ESTADO EN QUE EXISTES

CITA BIBLICA: Romanos 4:16. 16Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.

 

INTRODUCCION: El humanismo y el cristianismo son sistemas exclusivos y diametralmente opuestos. Hablar de humanismo en una manera muy sutil es hablar de “Ateísmo” y es malo porque declara: “Creé en vos, Dios no sirve, no existe” el hombre es el resultado de la evolución, no existe la vida después de la muerte, la salvación es ilusoria y dañino, el Cielo y el infierno no existen esto, para citar algunos conceptos. La fe viene por el oír y el oír la palabra de Dios. El escuchar Palabra de Dios en tu corazón, de allí nace la fe verdadera y la Fe verdadera es fe en Dios y fe en ti también. Es la mezcla de la fe divina con la fe que cada quien tenga sobre sí mismo. El problema de muchas personas es que creen en Dios pero no creen en que ellos puedan lograr lo que se propongan. “Se complace en estar así y se resiste a cualquier cambio”. Status Quo: mi estado actual.

 

EL PROBLEMA “MI ESTADO ACTUAL” PANDEMIA: Nos estanca y no nos permite entrar a los niveles y destino que Dios tiene para la iglesia. El pueblo de Israel experimento esto. Al resistirse a entrar a la tierra prometida, fueron ellos los que trazaron la línea para no entrar. Recordemos que cuando ellos salieron de Egipto, salieron prósperos y sanos. Salmos 105:37. 37Los sacó con plata y oro; Y no hubo en sus tribus enfermo. Aunque el pueblo salió bendecido no era la voluntad de Dios que se quedaran, en ese nivel sino que las bendiciones fuesen multiplicadas. Entienda esto, a Satanás no le molesta que usted sea sano o que sea prospero, le interesa neutralizarlo, siempre y cuando usted permanezca en el nivel que él le traza. Faraón dispuso dejar salir al pueblo y que adoraren a Dios, pero que se quedaren en los confines de Egipto. Éxodo 8:28.  28Dijo Faraón: Yo os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificios a Jehová vuestro Dios en el desierto, con tal que no vayáis más lejos; orad por mí. Y les pidió que oraren por él, que religioso.

 

EL “ESTADO EN QUE EXISTO” me roba la bendición: Dios quiere que vayamos más lejos; pero Satanás quiere retenernos en un nivel de religiosidad satisfecha. Donde no haya persecución y todos nuestros vecinos religiosos estén contentos. Recordemos, que cuando hacemos una decisión de ir hasta donde Dios quiere llevarnos, seremos perseguidos; Marcos 4:17. 17…no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan. Nos dice que ¡Hay persecución! y es titeretada por aquellos religiosos que quieren diseñar hasta donde debe de llegar la iglesia.  Tristemente la Persecución que viene primeramente, de los de casa.  Es un dilema, ya que creemos siempre que la persecución es algo que viene de afuera y no adentro. Por lo tanto, cualquier voz de adentro que nos suene en desacuerdo con lo que Dios dice a nuestro corazón, nos hace quedarnos en la barca.

 

¡CUÁNTOS LE DIRÍAN A PEDRO que no saliera a caminar en el agua! Si bien es cierto, no fuimos hechos para caminar en el agua. Si Pedro hubiere hecho caso a estas voces jamás hubiese caminado sobre el agua. Claro alguien dirá, “pero se hundió”. Cierto, “Pero caminó”. Mateo 14:29. 29Y Él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, caminó sobre las aguas, y fue hacia Jesús.  Notara que fue el Señor quien invito a Pedro a caminar sobre el agua. La palabra “Ven” es una invitación. No fue el caminar sobre el agua lo que puso a Pedro en aprietos, sino el mirar el fuerte viento. He aquí una lección para aquellos, que se atreven a aceptar la invitación del Señor a caminar en las aguas; no mire lo fuerte de la oposición sino mantenga sus ojos en la visión y sus oídos en la Palabra de Dios.  

 

CUANDO LOS ISRAELITAS INVESTIGARON LA TIERRA, creían en Dios pero no creían que ellos eran poderosos: Es aquí, donde la mayoría de las iglesias prefieren quedarse en el Status Quo, en como están y no entrar al destino que Dios tiene para ellos. Caleb entendía que si Dios había destinado la tierra para ellos, ¡la podían tomar! Este hombre tenía un espíritu diferente. Números 14:24. 24Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión. Caleb tomo una decisión, cuando vamos en pos de Dios, entramos en su destino, caso contrario nos quedamos en el estado actual. Decisiones demandan cambios. Cambios son oportunidades para subir al próximo nivel con Dios. El mundo religioso ataca y critica cuando se hacen estas declaraciones que son verdades de Dios, ya que no están dispuestos a tomar el reto del próximo nivel.

 

FE EN MÍ NO ES: AUTO EXALTACIÓN, NARCISISMO, AUTOPROMOCIÓN: Nosotros sus hijos somos merecedores de la Gracia, Amor y Misericordia de Dios. Miles de personas creen en Dios, pero cuando hay un gran desafío, un reto, que por años le hemos pedido al Señor, nos auto boicoteamos pensando que no podremos alcanzarlo. Cuando Jesús llamó a Pedro y Andrés su hermano y les dijo: Mateo 4:19. 19…Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.  Queriéndoles decir: “Creo que lo podrán hacer, que lo lograrán.” Y si Dios cree en nosotros, ¿Cómo no hacerlo nosotros con nosotros mismos? confianza y fe en uno mismo es el lenguaje de los exitosos y el que todos necesitamos hablar cada día de nuestra vida. Estamos hechos de un material indestructible, nuestra esencia es irrompible, “mayores cosas” aún a las que Jesús hizo, nosotros haremos, y eso es una promesa de Dios.

 

CONCLUSION: Una cosa es creer en Jesús y otra es creer lo que Jesús cree de ti: Que todo lo que hagas te saldrá bien, que estás habilitado para la victoria, para tener la familia que nunca tuviste, creé en ti mismo, afianza tu estima, habla palabras de valor, no permitas que nadie hiera tus emociones y sentimientos, ni te hagan perder el rumbo hacia tus sueños. La limitación no es tu herencia, no es tu casa, no es tu habitación, no es tu hábitat. Tu propósito es ser como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Y todo cuanto hace prospera!

HAZ CLICK PARA DESCARGAR