dios de una manera profana. No caigamos en el error de convertir estas plataformas en centros de debate con quienes pisotean con su desobediencia la Palabra de Dios.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR