LOS MILAGROS PRODUCEN ALABANZA Y ADORACION

CITA BIBLICA: Hechos 3:7-8. 7 Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos; 8y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios. Hechos 3:7-8. NTV. 7 Entonces Pedro tomó al hombre lisiado de la mano derecha y lo ayudó a levantarse. Y, mientras lo hacía, al instante los pies y los tobillos del hombre fueron sanados y fortalecidos. 8 ¡Se levantó de un salto, se puso de pie y comenzó a caminar! Luego entró en el templo con ellos caminando, saltando y alabando a Dios.

 

INTRODUCCION: El libro de Los Hechos registra muchos milagros hechos por mano de los discípulos de Jesús. Aunque Jesús ya había partido al cielo con el Padre, logramos ver que sus discípulos continuaron con la comisión que Él les había dejado. La comisión era muy definida, él les prometió que habría señales, “y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”. Marcos 16:17-18. ¡qué poderosa comisión Dios da a sus discípulos!

 

Tomando los discípulos la tarea de Jesús para hacer milagros, uno de los primeros que vemos registrados es la sanidad del paralitico del templo. Un hombre que desde nacimiento había estado cojo, y vivía toda su vida de las limosnas de aquellos que entraban al templo. ¡qué triste condición! Solo pensar en lo triste y miserable que a de ver sido su diario vivir. Pero, gloria a Dios que un día llego el milagro de sanidad donde él estaba.  El día que oyó decir de Pedro, “no tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda” Hechos 3:6. ¡que glorioso día es cuando llega el milagro a nuestra situación!

 

Al leer esto me pregunto, ¿Qué es lo que el milagro produjo en el corazón de aquel hombre? La Biblia nos enseña que el fruto fue alabanza y adoración. ¡Esto es lo que siempre produce un milagro! No había nada ni nadie que podía detener a este hombre de saltar, brincar y alabar a Dios. Lo primero que él hizo era entrar al templo y hacer una fiesta al Señor. Vemos, aunque la alabanza no solo broto de sus labios, pero también de aquellos que lo habían sido testigo del milagro, ellos quedaron atónitos después de ver tan grandioso milagro.

 

En esta mañana, abrasemos esta palabra y creamos a Dios por nuestro milagro. Allí donde estamos, el Señor quiere manifestar su poder milagros en nuestra situación. El día de hoy hay que levantar nuestro alabanza y adoración a Dios en medio de nuestra situación. ¡cree que tu milagro esta en proceso! solo alaba a Dios de todo corazón. No dejes que nadie, ni nada te robe tu gozo, tu alabanza, tu adoración. Levanta de voz en jubileo, por todo lo que Dios ya ha hecho, y por todo lo que hará. En conclusión, le recuerdo que llegara el día que aun el mudo le cantara por sus grandes maravillas, “Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.”

HAZ CLICK PARA DESCARGAR