BENDICIENDO PROFETICAMENTE A TU FAMILIA

CITA BÍBLICA: Números 6:24-26 PDT. 22 El señor le dijo a Moisés: 23 Diles a Aarón y a sus hijos que bendigan a los israelitas diciéndoles esto: 24“Que el señor te bendiga y te proteja; 25 que el señor sea bueno contigo y te tenga compasión. 26 Que el señor te mire con amor y te haga vivir en paz”. 27De esa forma Aarón y sus hijos pronunciarán mi nombre ante los israelitas y yo los bendeciré.

INTRODUCCIÓN: Un escritor A.W. Tozer dijo en cierta ocasión “Si es bueno, lo hizo Dios, y si es malo, lo hice yo y es peor de lo que parece”. Esto nos invita a reflexionar en cuanto a las cosas buenas que hace Dios. A veces la gente se atribuye las buenas cosas, como si fueran propias. Dios nos invita a hacer cosas con la familia para bendecir a los demás, por medio de nuestra boca, porque bendecir verbalmente es el método más común que Dios usa en la Biblia para transmitir el poder de la Bondad y Su favor. Alrededor de 700 veces se usan en la Biblia las palabras “bendecir” y “bendición”.

 

GÉNESIS 49:28 Todos éstos fueron las doce tribus de Israel, y esto fue lo que su padre les dijo, al bendecirlos; a cada uno por su bendición los bendijo. Todos en algún momento de nuestra vida hemos recibido una bendición, de nuestros padres, de otras personas, etc. y ha sido por dos probables razones: 1. Porque se lo pedimos. 2. Porque en esa persona estuvo el deseo o sentir de hacerlo. Las palabras “te bendigo” o “bendición” se refieren a que Dios nos hace prosperar, nos guarda, da favor y protección, respaldando las palabras de quien las emite. No importa la edad que tengas o la posición en tu familia, esas palabras tienen que decretarlas proféticamente y volverlas vida.

 

EL CONTACTO FÍSICO: jugaba un papel muy importante en la administración de la bendición. Cuando Isaac bendijo a Jacob, aquí hubo un abrazo y un beso de por medio. Génesis 27:26 PDT. 26 Después su papá, Isaac, le dijo: Acércate y dame un beso, hijo mío. Isaac no le estaba pidiendo a su hijo que le diera un abrazo como el de la tía Juana; que te pellizcaba la mejilla y luego te daba palmaditas. A pesar de los tabúes respecto a que un padre abrace a su hijo, Isaac le pedía a Jacob que se acercara para abrazarlo y Besarlo. Esta acción es aún más especial porque Jacob no tenía 4 años, no era un niño, tenía por lo menos 40 años. La Biblia nos enseña que los patriarcas si conocían el valor del contacto físico. Isaac es ejemplo de alguien que no tenía barreras con respecto a la necesidad del contacto físico. Es un modelo para todos, que necesitan imitar al dar la bendición.

 

USA LAS BENDICIONES BÍBLICAS: Génesis 12:2. 2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Te voy a hacer Famoso. Cuantos no necesitamos una palabra que nos anime y sostenga.  Esto fue lo que hizo Dios con Abraham, lo animo y lo alentó para el camino que tenía que recorrer. Son promesas que puedes hacerlas realidad en ti y a favor de tu familia. Debes proponerte hacerlo cada día y usar tu boca proféticamente. No es saludar mecánicamente y decir: “Dios te bendiga” “bendiciones”, o “te bendigo”. Es expresar con todo tu corazón un deseo sincero de bienestar a la otra persona, sabiendo que ese deseo será realidad.

 

Dos razones importantes para LA IMPOSICIÓN DE MANOS COMO PARTE DE LA BENDICIÓN: Una, existía un significado simbólico y dos, posee tremendos beneficios físicos. El significado simbólico. Representaba la Transferencia de Poder o de Bendición de una persona a otra. En Levítico, El día de la expiación el sacerdote ponía sus manos sobre la cabeza del macho cabrío que sería enviado al desierto. Este cuadro representa la transferencia simbólica de los pecados de Israel a este animal. Esto es un cuadro profético de cómo Cristo llevaría nuestros pecados en la cruz. El significado es poderoso, aunque no estemos conscientes de ello, la manera en que tocamos a una persona puede tener un tremendo significado.

 

NOS BENDICE FISICAMENTE: Dentro de nuestros cuerpos hay hemoglobina que es el pigmento contenido en los glóbulos rojos que llevan oxígeno a los tejidos del cuerpo. Se ha visto que los niveles de hemoglobina suben y los tejidos de nuestro cuerpo reciben más oxigeno y esto proporciona energía a nuestro cuerpo, a la vez puede ayudar en el proceso regenerativo si la persona está enferma. Ayuda a bajar la presión arterial. Pero realmente, lo que estoy tratando de decir es que: un contacto físico que dure unos pocos segundos puede construir mejores relaciones. 

 

BENDIGAMOS HOY A NUESTRA FAMILIA: que el rostro de Dios resplandezca en sus caras, no lo pospongas. No pienses que ya es muy tarde, que tus hijos ya crecieron mucho, piensa en lo que puedes lograr si comienzas hoy.  Puedes usar un texto o varios textos de la Biblia y hacerlos realidad en la vida de tus hijos o familiares. 2ª Corintios 13:11 y 14 DHH. 11Hermanos, ahora me despido. Traten de renovarse. Hagan lo que les digo: pónganse de acuerdo entre ustedes y vivan en paz. Así, el Dios de amor y paz estará con ustedes 14Que la misericordia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la presencia del Espíritu Santo estén siempre con todos ustedes. Busquen la perfección en sus vidas y Anímense.

 

Hebreos 11:20-21 20Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras. 21Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón. Pronuncia bendiciones cargadas de Fe y que estas sean activadas instantáneamente. Aunque el tiempo pase, debes estar convencido que vendrá un tiempo en el cual todas las palabras que has pronunciado se harán realidad. El bambú chino, el cual cuando su semilla se siembra queda dormida durante cinco años, sin apariencia de llegar a crecer, sin embargo, se le sigue cuidando y de repente empieza a crecer y alcanza alturas hasta de veinte metros.  En ocasiones así sucede con una bendición, cuesta verla como realidad, pero su día llegará. Vale la pena bendecir y esperar. Esas palabras dichas en el nombre de Jesús pueden transmitir el poder y el favor divinos.

 

Salmos 121:5-8. PDT. 5 El Señor es tu protector; siempre está a tu lado como una sombra, para protegerte. 6El sol no te lastimará durante el día ni la luna durante la noche. 7El Señor te protegerá de todo mal, protegerá tu vida. 8El Señor protegerá tu ida y tu venida, desde ahora y para siempre.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR