PORQUE EL MUNDO ODIA A LOS CRISTIANOS

CITA BÍBLICA: Juan 15:16.

 

INTRODUCCIÓN: Estas palabras aquí, son aplicables a todos sus discípulos, en cada época. Él nos esta diciendo, en esencia, “Asegúrate que tu fruto soportara el Día del Juicio.” Nosotros somos escogidos y ordenados a ir a todo el mundo y predicar el evangelio de Cristo. Ahora bien, HAY FALSAS CONVERSIONES. Jesús advirtió, 15¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros (Mateo 23:15).  ¿Cómo puede, que sea posible lo que Jesús dijo? ¿Cómo puede ser que aquel que busca convertir haga que el perdido pase a una condición peor? Jesús gritó, “¡Hipócritas!”; como dando a entender a los Fariseos, “Su fruto es malo, por esto recibiréis mayor condenación.” (23:14) ¡Ustedes le cierran los cielos al convertido! Porque ustedes no tienen palabra de Dios en su vida. Cristo despreciaba la hipocresía de líderes eclesiásticos quienes estaban más preocupados en contar cabezas que en conversiones verdaderas. Trágicamente, vemos el mismo espíritu dividiendo a muchos en la iglesia hoy. No todo el que se llama cristiano es un verdadero convertido, porque rechazan la verdad convencedora del Espíritu Santo.

 

¿COMO SE PREDICA EL MENSAJE HOY EN DÍA? Debe ser predicado igual, tanto a reyes, a potentados como a pobres y despreciado. Lamentablemente existen pastores que suavizaran su mensaje por los altos y poderosos. No podemos predicar otra cosa que permita cerrar el cielo y hacer que los convertidos sean dos veces hijos del infierno. ¡Esto sucede hoy en día! todo por que hay ministros que les gusta ser alabados por los demás. En resumen, él le estaba diciendo, ¡Cuídense de los pastores que les encanta la adulación, de hombres Bíblicos que buscan el afecto y aplauso de la gente y que buscan ser aceptados por la sociedad! Que comprometen la verdad por ser aceptados por el mundo. Mientras mas nos acercamos a la Misión de Cristo, predicando el evangelio que él ha ordenado, más seremos odiados y despreciados por el mundo.

ENEMIGOS HAY EN TODAS PARTES: En el trabajo, en nuestro vecindario, hasta en algunas iglesias porque estamos cumpliendo la misión de Cristo. Nuevamente, Jesús advierte, “¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, porque así hacían sus padres con los falsos profetas.” (Lucas 6:26). Cuando el mundo te alabe, cuando seas el brindis del pueblo y emitan grandes alabanzas por las cosas que haces; ¿Qué te dice Jesús? “Hay algo falso en tu testimonio.” Si cualquier iglesia esta moviéndose en el poder del Espíritu Santo y cumpliendo su misión como el mando, esa iglesia será odiada y perseguida por el mundo. Como Pablo, el pastor será considerado la inmundicia de la tierra. Y la iglesia será odiada por políticos y lideres impíos de la sociedad. También será despreciada por homosexuales, pornógrafos, y más aun por líderes religiosos deslizados quienes están espiritualmente muertos.

¿POR QUE EL MUNDO ODIA A LA IGLESIA VERDADERA? No  parece natural que ames, bendices y oras por otros, para que te odien. ¿Por qué los cristianos y pastores son tan odiados? Jesús dice: 18 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. 20….si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán. (Juan 15:18, 20). ¿Por qué sucede esto? Como cristianos le quitamos a los impíos lo que es más precioso para ellos: justicia propia o fariseísmo. Porque queremos trasladarlos a una libertad que ellos piensan que es esclavitud, separarlos de pecados. Evitar que construyan su propia Torre de Babel. Ahora tú un cristiano, se acerca y traes habla mas fuerte que su conciencia muerta: “Si no naces de nuevo, no puedes entrar al reino del cielo.” Te conviertes en una amenaza en la mente de este hombre porque lo quieres privar de su seguridad. No te va a ver con buenos ojos, a sus ojos tú eres un atormentador, alguien que viene a quitarle su sueño tranquilo en la noche. Sin embargo, Jesús le dice a esa iglesia: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados seréis cuando por mi causa os insulten, os persigan y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestra recompensa es grande en los cielos, pues así persiguieron a los profetas que vivieron antes de vosotros.” (Mateo 5:10-12).

CREANDO CONCEPTOS MUY PROPIOS DE CRISTO: Hay millones de personas, o de falsas conversiones, que llenan los asientos de las iglesias. Piensan que están bien con Dios simplemente porque van a la iglesia. Sin embargo, ellos han creado su propio concepto de quien es Cristo. Su cristo es alguien como ellos. Y ese cristo no es formado por la Palabra de Dios, sino por su propia ceguera. Entonces apareces tú y les hablas de: arrepentimiento, de integridad y para ellos es un insulto; predicas la sangre de Cristo, un nuevo nacimiento, separación del mundo, sumisión y obediencia. Ellos no creen que tales cambios puedan traer paz y felicidad. Algunos predicadores pueden objetar, “Esa no es mi misión en lo absoluto”. Yo no puedo hablar por otros pastores, solo puedo hablar lo que conozco. Y ningún evangelio a medias, suave va a derribar los muros de su maldad.

 

UN FARISEO DE FARISEOS: SAULO, un hombre recto en una sociedad altamente religiosa, lo tenía todo. Acaso, Jesús llego con el para preguntarle ¿que le gustaría ver en un servicio en la sinagoga? ¡NO! Saulo fue derribado a tierra por una luz cegadora, una explosión de la presencia de Cristo. Fue un encuentro contencioso señalándole su pecado. Como un ministro del evangelio de Cristo, yo debo hacer lo mismo. Es mi trabajo convencer a hombres y mujeres de su pecado. Ni toda la adulación del mundo, la sutileza, o tratar de caerles bien puede cambiar su condición. Yo soy llamado a dirigir a la gente a que dejen todo para seguir a un Cristo a quienes ellos encuentran nada atractivo. Yo predico la misericordia, gracia y amor de Cristo a toda la gente. Y lo hago entre lágrimas. Lo único que va a derribar los muros en las personas endurecidas es una explosión de la presencia de Jesús.

 

SALIMOS DEL MUNDO: 19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. (Juan 15:19). Este versículo pega al mismo corazón del porque somos odiados. Cuando fuimos salvos, ¡¡¡salimos del mundo!!! Y aceptamos nuestra misión al insistir que otros salgan del mundo. Cristo esta diciendo, en esencia, El mundo los odia porque YO los llame a salir de su condición. Mas sin embargo, no tan solo los llame fuera. Yo, entonces, los envié para que llamen fuera a todos los demás. El espíritu anticristo obra para obstaculizar esta separación de los cristianos del mundo. ¿QUE QUIERE DECIR JESUS CON EL MUNDO? El no esta hablando de lujurias, el placer, pornografía o adulterio. No, eso es solo parte. “El mundo” del cual habla Jesús es; LA POCA DISPOSICIÓN A RENDIRSE A SU SEÑORÍO. Si no enfrentamos las demandas de la Cruz, no podemos entrar bajo el Señorío de Cristo. Mundanalidad es cualquier intento de mezclar a CRISTO con la VOLUNTAD PROPIA. Cuando nos rendimos al Señorío de Cristo, nos apegamos a Jesús y somos dirigidos por el Espíritu Santo.

 

DOBLEMENTE UN MIEMBRO DEL INFIERNO: Podemos predicar todo tipo de sermones acerca de principios y valores; comportamiento, como tratar con el estrés, con el temor y la culpa. Pero ninguno de este tipo de predica saca a nadie “del mundo.” Tenemos que decirle al in converso que su voluntad propia, su confianza en si mismo y terca lucha por hacerlo todo a su manera, lo destruirá. Y al final, le traerá tormento eterno. Si no damos este mensaje, entonces por siempre le hemos cerrado los cielos y lo hemos convertido doblemente un miembro del infierno. Su condición será peor que antes de entrar por nuestras puertas. De otra manera, lo hemos engañado. Estamos obligados a hablar su verdad a todo aquel que verdaderamente se arrepiente: “Serás odiado y perseguido de ahora en adelante por hablar la Verdad”.

 

7 No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas. (Juan 7:7). Me pregunto de cuantas iglesias y cristianos se pueden decir estas palabras hoy: “el mundo no puede odiarte.” Es que, NO puedes traer el mundo ni a la iglesia ni a tu vida, NO puedes diluir el Evangelio, NO puedes abrazar al mundo. 4¡OH almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. (Santiago 4:4). Por supuesto, Jesús era amigo de los políticos y pecadores. Pero también esta escrito que él estaba 26…apartado de los pecadores, (Hebreos 7:26). Él ministraba a los pecadores, pero como uno bajo sumisión a su Padre. Nosotros no buscamos la persecución y esta no vendrá a causa de tu trabajo, o tu raza, o tu apariencia. NO, vendrá simplemente porque tú haces a Cristo tu Señor. Dios tenga misericordia de cualquier cristiano a quien el mundo no odia. Y Dios ayude al político quien se planta por Cristo, el mundo lo odiara y dirá que tiene demonio.

 

CONCLUSIÓN. Una palabra de ánimo. Aunque el mundo odie y persiga a los verdaderos discípulos de Cristo, encontramos un amor creciente y afecto piadoso entre los miembros de su iglesia. Ciertamente, aquello que hace que el mundo nos odie hace que nuestros hermanos y hermanas justos nos abrasen aun más. En los días postreros, el amor en la casa de Dios será más precioso. Seremos odiados por todo el mundo, mofados por los medios, ridiculizados por Hollywood, burlados por nuestros compañeros de trabajo, el hazme reír por la sociedad. Pero cuando lleguemos a la casa de Dios, estaremos entrando a un lugar de amor increíble, como nos amemos unos a otros como Cristo nos amo.

DEJANOS TU COMENTARIO