LEGADO ETERNO

CITA BIBLICA: Salmos 103:17-18. 17Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos; 18Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

 

INTRODUCCION: La Palabra nos habla de un legado eterno.  La misericordia de Dios es eterna, por los siglos y hasta los siglos, no se gasta, ni cambia. Tres herencias son las que todos los seres humanos experimentamos: 1° Herencia Física. Heredamos el color de los ojos, el cabello, la contextura física, el temperamento y también lo negativo. 2° Herencia Psicológica. Heredamos ciertas conductas: el miedo de mamá, lo violento de papá, lo paranoico del abuelo, lo pasivo del bisabuelo. 3° Herencia Espiritual. No heredamos los pecados de nadie, pero Sí: las Atmósferas Espirituales. Si nuestro abuelo era adultero, ese pecado dio autoridad espiritual a otros demonios para que se asienten en la familia. La Biblia lo llama “espíritus familiares”. Vemos herencias de divorcio en familias, abuso sexual, accidentes, miserias, suicidios, alcoholismo, adicciones, que dominan y se repiten.

 

Tenemos UN CODIGO GENETICO ESPIRITUAL: Como trasmitimos lo malo, así trasmitiremos lo bueno a nuestros hijos y nietos. Piensa en tus familiares que no recibieron a Cristo en su corazón y declara que heredarán tus victorias. Noé hizo un barco y se mantuvo allí. Vino el diluvio durante 40 días y 40 noches, cuando paró de llover y bajó el agua; Dios le puso un arco iris y le dijo: Nunca más habrá diluvio. ¿Por qué? Fue como la señal del Pacto de Dios con Noé confirmando, la victoria no solo para él sino para todas las generaciones futuras, de que nunca más habría diluvio que destruyera la tierra y los seres vivos. Hoy enfrentamos un diluvio llamado Covid19 pero que al final, la victoria será nuestra y para nuestra descendencia, porque pagamos el precio, nos estamos esforzando en obedecer al Señor y venceremos, entonces ellos no lo volverán a pasar. Dios pone un arco iris hoy y te dice: Tus hijos, no pasarán por lo que tú pasaste. En las victorias  de un pasado, está la garantía de tu próximo triunfo.

 

DIOS LEVANTARA A LA GENTE QUE SE LAS JUEGA POR EL SEÑOR: Que cargarán con las personas que están mal, con los discapacitados espirituales. Dios levantará gente que no los frena la multitud hasta recibir su bendición y su milagro. Estos 4 fueron campeones y ¡Los genes de campeón, se heredan! Tienes el código genético de campeón. Ahora tus genes son de campeones espirituales. Gálatas 3:29. 29Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa. Abraham, prosperó; Isaac, hizo negocios brillantes en medio de la sequía; su tío, Salomón, el más rico del planeta. En tu interior llevas los genes espirituales de tus antepasados, somos linaje de Dios. Nuestro hermano mayor, es ¡Jesucristo! Aunque el diablo diga: que viene a hurtar, matar y destruir, tú dices ¡No! tengo genes de mis antepasados, el de Cristo, que venció en la Cruz. Tengo un código genético poderoso. Si fracasamos nos volvemos a levantar, porque nada invalida mi ADN espiritual.

 

LA ATMÓSFERA ESPIRITUAL SE HEREDA: Así como te criaste con un papá alcohólico y loco, los demonios te oprimieron como consecuencia; pero en Cristo has limpiado esa atmósfera colocando sobre tu vida, la presencia del Espíritu Santo. De la misma manera donde vayas llevaras al Espíritu Santo en ti. No son los lugares los bendecidos sino tú eres el bendecido. Lo primero que Satanás le sacó a Job fueron los animales, ¿Por qué? Porque era lo que usaba para adorar a Dios; lo primero que querrá sacare será tu adoración, porque así podrá tocar a tu familia. Lo primero que Dios le restauró a Job, los animales. Restaura tu vida de adoración y todo lo demás será bendecido. Adorar no es cantar sino acercarse al Señor para que Su Presencia baje, y verás con claridad.

 

Todo lo que hagas en el Reino de Dios afectará a tus generaciones futuras; siembra, sirve, ama y apasiónate por la presencia de Dios y todo se activará. 2ª. Reyes 13:16-19. 16 Luego dijo Eliseo al rey de Israel: Pon tu mano sobre el arco. Y puso él su mano sobre el arco. Entonces puso Eliseo sus manos sobre las manos del rey, 17 y dijo: Abre la ventana que da al oriente. Y cuando él la abrió, dijo Eliseo: Tira. Y tirando él, dijo Eliseo: Saeta de salvación de Jehová, y saeta de salvación contra Siria; porque herirás a los sirios en Afec hasta consumirlos. 18 Y le volvió a decir: Toma las saetas. Y luego que el rey de Israel las hubo tomado, le dijo: Golpea la tierra. Y él la golpeó tres veces, y se detuvo. 19 Entonces el varón de Dios, enojado contra él, le dijo: Al dar cinco o seis golpes, hubieras derrotado a Siria hasta no quedar ninguno; pero ahora sólo tres veces derrotarás a Siria. El rey Joás fue a ver a Eliseo para que le diera una palabra profética. Eliseo, que se estaba muriendo… tratando de asegurar el éxito al rey, mirando a Dios como guía, le dijo que tomara un arco y flechas, abriera la ventana, puso sus manos temblorosas sobre las de Joás, y le dijo parafraseado: “Tira la flecha es tu victoria en Dios”. Le dijo además: Toma las saetas y golpea la tierra. Joás golpeó tres veces y se detuvo, Eliseo lo miró enojado y dijo: Con esas 3 saetas tendrás tres victorias tendrás, si hubieses tirado cinco o seis, tendrías más victorias. Las manos de Eliseo sobre las de Joás son símbolo de las manos de Dios sobre nuestras vidas, para que nos apasionemos por lo que Él nos dirá y hará. Joás no se apasionó, ni motivó. La pasión es la tarjeta de invitación, la única que Dios acepta para entrar a tu hogar

 

Cuando la presencia de Dios está cerca, transmites la capacidad de hacer el doble. Abraham prosperó, pero Isaac fue el doble de próspero; José fue el doble de próspero que Isaac, y cuatro veces más que Abraham. David fue quinientas veces más próspero, y Salomón mucho más próspero aún. Pero vino Jesús, el más próspero de todos ellos; y detrás de Jesús venimos nosotros, por eso dijo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, También dijo: no habrá descendencia que mendigue pan. Dice el Señor: Yo afirmaré a tus hijos de dentro de ti. Más grande que lo que hizo el Señor harán tus hijos y los hijos de tus hijos, el doble, el triple, el cuádruplo y quíntuplo. Tal vez hay algo que no puedas hacer porque se te fue el tiempo, tienes limitaciones, pero lo harán tus hijos o nietos… prepárales el camino y todo lo que recibas de Dios, habilitará a tu descendencia para que haga el doble. Por eso hoy vamos por el doble… ¡VAMOS X +!

HAZ CLICK PARA DESCARGAR