DIOS VA HACER ALGO NUEVO

CITA BÍBLICA: Salmos 106:24.

 

INTRODUCCION: Parece irónico ¿no? que la Biblia diga que “aborrecieron lo deseable” ¿Es aborrecible o deseable? Alguien está equivocado, ¿el que lo está aborreciendo o el que lo está deseando? Aquí hay una contradicción ¿Por qué aborrecen lo deseable? Hay gente que aborrece lo bueno y no solo eso, hay gente que aborrece la bendición de Dios. Existen personas a las que les dices que Dios los puede sanar y responden: A bueno, pero la verdad no es lo importante. No aborrezcas lo que Dios desea. Dios desea prosperarte y bendecirte como lo deseo para este pueblo; pero el pueblo aborreció lo deseable y no creyeron en su Palabra. Es decir que quien calificó la tierra como deseable no fue el hombre, fue Dios.

 

El pueblo de Israel en medio de su esclavitud en Egipto sólo clamó por la situación que estaba viviendo porque no sabían que pedir, sólo reclamar. Reclamaban la situación en que vivían, pero no sabían para donde salir, sólo sabían que donde estaban viviendo no era bueno, no les gustaba. Dios oyó el clamor y dijo, bien: Los voy a llevar a una tierra donde fluye leche y miel, a una tierra de bendición, a la tierra de la promesa; pero ellos la aborrecieron.

 

ABORRECIERON LO DESEABLE: ¿Por qué la aborrecieron? Acaso no es contradictorio, si ellos mismos trajeron las uvas y declararon que la tierra era buena. ¿Por qué la aborrecieron? La aborrecieron "por el precio que tenían que pagar para conquistarla”. No puedes aborrecer lo que Dios te promete sólo porque tienes que hacer algo para alcanzarlo. Hay mucha gente que dice; “ya me cansé de luchar”, “de pelear”, “ya estoy hasta el copete”. Y no es porque la tierra sea mala, sino que te cansaste de luchar por ella.  Si fue Dios el que dijo que la tierra era deseable, ¿Quién deseaba más? Será que la gente deseaba más en llegar a la tierra prometida, o fue Dios quien deseaba que sus hijos pudieran llegar ahí. ¿Quién tiene más ganas de que te veas mejor cada día, tú o Dios? Dios, Él quiere verte mejor.

 

El problema: La gente menosprecia o aborrece la bendición porque para ellos no es tan importante. Pero, para Dios es importante. ¿Por qué es que Dios te quiere ver bien? Porque Él quiere testimonios de Su bondad y su misericordia. Él quiere que haya obras, que haya casos de la vida que hablen bien de Él, y no que la gente crea en Dios sólo por creer. Dios no se deja ver, lo que muestra son sus obras, y si tú no dejas que cumpla en ti lo que desea, ¿Qué obra podemos mostrar de Dios? Dios si, Él es el que necesita bendecirte para poder decirle al mundo, ¡así tengo Yo a los que me sirven!

 

Tú eres una obra de Dios:  Acaso Jesús no dijo: “Si no creen a mis palabras, crean a mis obras”. Tú eres una obra de Dios y debes avanzar en todo lo que haces y que puedas decir; ¡Dios ha sido bueno conmigo y fiel! Todo lo que miran en mí, todo lo que tocan, todo lo que tengo se lo debo a Dios. Y la gente diga: ¡Woow, qué Dios! ¿Lo quieres tú también? Puede que te digan; eso es seguir a Dios por un interés, ¡todos siguen a Dios por un interés! Lo único que hay es diferencia de intereses y todos creen que su interés es el bueno y el del otro es malo. Que es más importante; ¿una persona en quiebra y quiere salir adelante, desea tener una fábrica con 200 empleados; para algunos podría ser un interés muy mezquino; que una persona que tenga cáncer y desea ser sanada? ¿Por qué una cosa va a ser más importante que la otra? Si Dios va a rechazar a alguien por su tipo de petición, deja que sea Dios quien lo rechace, no tú. ¿O tú le vas a contestar la oración? Entonces, deja que diga Dios que no, y no tú.

PORQUE TENGO QUE DESEAR: 25 Antes murmuraron en sus tiendas, Y no oyeron la voz de Jehová. (Salmos 106:25). Antes murmuraron en las cafeterías, en alguna cena, y hasta en el grupo, murmuran los de uno y los de otro, diciendo: ¿Por qué tengo que desear un proyecto? Tienes que entender que no eres tú o yo quien está deseando el proyecto, sino Dios. Es Dios quien llamó deseable a esa tierra, los hombres ni siquiera sabían a donde ir, ellos habían pasado generaciones enteras, metidos en Egipto. Ellos ni siquiera conocían a dónde iban, el único que sabía a donde los llevaba era Dios, pero no se dejaron llevar hasta ahí. A veces Dios te quiere llevar por un camino hacia un destino que tiene para ti, y el que no se deja eres tú. ¡Ya déjate! ¡Cambia tu manera de pensar! Abre tu mente a la Palabra y te vas a dar cuenta que tenemos un Dios de bendición y de exigencia.

Sodoma y Gomorra: Dios hizo llover azufre y fuego desde los cielos y causo destrucción. Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal. (Génesis 19:24-26). ¿Por qué te enseño a mirar hacia delante? Porque cada vez que nosotros vemos para atrás y vamos caminando hacia delante, debemos disminuir la velocidad para no tropezarnos, es difícil mantener el equilibrio. Quienes quieren alcanzar algo para su futuro, pero constantemente miran para atrás pierden su movilidad, su flexibilidad, no avanzan, se asustan, terminaran como una estatua que solo de adorno sirve.

62Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios. (Lucas 9-62). Esta es una de las cualidades que Dios busca para ser un discípulo es que no sea alguien que está viendo para atrás. Dios no contrata a alguien solo para contratarle. Para probarte te da el arado, y si tú estás arando viendo para atrás, vas a torcer todo lo que está adelante. Dios tiene exámenes de aptitudes también. ¿Crees que sólo en la universidad te van hacer exámenes? La vida misma te los va hacer también. “La pregunta es, ¿Estas apto para lo que Dios desea?” Porque por deseos no nos quedamos ni por sueño. tampoco. ¿Será que calificamos? Hay niveles de bendición para los que tenemos que calificar, y si no calificas no puedes pensar en estar ahí un día.

 

DOS VERSICULOS PARA QUE LOS PONGAS EN EL ESPEJO: 16Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas; 17el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pábilo quedan apagados. 18No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. (Isaías 43:16-18). Ese es un buen versículo para comenzar el día. Cuando te veas al espejo, no lo uses sólo para peinarte. Mírate fijamente y di a ti mismo: Yo no soy de los que vuelven atrás. Si el día de ayer no estuvo tan bueno, el de hoy va a estar mejor. Hay gente que no puede hablarse a sí mismo. La vida es como el eco, sólo nos regresa lo que un día le dimos. ¿Qué le vas a dar al día?

 

19He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. (Isaías 43:19). Olvídate porque lo que voy hacer está mejor. Al recordar tu pasado bajas tu nivel de bendición. Dios tiene una mejor bendición todavía que la que ya te dio. Dios es un Dios que va de menos a más y no le gusta repetir las mismas cosas. Él dice: Ya lo hice, voy hacer algo mejor. Con razón la Biblia dice que Él nos lleva de gloria en gloria, que la gloria postrera es mejor que la primera, que el buen vino se sirve de último, y que la senda del justo es como la luz de la aurora que va en aumento hasta que el día es perfecto. Lo que Dios un día hizo con tu vida, no se compara con lo que va hacer en los próximos días.

 

CONCLUSION: Dios no es estándar, debes conocerlo. No le gusta mantenerse igual, en el mismo nivel, siempre busca un nivel suprior a lo que un día hizo. Tú eres un hijo de Dios, imítalo; si recitaste un poema recita uno mejor, si ya escribiste un libro escribe otro mejor, si predicaste un mensaje predica otro mejor, si tienes unción busca una mejor porque ese es el carácter de Dios. Él te estará desafiando siempre. Quizá tú me digas; ¡Pastor, yo no entiendo la visión! Yo tampoco, pero démosle. Nosotros no somos de los que retroceden ni para agarrar impulso, ni para volver hacer ladrillos a los egipcios.  

DEJANOS TU COMENTARIO