PILARES PARA ESTABLECER LA CONFIANZA FAMILIAR

CITA BÍBLICA: Mateo 7:24-29.

 

INTRODUCCIÓN: Construir una casa es un gran reto, primero porque se debe tener el dinero para poder hacerlo y segundo tener la capacidad y el conocimiento de construcción. Saber la cantidad de hierro que llevan los cimientos, a que distancia se ponen los pilares principales y los secundarios.  Un mal cálculo en la construcción puede traer perdidas y grande ruina. Al igual que una construcción, la confianza familiar debe tener pilares fundados sobre la roca. En muchos hogares y matrimonios se ha perdido la confianza, los padres ya no creen en sus hijos porque estos los han engañado muchas veces, las esposas no confían en sus maridos porque les han sido infieles y los hijos no creen en sus padres, porque prometen y no cumplen. Veamos tres pilares para construir y restablecer la confianza familiar:

 

Proverbios 21:21 DHH 21 El que busca ser recto y leal encuentra vida y honor. Aquí nos habla de practicar la lealtad, es fidelidad, cumplir la ley de la fidelidad. Tus familiares confiaran en ti. Una persona leal es aquella que tiene palabra y la cumple, no hace promesas al vacío generando falsas expectativas en el otro. de que forma podemos ser leales: Teniendo pureza sexual. La pureza sexual no es una opción, es un requisito. 1ª. Tesalonicenses 4:3. PDT. 3 Dios quiere que ustedes sean cada vez más puros, que se mantengan alejados de la inmoralidad sexual.  El adulterio y la fornicación son destructores de la familia. La biblia te manda escapar de tentaciones físicas. Evita el mal uso de la televisión, internet, redes sociales, evita las malas amistades y la ociosidad. El rey David, por su ociosidad inactivo, holgazán, cayó en adulterio con Betsabé. Cualquier perversión sexual hace que se pierda la confianza del cónyuge y de los hijos. ¿Quieres que tu familia confíe en ti? Tienes que mantenerte lejos del pecado sexual. El lugar adecuado para el sexo es entre un esposo y una esposa. Fuera de esa relación, el sexo es destructivo para usted y para los demás, al igual que un fuego fuera de control. El fuego proporciona calor, luz y bienestar, pero, si el fuego se sale de control, puede destruir su hogar, sus pertenencias e incluso su vida. El sexo es similar a esto.

Teniendo temor de Jehová: Si aborreces el pecado, te apartas de el y amas verdaderamente a Dios, Él te premiará dándote la confianza de tu familia, de tu cónyuge, padres o hijos. Proverbios 14:26. 26 En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos. Dios aborrece el pecado, pero ama al hombre. Dios no es pasivo con el pecado, sino que lo juzga y lo retribuye con justicia. Si tememos a Dios, entonces, terminaremos temiendo cometer pecado y aborreciendo el mal El temor de Dios significa simplemente que amas de tal manera a Dios que odias todo lo que el odia. Esta clase de odio nace de estar tan cerca de Dios, tan sintonizado con su carácter, que amamos lo que él ama y detestamos lo que él detesta. La fidelidad a Dios te hace ser fiel a tu familia. Josué 24:15 15Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quien sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová”.  Josué, afirma que él y toda su casa servirían a Jehová porque había mostrado con su ejemplo la fidelidad y la había enseñado a su familia.

 

Proverbios 20:7 DHH. 7 ¡Felices los hijos que deja quien ha vivido con rectitud y honradez! Hablando de honradez la persona honrada, tiene estabilidad, prosperidad, Dios le honrará y sus familiares confiaran en él.  La rectitud y la honradez, es algo que depende exclusiva­mente de Dios, sencillamente porque Él así es. Si esto fuera algo que dependiera del hombre su significado sería relativo y estaría sujeto a los cambios que constantemente experimenta la hu­manidad. Algunas formas concretas de evidenciar la honradez son: Demuestras tu honradez, no tomando lo ajeno, devolviendo vueltos, rindiendo cuentas, no tomando dinero sin autorización, no hacer trampa, etc. LUCAS 16:11: 11 Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿Quién os confiará lo verdadero? Riquezas injustas no es Fidelidad, Dios no da lo verdadero, tienes que ser fiel. Si eres fiel en las finanzas de tu familia, Dios te podrá confiar las finanzas de Su reino. Debes ser honrado en el manejo del dinero, no gastes en cosas innecesarias, no compres artículos de dudosa procedencia. Si encuentras una Biblia o un celular devuélvelo. Si tu hijo lleva juguetes que no son de él, no lo aceptes. No compres artículos robados ni de contrabando para tu casa.

Tu familia y quienes te conocen confiarán en ti, porque practicas la verdad, siendo sincero y auténtico. Ser veraz, te da: credibilidad. Proverbios 23:23 DHH. 23 Compra la verdad y la sabiduría, la instrucción y el entendimiento, ¡y no los vendas! Compra la verdad y no la vendas; prepárate a dejar cualquier cosa por ella. No la dejes por placeres, honores, riquezas o ninguna cosa de este mundo. El corazón es lo que requiere Dios. No debemos pensar en dividir el corazón entre Dios y el mundo; Él tendrá todo o nada. Si dices la verdad, tendrás firmeza cuando hablas. La Biblia dice que la verdad tiene un precio. La recompensa será que tu familia estará segura porque hablas la verdad. Las bendiciones de Dios. Proverbios 28:20. 20 El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones; Mas el que se apresura a enriquecerse no será sin culpa. La persona veraz es bendecida por Dios, porque el Señor honra a quienes le honran.

CONCLUSIÓN: No basta con traer al mundo un hijo. Hay que asumir con responsabilidad el papel de papá y mamá y constituirse como dignos exponentes de principios y valores, dando ejemplo con sus actitudes y no pensando en delegarle a terceros lo que a cada uno le corresponde. Afrontamos una crisis de valores en la sociedad, la cual influye ostensiblemente en la familia. La vida hedonista supresión de las penas y el dolor, buscando el placer y el materialismo como el fin de la vida. El consumismo consumo irracional y la falta de fe llevan a fortalecer antivalores que poco a poco van afectando la convivencia en pareja y la relación con sus hijos.  La Lealtad, la honradez y la verdad harán de ti una persona confiable, especialmente para tu familia. Si por alguna razón has fallado en alguno de estos pilares de la confianza, hoy es un buen día para recuperar la confianza de tu familia, pide perdón a Dios y a tu familia y demuestra el cambio con tus hechos de hoy en adelante. Si no lo has hecho antes, hoy entrega tu corazón a Jesús y vive para Él por siempre.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR