LLAMADO A VIVIR UNA VIDA SUPERIOR

CITA BIBLICA: Hechos 3: 1-10.

 

INTRODUCCION: Dios concedió presencia, poder y unción a grandes hombres como pedro y fueron parte de grandes avivamientos y Dios obra en nosotros de acuerdo a nuestros deseos, más anhelas de dios, más te esfuerzas por leer la biblia y orar él sabe corresponder. Él no puede retenerte, tiene que salir de ti. Compartir un tiempo especial con Dios siempre tiene buenos resultados. El nivel de fe que disfrutaron los discípulos de Jesús en esos tiempos fue una fe intrépida valiente, que va más allá de una oración. Les hablo de una fe que produce milagros no por lo que oramos sino por lo que decimos. Analicemos el milagro.

 

EL NIVEL DE FE QUE TENÍA PEDRO no lo hizo ser Ceremonioso: ¡No! Lo que hizo lo hizo, sin pedirle nada a Dios. El cojo de nacimiento les rogó que le diesen limosna. El no pensaba quizá en un milagro, el quería unas monedas, pues no todos los días un cojo espera que alguien lo sane. Pedro no tenia dinero así que le dijo: “No tengo ni plata, ni oro mas lo que tengo te doy, levántate en el nombre de Jesús”; luego lo tomó de las manos y en el momento se levantó y se le afirmaron los pies.  Nosotros somos diferentes y decimos: “No tengo fe ni milagros, más lo que tengo que es muy poco eso te doy” y le damos algunas monedas. Hermanos el grado de fe que disfrutaron los discípulos es el que todos debiéramos de esperar y disfrutar.

 

Jeremías 5:24. 24Y no dijeron en su corazón: Temamos ahora a Jehová Dios nuestro, que da lluvia temprana y tardía en su tiempo, y nos guarda los tiempos establecidos de la siega. El Señor prometió que enviaría lluvia temprana y tardía en su tiempo, las dos tienen que ver con la productividad de la tierra. Dios tiene sus recursos y los comparte con nosotros. Entonces, ¿Qué actitud tomamos cuando llegamos a su presencia? Debemos ir con temor y temblor porque si Dios estableció mares, las lluvias y las cosechas con sus límites, también establece límites con nosotros. Dios quiere que utilicemos sus recursos y nos incentiva a desear, anhelar muchas cosas como poseer un nivel de fe distinto que no hemos conocido aún. Dios está preparando un derramamiento del espíritu santo y debemos estar abiertos a que sucedan esas cosas o aún mayores.

 

NUESTRA CONCIENCIA: Proverbios 20:27. “Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, la cual escudriña lo más profundo del corazón”. Muchos estudiosos dicen que la conciencia es el mismo espíritu del hombre. Generalmente no oímos la voz de nuestra conciencia ni le obedecemos, porque no estamos acostumbrados a discernir. Cuando Dios nos habla, no nos habla a la mente sino a nuestro espíritu, por eso el espíritu del hombre sabe escuchar al espíritu de Dios. Nuestro espíritu estaba muerto cuando estábamos muertos en delitos y pecados, Jesús lo revivió y puso en él, una semilla incorruptible. Ese nuevo ser que está en nuestro interior, nacido del Espíritu de Dios unido al espíritu del hombre, oye la voz del Espíritu, conoce y entiende las cosas de Dios. Satanás opera y actúa en nuestra alma, mente, voluntad y emociones, pero Dios obra en nuestra conciencia; esto nos hace diferenciar lo bueno y lo malo. Muchos caen en rebeldía cuando actúan a nivel del alma, mente, voluntad y emociones.

 

Estamos aquí para crecer y quien no quisiera ser como Pedro, que un día vaya caminando y me encuentre con un cojo y oiga la voz de Dios y tenga la certeza del Espíritu para decirle: “En el nombre de Jesús, levántate”. Pero para ello, hay que estar sintonizado con Dios. Si ello ocurre en nuestras vidas, veremos las cosas de Dios y entenderemos. Estas son las obras de Dios y están destinadas para que las hagamos, y son fruto de una certeza absoluta, una fe intrépida y audaz que Dios quiere poner en nosotros.

 

DIOS NOS CREÓ PARA VIVIR EN UN NIVEL SUPERIOR: No tenemos que vivir por debajo del nivel de la fe y no saber qué es lo que Dios quiere. Dios nos ha llamado para vivir una vida superior, nos ha dado fe para que te muevas en ese nivel sobrenatural. Cuando pedro resucitó a Dorcas. Lo llamaron y le suplicaron que fuera a levantarla; él sabía que estaba muerta y la estaban velando, Pedro se puso de rodillas y oró y la mujer se levantó. ¡Él ya sabía que iba a resucitar! Hizo la obra porque Cristo estaba dentro de él. Ese nivel de fe te lleva a hacer las cosas en el nombre de Jesús. Si te das cuenta, aquí no opera la intercesión ni el pedido, sino el nivel de fe que ordena que el milagro ocurra.

 

Dios anhela que tengas un nivel de conocimiento de lo que Él quiere que hagas, que lo entiendas y que lo realices efectivamente sin andar preguntando. A mayor nivel de santidad, mayor nivel de unción y mayor nivel de presencia.  Dios quiere ubicarte en ese nivel. Nosotros no sabemos lo que pasará en el futuro, pero Dios sí lo sabe. ¡Nosotros no somos como Pedro! Nuestros temores, nuestras vergüenzas, inhiben la fe, pero Dios te ha dado este mensaje porque quiere despertarte. ¡Este tiempo viene! ¡Se levantarán siervos y siervas! Nuestros ancianos soñarán sueños, y nuestros jóvenes verán visiones y se levantarán los profetas de Dios. ¡Pídele a dios  que te tenga por digno de vivir ese tiempo! Prepárate para el tiempo que viene porque Dios ha puesto en ti el Espíritu de Su hijo Jesucristo, ¡Está dentro de ti y quiere levantarte a un nuevo nivel!

HAZ CLICK PARA DESCARGAR