EL SECRETO DE LA FORTALEZA ESPIRITUAL

 

CITA BÍBLICA: 1¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado!  (Isaías 30:1). 

 

INTRODUCCION: La palabra hebrea para "ay" = sufrimiento y tristeza profunda.  ¿Que ha hecho el pueblo del Señor para herirle tan profundamente? ¿Por que les llamo rebeldes? No eran paganos,  era su propio pueblo. Apartarse, alejarse, terquedad, significan “REBELION”. ¿De que se había apartado el pueblo de Israel?  ¿Y que causo que se apartaran? La respuesta: para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, (30:1). "cobijarse con cubierta" significa que hicieron sus propios planes. Como Dios diciendo: "Mi pueblo ya no me consulta para recibir dirección y consejo. Yendo al mundo a buscar ayuda, amontonan pecado sobre pecado.  Han dejado su confianza en el brazo fuerte de Dios." Hoy en día pensamos que los rebeldes son aquellos que rehúsan obedecer la Palabra de Dios y que se van a las drogas, al licor, fornicación y otros pecados.  Pero la rebelión a la que Dios se refiere aquí es mucho más dolorosa que estas cosas.  Es Dios diciendo: "No molestemos al Señor con esto; tenemos la sabiduría y la voluntad para hacerlo por nosotros mismos." Sabían muy bien que debían confiar en Dios en cualquier situación por mas insignificante que esta fuera.

 

JUDA NO RECURRIO AL SEÑOR EN SU CRISIS: Buscaron fortaleza de los malos. 2Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto. (Isaías 30:2). Los Asirios habían declarado la guerra a Judá  y este poderoso enemigo se estaba acercando rápidamente con miles de carros. Parecían no tener esperanza. Sin embargo, ignoraron a Dios y descansaron en sus propios ingenios.  Primero, enviaron embajadores  a Egipto para pedirle al ejército del Faraón que les prestara caballos para la batalla.  Entonces trataron de sobornar a Egipto para que peleara por ellos contra Asiria. Me pregunto, si alguno de los líderes de Judá se preguntaría: ¿Que hacían nuestros padres en situaciones tan amenazantes como estas?  Pudieron haber recordado la situación de David, cuando el ejército filisteo se extendió por el valle de Refaim, cuando haba sido ungido como rey de Israel y no sabia que hacer.  10Entonces David consultó a Dios, diciendo: ¿Subiré contra los filisteos? ¿Los entregarás en mi mano? Y Jehová le dijo: Sube, porque yo los entregaré en tus manos. (1ª. Crónicas 14:10). David busco dirección solamente de parte de Dios.

Pero los filisteos de repente se reagruparon.  Ahora vinieron para atacar nuevamente a Israel con un ejército fresco.  En este momento, David pudo haber razonado: "La estrategia que Dios me dio contra este enemigo funciono la primera vez.  Vamos a seguir el mismo plan otra vez.  Pero David rehusó confiar en otra cosa que no fuera la palabra fresca de Dios.  14David volvió a consultar a Dios, y Dios le dijo: No subas tras ellos, sino rodéalos, para venir a ellos por delante de las balsameras. 15Y así que oigas venir un estruendo por las copas de las balsameras, sal luego a la batalla, porque Dios saldrá delante de ti y herirá el ejército de los filisteos. 16Hizo, pues, David como Dios le mandó, y derrotaron al ejército de los filisteos desde Gabaón hasta Gezer. (1ª. Crónicas 14:14-16).

Creo que no hay dos planes de Dios que sean iguales. El Señor tenía una nueva estrategia para David.  Dios le dio estas instrucciones: Nuestro Dios tiene maneras que van más allá de nuestras maneras.  Sus planes pueden parecer absolutamente necios a los ojos de los hombres.  Pero nuestro Dios obra sobrenaturalmente a través de nuestra obediencia a su Palabra por fe.

El dolor del Señor por la rebelión de Judá.  3Pero la fuerza de Faraón se os cambiará en vergüenza, y el amparo en la sombra de Egipto en confusión. (Isaías 30:3).  Te diré: "Confiaste en el brazo de carne aun cuando te advertí que eso era necedad.  Ahora vas a pagar el precio por no confiar completamente en Mí en todas las cosas”.  Terminaras en sufrimiento y confusión. ¡Pero esto no es para nuestros tiempos! 8Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y regístrala en un libro, para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre. (Isaías 30:8).  En esencia, Dios estaba diciendo: Escribe esto, Isaías, para que toda la gente, de todos los tiempos, entiendan mi tristeza cuando confían en la provisión del mundo y no en mi."

La rebelión que Dios describe aquí es una “RESISTENCIA A SU DOMINIO Y AUTORIDAD”.  Es rehusar buscar su mente en todas las cosas.  Esto no incluye solamente las grandes cosas de la vida, sino también en las cosas pequeñas: asuntos familiares, heridas, preocupaciones personales. Y conlleva cada aspecto de nuestro ser: espiritual, físico, mental, todo.  La rebelión contra el dominio de Dios dice: “Lo puedo hacer por mi mismo.  No necesito molestar a Dios."  ¡¡PERO, DIOS QUIERE QUE LE MOLESTEMOS!!  Puesto de una manera simple, si NO estas buscando al Señor para que te de dirección, si no estas confiando en su  fidelidad, si estas tratando por ti mismo que las cosas ocurran, estas en rebelió.  Dios declara: 2Extendí mis manos todo el día a pueblo rebelde, el cual anda por camino no bueno, en pos de sus pensamientos.  (Isaías 65:2).

 

CONSECUENCIAS POR REHUSAR CONFIAR EN DIOS: Isaías hizo una lista de las terribles consecuencias que tendría para Judá por haber rehusado confiar en Dios como su guardador. 9Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; 10que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras. (Isaías 30:9-10), 12Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado; 13por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente. 14Y se quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para traer fuego del hogar, o para sacar agua del pozo. (Isaías 30:13-14). Dios estaba diciendo: "Voy a hacer pedazos todas las cosas falsas en las que has confiado.  Tus planes se van a derrumbar."

 

El secreto de la fortaleza espiritual. Pero entonces Isaías revela el corazón de Dios lleno de compasión hacia su pueblo. 15Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. (Isaías 30:15). La palabra para <QUIETUD> en hebreo significa <REPOSO> y reposo significa calma, relajado, libre de toda ansiedad, estar tranquilo, acostarse sobre algo que le apoye. En estos días, no muchos cristianos tienen este tipo de quietud y confianza.   Multitudes de creyentes están involucrados en los afanes de la vida, precipitándose como locos para obtener riquezas, posesiones, placeres.  Aun en el ministerio, siervos de Dios corren preocupándose, temiendo, buscando respuestas en las conferencias, seminarios y en los libros de mayor venta.  Todos quieren dirección, soluciones, algo que calme sus espíritus.  Sin embargo, lo buscan en todos sitios menos en el Señor.  No se dan cuenta que Dios ya les ha dado una palabra en Isaías: si no se vuelven al Señor como su fuente, sus luchas terminaran en confusión y sufrimiento. 18Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él. 19Ciertamente el pueblo morará en Sion, en Jerusalén; nunca más llorarás; el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá. (Isaías 30:18-19). Si de verdad caminamos en justicia, nuestras vidas darán como fruto un espíritu calmado, quietud de corazón y paz con Dios.

 

El Espíritu Santo nos da fortaleza. 29Vosotros tendréis cántico como de noche en que se celebra pascua, y alegría de corazón, como el que va con flauta para venir al monte de Jehová, al Fuerte de Israel. 30Y Jehová hará oír su potente voz, y hará ver el descenso de su brazo, con furor de rostro y llama de fuego consumidor, con torbellino, tempestad y piedra de granizo. Cuando depositamos todas nuestras necesidades en las manos de Dios y confiamos en su poder. Habrá y calma y paz en nuestros hogares. No habrá dudas, preguntas, ansiedad, inquietud. No estaremos corriendo de un lado para otro pensando en como voy a pagar esto y lo otro. Cuando vienen los problemas, ¿buscas al Señor diligentemente antes de recurrir a cualquier otra fuente?  ¿Obedeces entonces todo lo que el te dice que hagas?  Finalmente, ¿estas tranquilo, descansado, confiando los resultados en Dios?  Si es así, tu hogar debe ser un lugar de calma y paz.

DEJANOS TU COMENTARIO