INFLUENCIA FAMILIAR

CITA BIBLICA: ISAIAS 41:1-5.

 

INTRODUCCION: Dios nombra las generaciones porque tiene un propósito con ellas y Josué habló sobre la bendición generacional. Es agradable ver generaciones bendecidas pero es triste, ver familias en dificultades por un hijo, nieto o bisnieto que está pasando penas. Josué dijo... Josué 24:15. 15Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. ¿Tenían otra opción? Después que Dios les dio maná, agua de la peña, columna de fuego, nube de protección y ¡no querer servirle! Sucede también ahora que a veces, las personas se alejan del Señor cuando ya están bendecidos.

 

JOSUÉ HIZO EVIDENTE UN DOBLE LIDERAZGO: Sobre el pueblo y en su casa. Al pueblo no le podía imponer nada, pero en su casa, quienes llevaban su sangre, sí podía imponerse. El problema ahora es que confundimos nuestro papel de liderazgo. Todos somos líderes en algún espacio, pero en casa, dejamos la opción para que la familia escoja a quién servir. Convencemos a la sociedad, pero en el hogar somos permisivos: Si quieres a tus hijos bendecidos y educados debes guiarlos correctamente, ya que a ti corresponde educarlos. No es posible ponerlos a escoger si quieren ir a la iglesia cuando no les das opción para ir al colegio. Le damos más importancia a vivir en el sistema de este mundo, que a ir a la iglesia y aprender a vivir según el sistema del Reino de Dios, que funciona por fe.

 

¿QUÉ PASÓ CON EL PUEBLO DE ISRAEL DESPUÉS DE QUE JOSUÉ MURIÓ? Mientras Josué estuvo al frente, buscaban a Jehová, pero cuando faltó, se levantó la tercera generación que no vivió de cerca los milagros de liberación y se apartaron del Señor. Jueces 2: 6-11. 10… Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel. 11Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales.  La secuencia de enseñanza falló, los padres no supieron transmitir a sus hijos lo correcto. ¿Quién educa a tus hijos, tú o el pastor? Claro que tú, más aún si no los llevas a la iglesia.

 

ESA GENERACIÓN SE ALEJÓ DEL SEÑOR: Estaban tan entretenidos con su negocio, su empresa, su bendición, que se olvidaron del Dios que les dio todo. Puedes perder lo que sea, pero mientras no pierdas la conexión con el Dios que bendice, no importa qué suceda, Él te puede levantar otra vez. ¿Qué sucederá con tus generaciones? ¿Habrá quién busque a Dios? La sociedad, si bien le parece, buscará a Dios, pero ¡tú y tu casa deben servir a Jesús! ¡A veces nos cuesta trabajo orientar a nuestra familia! No te pido un devocional diario o que repitan versos, pero hay que inspirarlos a buscar al Señor de todo corazón.

 

2ª. Timoteo 1:5-8. 5trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también. Le habló sobre tres generaciones. Además le pidió que fuera valiente, que no tuviera temor, que no se avergonzara de su fe. Como decirle: “Eres la 3ª. Generación, no pongas en riesgo a la cuarta por miedo”. ¡Que el miedo no apague tu avivamiento! Es tu responsabilidad, te diré algo… No puedes lograr que tus hijos crean en Dios si tu amor por él se está muriendo. Debes avivar el fuego porque las tinieblas cubrirán el planeta. Yo creo que, no ha habido generación que haya visto tantas tinieblas como las que enfrentan nuestros hijos y nietos, sin embargo Isaías 60:2. pero el Señor brillará sobre ti y sobre ti aparecerá su gloria. No importa cuánta tiniebla, sombra, oscuridad, tenebrosidad haya sobre tus hijos, declaro que habrá luz para la gloria de Dios. Aunque las tinieblas cubran la tierra, sobre mi familia nacerá Su luz”.

 

Hay BENDICIONES Y MALDICIONES GENERACIONALES. Hay algo espiritual, fuerte y poderoso que puede ser trasladado por lo menos por 4 generaciones. Éxodo 20:5-6. 5…yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. Tal como le sucedió a Leví, quien recibió bendición cuando ni siquiera había nacido su padre, Jacob, ni su abuelo, Isaac. Dice la Palabra que cuando Abraham, su bisabuelo, cumplió con los diezmos, el mismo Leví estaba cumpliendo. Hebreos 7:6-10. Él, como bisnieto de Abraham, estaba “en los lomos” de él, es decir que era parte de esa semilla en el interior de Abraham. Imagina que Dios ya pensaba en Leví y lo bendijo cuando no existía la remota posibilidad de que naciera.

 

Si una maldición puede visitar hasta a tus bisnietos, una bendición mucho más, porque la bendición siempre es más poderosa que toda maldición. Quizá no tienes hijos, menos nietos, y ya están bendecidos por Dios. No dudes, si tus hijos están extraviados, fríos en el Señor, no confieses esa realidad, sino confiesa lo que realmente son, hombres y mujeres benditos. Aunque en este momento no se vea, la bendición pronto se revelará. Si Dios a tenido misericordia de ti, ¿Cómo no tendrá misericordia de los hijos de los justos? Solo debemos orientarlos correctamente.

 

ES MEJOR TENER HIJOS BIEN ORIENTADOS Y EDUCADOS QUE PERFECTOS, con el panorama claro hacia dónde van. Todos estamos en construcción, tenemos defectos, pero no quiere decir que le fallemos a Dios en la fe. ¡Tú descendencia está bendita! ¡Hagamos brecha por las familias! Dile al Señor: “Yo y mi casa te serviremos por generaciones, hasta que vuelvas. Gracias por Tu amor, Tu misericordia y Tu perdón”.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR