RECUPERANDO HABITOS DILIGENTES

PROVERBIOS 24:3. NTV. 3Una casa se edifica con sabiduría y se fortalece por medio del buen juicio.

 

INTRODUCCION: ¿Qué significado tiene para usted estar bien económicamente? "No tener deudas", "tener dinero para salir a pasear", "poder dormir tranquilo", "dejarle una buena herencia a mis hijos", etc. Creo que estar bien económicamente significa algo diferente para todos, ya que tenemos distintas metas, distintos sueños. Lo que necesitamos saber que, para lograr el nivel de vida que queremos, es imprescindible modificar hábitos. Si no modificas hábitos, vas a seguir en la misma situación económica en la que estás ahora. Veamos algunos hábitos mentales que tenemos con respecto a nuestra vida financiera:


CRITICAR a los que tienen más es un mal hábito: La crítica aleja y maldices tu economía, si quieres prosperidad, tienes que acercarte a ella, no alejarte. ¡No critiques! por el contrario, bendice a la persona que tiene más, porque te está mostrando el camino para que tú también llegues. Hay quienes creen que tienen que depender económicamente de alguien, viven creyendo que la gente les tiene que hacer favores económicos y cuando tienen dinero no lo saben administrar y lo malgastan. Dios no quiere que dependas de nadie excepto de Él.

 

Te pasó alguna vez cuando eras niño que le pediste a tu mamá que te comprara algo y ella te contestó: "No hay dinero". La Mentalidad de "no hay" siempre te hace decir que no hay dinero, aunque sí haya. Los padres con esta mentalidad educan a sus hijos para la escasez. No digas "no hay" porque en Dios siempre hay. Las personas con Mentalidad de "algún día" dicen: "Algún día seré millonario", "Algún día me voy a poder comprar todo lo que quiera", "Algún día voy a viajar", y siguen en su misma rutina económica, no hacen nada más que soñar. Esas Mentalidades deben salir fuera de nuestra vida... Aprendamos a recuperar hábitos positivos.

 

DEBES PONER PRIORIDADES EN TU VIDA ECONOMICA: Cuando dices: "El dinero no me alcanza", ¿para qué no te alcanza? Piensa, para qué cosas SÍ te alcanza, porque esas son tus prioridades. ¿Qué es prioritario en tu vida? Para algunos será el alquiler, para otros será el colegio; cada uno tiene sus prioridades. Un gran problema se da cuando queremos aparentar lo que no somos. Tienes que elegir cuál va a ser tu prioridad, porque cuando eliges no te pones mal por lo que dejas de lado. Si te haces cargo de lo que eliges, no vas a llorar por lo que no puedes adquirir, al contrario, vas a estar contento por lo que sí puedes. Recuerda que no debes gastar más dinero del que ganas, tampoco dejes tu trabajo hasta no conseguir otro. ¡Usa la sabiduría que Dios te ha dado!

 

ELIMINA LOS GASTOS QUE ESTÁN DE MÁS: que son innecesarios. Podar, es recortar gastos, trae dolor, pero no daña y es algo que hay que hacer cada tanto. Cuando podas tus gastos, tu economía estará más fuerte. Hay gastos que no ayudan a que tu economía crezca. Por ejemplo, la tarjeta de crédito. ¡Poda la tarjeta! Anímate, prueba vivir un mes sin tarjeta ella. Otros gastos como productos de marca, ¡poda los productos de marcas caras! Existen otro tipo de gastos que enferman tu economía y que tienes que podar.  Otros gastos que puedes podar son los "gastos muertos", son esos productos que viste en la publicidad de la televisión y no pudiste contener el impulso de comprarlos. La máquina de ejercicio, la procesadora de jugos, son algunos de tantos aparatos que una vez que lo compras rara vez le das alguna utilidad. Al caer en esto, Dios dice… Salmos 78:33. 33Por tanto, consumió sus días en vanidad, Y sus años en tribulación.

 

Otra cosa que tienes que podar son los aprovechadores que van a tu lado. Abraham se tuvo que desprender de Lot porque su sobrino era un aprovechador. Le dijo: "La bendición y la prosperidad está en mí, no en ti. Elegí a dónde quieres ir porque donde yo vaya a mí me va a ir bien". Si eres hijo de Dios entonces estás más que bendecido. Suelta a los aprovechadores que siempre te piden dinero, porque si los podas, tu economía se va a poner fuerte. ¡Aprende a podar!

 

QUE TENGO QUE VER CON LOS PROBLEMAS ECONOMICOS EN CASA: ECLESISASTES 4:9-10. 9Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito. 10Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas. (Esposas) Quizás me respondas: "¡Yo no fui la que contraje esas deudas: ¡fue mi esposo!". Tu eres responsable porque cuando no te haces cargo, estarás siendo tratada como un objeto, y ¡no!, tu eres una sujeto que actúa, decide, crece, prospera y va para adelante. Otro caso “Con mi esposo no se puede hablar”, ¿Cómo le voy a hablar de dejar los vicios? Y con mis hijos, ni les cuento... ¡Si les llego a hablar de hacer recortes, me matan!". Si no puedes hablar con tu familia, no solo tienes un problema económico, sino que además existe otro tipo de conflicto, y los conflictos sin resolver conducen al aislamiento. Hasta que no lo resuelvas no vas a poder solucionar el conflicto económico. Si tu esposo tiene el vicio del licor, es fundamental que primero resuelvan ese conflicto en la pareja para así solucionar luego el área económica.

 
SALGAMOS A TRABAJAR NUESTRO DINERO:
Todos en tu casa, incluso lo más chiquitos tienen que saber que tienen una responsabilidad económica. ¡Todos tienen que aportar algo para que la casa pueda crecer financieramente! Madre dijo la pequeña camella ¿por qué tenemos patas grandes con 3 dedos? Para poder caminar por el desierto sin hundirnos en la arena, respondió la mamá. La camellita pensó un momento y volvió a preguntar: ¿Y por qué tenemos pestañas largas y tupidas? Para poder ir por el por el desierto sin lastimarnos los ojos durante las tormentas de arena, aclaró la madre. Mami, ¿por qué tenemos jorobas? Para poder caminar por el desierto y no tener sed, le contestó la mamá. La camellita meditó un momento y le dijo a su mamá: Mamá, si nuestras patas están preparadas para el desierto, si nuestras pestañas son para protegernos de la arena del desierto, si nuestras jorobas nos permiten no morir de sed en el desierto, ¿¡Qué estamos haciendo en el zoológico!?


CONCLUSION: Este es el lugar correcto para que prosperes. Aquí tienes oportunidad para escuchar la palabra de Dios y la pongas en práctica. El Señor ha dicho que Él va a abrir la ventana de los cielos para bendecirte, así que ¡estás en el lugar correcto!  ¿Sabes hasta qué punto pueden crecer tus finanzas? Hasta donde tú te lo permitas. El Señor no tiene ningún tipo de problema en dar. ¡El que busca encuentra! ¡Todo lo que pises será tuyo; solo depende de cuánto quieras pisar! Amén.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR