EL FRUTO DEL ESPIRITU, LA PAZ

CITA BIBLICA: MATEO 5:9. 9Afortunados los que se esfuerzan por conseguir la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

 

Uno de los más grandes deseos humanos es: La paz; paz entre las naciones, paz entre los vecinos, familia, en nosotros mismos, pero el mundo no conoce la paz. Lo podemos confirmar a través de la Biblia: Romanos 3:17. 17Y no conocieron camino de paz. Citando a Isaías 59:8. 8No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz. No es parte de nuestra tendencia natural humana actuar en una forma que conduzca a la paz verdadera. En lugar de ello, el apóstol Pablo escribió que nuestra naturaleza humana nos conduce a: “enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, homicidios” (Gálatas 5:20-21).

 

¿QUÉ ES LA PAZ? La palabra en griego para la paz es Eirene = “paz entre personas, armonía, concordia”. La paz incluye una calma, ausencia de conflicto que este mundo no ha experimentado. Tal vez hayan existido momentos y lugares aislados en donde el conflicto ha cesado, pero el mundo real nunca ha conocido la paz. Esto no ha impedido, que el mundo pretenda tenerla. Pensemos cuanto tratado de paz que ha sido quebrantado tan pronto como han sido firmados.

 

LA PAZ ES LO OPUESTO DE LO DESCRITO EN SANTIAGO 4:1-4. Describe la causa de la guerra: ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. Filipenses 4:6-7. 6Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús

 

Hay una razón por lo que gran cantidad de personas en el mundo no pueden comenzar siquiera a entender la paz ofrecida por Dios: Ellos han sido engañados y cegados (2 Corintios 4:4; Apocalipsis 12:9). Esto es cierto aun en medio del campo religioso. Las personas esperan que la religión sea una fuente que les permita aprender el camino a la paz. Sin embargo, a través de la historia, incontables guerras han sido libradas en el nombre de la religión. Esto confunde a aquellos que con sinceridad buscan respuestas acerca de lo que produce una paz duradera. El fruto del espíritu, la paz, también provee la paz interior y contentamiento que encontramos al vivir el camino de vida de Dios, aun en medio de situaciones no tan pacíficas.

 

Usualmente en el N. T. la palabra Eirene es sinónimo del hebreo Shalown y significa: no sólo libertad de problemas sino todo lo que implica el máximo bien para el hombre. La paz es más que la ausencia de la guerra, es el camino de vivir una vida en una relación adecuada entre el hombre y Dios, así como entre los hombres. ¿Por qué Dios quiere que demostremos paz? Imagínese un mundo en el que: Las personas permitan que los demás terminen de hablar sin interrumpirlas. Las personas no tengan acaloradas peleas. Las diferencias sean resueltas con paciencia en lugar de puñetazos. Las personas muestren compasión por otras, aunque no lo merezcan.

Romanos 12:18. 18Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. Él dijo esto porque Dios quiere que toda su creación esté en paz, y esto debe empezar por una persona a la vez. Primero nosotros que hemos sido bautizados y seguimos a Cristo, aun todos los que no son convertidos y que desean obtener la paz, aunque han sido mal dirigidos hasta con ideas peligrosas. El papel de un cristiano es demostrar la paz y mostrarle al mundo lo que es la verdadera paz, una satisfacción plena al estar tan cerca de Dios como sea posible, que demuestra otros frutos espirituales, incluyendo amor, gozo, paz, paciencia, y mansedumbre.

EL REINO DE DIOS ES UNO Y ES DE PAZ: y si vamos a ser parte de él, debemos demostrar esta realidad. Cristo explicó explícitamente esto en el Sermón del monte: Mateo 5:9. 9Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. ¿Por qué Dios quiere que demostremos paz? Porque somos parte de Su familia y su familia debe ser pacífica. Por eso tenemos que crecer en el fruto de la Paz. ¿Sera que estamos creciendo? Para saberlo, pregúntese: Cuando surge un conflicto, ¿trata de apaciguarlo o lo activa más? ¿Cuáles áreas o acciones de su vida demuestran que es en realidad un pacificador? Al pensar en las interrelaciones específicas con otros, pregúntese: ¿Mando correos electrónicos/posteo algo en las Redes/llamo por teléfono/ converso/ me comporto, de tal forma que promuevo la paz o la contención?

 

¿CÓMO PODEMOS DEMOSTRAR MÁS PAZ? Debemos practicar el camino de la paz comenzando con la única área que podemos afectar realmente: Nuestra esfera de influencia. Recordemos, Pablo nos exhortó: “si fuere posible” y “en cuanto dependa de vosotros” vivir en paz “con todos”. Esto puede ser un reto. Un día habrá paz en el mundo, cuando Cristo regrese a la tierra y establezca el Reino de Dios. Hasta entonces, tenemos que mostrarle al mundo la calma espiritual y el contentamiento que recibimos al conocer a Dios y crecer en el fruto del Espíritu de la paz.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR