TRES EVIDENCIAS DE LA PRESENCIA DEL REINO

CITA BIBLICA: ROMANOS 14:17  17porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

 

INTRODUCCION: Si estos tres elementos son la evidencia y efecto de la presencia del Reino en nosotros, entonces vamos a saber hasta qué punto lo estamos experimentando. Pablo dijo GALATAS 6:4-5. 4Así que, cada uno someta a prueba su propia obra… 5porque cada uno llevará su propia carga. Es un auto examen para determinar si estamos viviendo o no, lo que decimos que creemos. Si no hay obras de justicia, de paz y de gozo producidos por el Espíritu Santo, entonces el Reino no está funcionando bien en nosotros. Nos engañamos y estamos medio convencidos, pero no comprometidos.

 

EL SERMON DEL MONTE: SAN MATEO 5…Encontramos lo que son los Divinos y Eternos Mandamientos que describen la naturaleza, el fundamento, la esencia y el carácter del cristiano en la práctica, demostrando cual es el significado de LA JUSTICIA DEL REINO. Lo sorprendente es ver que cuando Jesús decía, “Oísteis que fue dicho…”, No necesariamente el que mata, sino el que ofende a su hermano, el que usa lenguaje ofensivo, el que odia, el que tiene rencor será CULPABLE DE JUICIO. Pero le daré una interpretación que lo sorprenderá aun más… MATEO 5:20. 20Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Ellos fueron una Referencia… Moral, Ética, Religiosa, Legalista; en tiempo de Jesús fueron tomados como justos. ¡Entonces! NICODEMO. Nacer de nuevo, nacer de Agua y Espíritu”.

 

Así es como se nos muestra La Justicia del Reino, es un estilo de vida parecido al verdadero carácter de Dios. Por ejemplo, no sólo es… “cometer adulterio físico” sino “se comete adulterio con la mente”. Esta es LA JUSTICIA que el Reino debe producir en nosotros por el Espíritu Santo. Entonces sucederá… cuando buscamos primeramente el Reino de Dios y Su justicia: su vida va a cambiar a ser más como la de Jesucristo nuestro Rey y Señor en el Reino celestial ahora mismo en la tierra.

 

POCOS PARECEN ENTENDER QUE LA JUSTICIA DEL REINO: es una vida íntegra,             justa, honesta, buena y santa. No para ser salvos o merecer la vida eterna sino porque somos nuevas criaturas hechas a imagen de Dios para vivir vidas llenos de justicia y obras buenas que glorifiquen nuestro Señor. Todo esto va mucho más allá que “LA JUSTICIA SOCIAL” que demandan los políticos, los derechos humanos, demagogos modernos. Pablo resumió toda la justicia que Dios quiere en una sola palabra en ROMANOS 13:8-10, 8No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. 9Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 10El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor. El amor AGAPE, sacrificial, servidor, hacedor del bien. Jesús también la resume en MATEO 22:37-39: 37…Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 

La otra evidencia fuerte de la presencia del Reino es LA PAZ. Los Enemigos de la paz, la preocupación, las ansiedades de la vida, tanto emocionales y espirituales que nos quitan la paz. Nos afanamos por cosas materiales: casa, comida, ropa, transporte, trabajo, dinero. Pedro dice… echando toda vuestra ansiedad sobre Dios porque El cuida de nosotros (I Pedro 5:7). Echar es arrojar, confiar, entregar, lanzar, depositar, dar, poner sobre alguien una responsabilidad. Dios tiene todo bajo control, porque el amor del Padre provee par nuestras necesidades físicas diarias lo mismo que para nuestras necesidades espirituales. El vino a darnos Su vida, El nos creo y no a nosotros mismos, para eso nos envió a Su Hijo, al Espíritu Santo, para enseñarnos, cuidarnos y guiarnos hacia El y recuperar lo perdido. FILIPENSES 4:6,7. 6Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

 

También se describe NUESTRO GOZO en el Reino. Es un gozo muy diferente al del mundo. En las Bienaventuranzas encontramos Su definición: “Bienaventurado”=“feliz”. “bendecido”. El gozo del Reino tiene que ver con las bendiciones que Dios derrama sobre quienes enfrentan la vida con una actitud de gratitud, alabanza y sumisión a la voluntad de Dios. “Felices y bendecidos” los que están en pobreza o humillación, tristeza, ataques personales, hambre o sed espiritual, los que necesitan y dan misericordia en los problemas, los que mantienen sus corazones limpios, los que pacifican a los enojados, los perseguidos por la justicia, los vituperados, etc.

 

Jesús dijo: MATEO 5:12. 12Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; El gozo del Reino se practica por la fe, no importando las circunstancias. No es un estado impartido al corazón de uno que ve las cosas como difíciles o hasta imposibles. Pedro dijo que los cristianos sufridos se alegraban con gozo inefable y glorioso en sus persecuciones 1ª. PEDRO 1:8,9. 8a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; 9obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. ¿Es este tu gozo? ¿Está el Reino de Dios entrando en esta área de tu vida de problemas y luchas? ¿Tienes este fruto bendito? “El fruto del Espíritu es gozo…” (Gál. 5:22).

 

CADA QUIEN ES TAN GOZOSO O TAN TRISTE, COMO QUIERE SER: Sé que hay TRISTEZAS que sufrimos en nuestras relaciones con otros y en la pérdida de seres queridos, o por cosas que no estén a nuestro agrado. Son situaciones que las podemos arreglar con un cambio de actitud. Dios nos llama a gozarnos en aquellas situaciones y no estar tristes. El Reino es la respuesta, pues el Rey reina todavía y todo está bajo Su control. Pero noten bien sólo es posible por su Espíritu Santo. ¡Qué mundo más lindo sería si todos viviéramos así! Si tan solo los creyentes en Cristo viviéramos así habría una revolución espiritual en este mundo injusto, lleno de guerras y preocupaciones, tan triste, sin el gozo verdadero. Nuestra vida y testimonio al mundo alrededor debería ser de justicia divina, paz interna y gozo cumplido. ¿No?

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR