HACIENDO LO CORRETO DE LA FORMA CORRECTA

CITA BIBLICA: HECHOS 8:9-22.

 

INTRODUCCION: Simón, practicaba magia y engañaba a toda la ciudad, al grado que todos lo consideraban alguien que merecía respeto y atención. Aquí vemos un enfoque de la relación entre la habilidad y la actitud. Este hombre hacía algo incorrecto, pero lo hacía de forma correcta. Era bueno en hacer lo malo, como los grandes estafadores que engañan a muchas personas porque saben venderse, mienten de tal forma que convencen, desarrollan toda una estrategia para hacerlo. Santiago 4:1. PDT. 17Si uno sabe hacer el bien y no lo hace, está pecando.

 

¿QUÉ SUCEDE CON NOSOTROS? Antes de entregarle nuestra vida al Señor, hacíamos cosas incorrectas, pero con la mejor actitud. Comprábamos el mejor licor, los mejores cigarros, éramos generosos con los compañeros de parranda. Venimos a Cristo y se supone que debemos hacer lo correcto de forma correcta, pero nos cuesta y terminamos haciéndolo de la forma incorrecta. Asistimos no asistimos a la iglesia, no asistimos al grupo, nos de vergüenza que nos vean alabar al Señor. Gastábamos nuestro dinero en cosas nada importantes y ahora buscamos justificaciones para cumplir con el diezmo.

 

YO DECIDÍ QUE SERÍA DISCIPLINADO: en mi nueva vida con Dios, si antes lo hacía como deportista, profesional y parrandero. Si antes, durante los entrenos de Basket-ball seguía las ordenes de mi entrenador, levantaba mis manos como no iba a escatimar levantarlas para alabar al Señor. Si antes no escatimaba en los mejores licores, no iba a escatimar en comprar la mejor Biblia que pudiera. ¡Debemos Hacer lo correcto con La actitud correcta y de La forma correcta!

 

“EXCUSAS” PARA INVERTIR SU TIEMPO EN EL SEÑOR: Cuando se busca un trabajo uno va con buena actitud, se presenta el currículum con entusiasmo, se arregla bien para la entrevista que tienes, pero cuando ya se tiene trabajo, ¿Hay quejas, no hay el esfuerzo como es debido? Si lo analizamos, nos daremos cuenta de que es posible realizar la misma actividad con diferente actitud y por diferentes razones. En la palabra leemos que todos predicaban, pero unos lo hacían por envidia y otros por el correcto deseo de compartir las buenas noticias. Filipenses 1:15. 15Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad.  Si Jesús me perdonó y me da la oportunidad de hablar sobre Él, lo haré con excelencia y con el genuino deseo de bendecir a otros.

 

COMO PADRES VEMOS QUE LOS NIÑOS HACEN LO CORRECTO, PERO DE MALA GANA: ¡Hay que amenazarlos hasta para que se bañen y se laven los dientes! Estudian de mala gana como si el beneficio no fuera para ellos. Si la mamá les pide algo, lo hacen a regañadientes, pero si ellos piden algo, lo quieren rápido. Me parece que hemos confundido las cosas, porque todo lo que es bueno y nos ayuda, debemos hacerlo con buena actitud, agradecidos por tener oportunidades y bienes que muchos otros no tienen. La mejor actitud para hacer lo correcto es de gratitud y entusiasmo, no por vanagloria sino con humildad. Filipenses 2:3. 3Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;

 

Por supuesto que tenemos derecho a buscar ganancias en nuestro negocio, pero de la forma correcta, no con sobornos. ¡Afina estos detalles en tu vida, porque debemos aprender a vivir bien! Todo debemos hacerlo de corazón, con excelencia, porque para Dios no haríamos algo mal. Un amigo me dijo hace cierto tiempo que no veía malo tomarse unas cervezas. Así que le dije: “Bueno, la próxima vez que vayas a tomarte una, ora por la cerveza y da gracias”. ¡Por supuesto que no pudo hacerlo! Como tampoco puedes dar un soborno en el nombre de Jesús. Si hacías lo incorrecto con una actitud correcta, ahora debes hacer lo correcto con la mejor actitud. Esfuérzate y sé valiente para hacer lo correcto. Dios ha prometido, como a Josué, no dejarnos ni desampararnos y prosperarnos en todo lo que hagamos conforme a Su Palabra. Gálatas 6:9. 9No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

 

NO DEBEMOS TENER UNA FE HARAGANA: porque debemos creer en Dios y en sus promesas, y también esforzarnos por alcanzarlas, porque la fe es acción. A veces nos cansamos de hacer el bien, nos desgastamos, pero Dios nos anima a que no desmayemos porque la cosecha será buena. ¡Debemos recuperar la actitud correcta!

 

Salmos 100:1-3. 1Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. 2Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. 3Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Demuestra tu buena actitud alabando al Señor y sirviéndole con un corazón agradecido. Si cantabas y bailabas alegre en las parrandas, ¿Cómo no bailarás y cantarás con ánimo delante del Señor? Si trabajas con la misma buena actitud con la que sales a divertirte, todo te saldrá mucho mejor. Jesús nos dio vida en abundancia y debemos aprender a aprovecharla. Él nos hizo el nos creó con tantos detalles, tuvo la delicadeza de formarte en el vientre de tu madre, por supuesto que merece nuestra mejor actitud para dar fruto abundante con todos los dones que nos ha obsequiado. Cuando nos enfocamos más en lo que tenemos y damos gracias, nuestra actitud mejora. Dile al Señor, con la mejor disposición: “Muchas gracias, Padre, por Tus bendiciones. Gracias por enseñarme a disfrutar y aprovechar la vida que me has regalado. Estoy dispuesto a hacer lo correcto, con la actitud correcta.”

HAZ CLICK PARA DESCARGAR