SENTIDO DE PERTENENCIA EN LA BENDCION

 

CITA BIBLICA: EFESIOS 1:3.

 


INTRODUCCION. Todos recordamos experiencias de nuestra infancia, adolescencia, algunas malas y otras buenas. Experiencias que nos ayudan a reconocer que tenemos raíces, porque las raíces nos dan sentido de pertenencia. De acuerdo a esas experiencias, seremos seguros o inseguros o estables e inestables, al dar y recibir amor.

 

PERSONAS INSEGURAS. Te desarrollas como tal cuando fuiste amado con un amor condicional. Te amo si te portas bien, si te va bien en el colegio, si me obedeces, eso amor condicional, muy diferente al amor incondicional. Además de insegura es hipersensible, un comercial de TV los hace llorar, se dice que tienen la piel muy fina, ansiosa y negativa, siempre está pensando en perder y cree que no es digno de tener ni recibir nada. Una persona insegura cuando conoce al Señor, empieza a recibir bendición, pero la pierde. No puede sostener la bendición. Cómo puede ser, no porque sean malos, no porque la desprecien, sino porque no se sienten dignos de ocupar ese lugar o de tenerla.

 

GENESIS 3:24. 24Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida. Adán y Eva tenían todo en el Edén. Dios les había dado toda la bendición para que ellos administraran, pero no la supieron cuidar y cuando fueron echados del Edén, Dios puso ángeles con una espada que tenía fuego, que daba vueltas para cuidar, para proteger que nadie entrara al Edén. Dios se encargó de cuidar su propia bendición. Y nosotros a veces no podemos cuidar nuestra propia bendición porque no nos sentimos merecedores. Dios es un dios que bendice, Su deseo es bendecir, la naturaleza de Dios es dar, o sea que Dios da. Como cuando el Señor dijo a los discípulos que echaran las redes en el mar y recogieran los peces, las redes se rompían. La bendición estaba, el problema era que las redes estaban rotas, porque no sabemos cuidar. 


PERSONAS SEGURAS. Es la que ha recibido cuidado y amor saben cuidarse, no tienen problema con arreglarse, con cuidarse. Si tienen un problema, piden ayuda, si tienen un dolor físico van al médico. No dan vueltas, no están todo el día pensando. Si no entienden algo, preguntan, no tratan de adivinar. Tienen seguridad al hablar, porque han sido amados. Y saben cómo reciben la bendición, Con alegría y la cuidan. Cuando reciben la bendición de Dios, saben que viene de Dios y entonces la cuidan y la cuidan porque les pertenece. Esto me pertenece y esto es mío. Como me lo dio Dios, lo voy a cuidar para honrar a Dios, porque Dios me lo ha dado para honrar mi vida.

 

Josué 14:1. 1Esto, pues, es lo que los hijos de Israel tomaron por heredad en la tierra de Canaán, lo cual les repartieron el sacerdote Eleazar, Josué hijo de Nun, y los cabezas de los padres de las tribus de los hijos de Israel. Dios le da la orden de repartir la tierra a Josué. Caleb le dice Josué, repartí todo lo que queras, pero mi monte no lo tocas, mi monte no lo repartís. Repartí todas las bendiciones de quien quieras, pero mi monte es mi bendición y no lo vas a tocar. Yo tenía 40 años cuando Moisés me envió a reconocer la tierra y ahora tengo 85 y estoy tan fuerte como aquel día como para echar fuera esos gigantes de la bendición que me pertenece. Hay algo que le pertenece porque Dios se lo regaló. No lo pierda, no lo descuide. Cuide lo que Dios le dio. Porque si en lo poco es fiel, Dios lo va a poner en algo más grande todavía. Dios le va a dar más bendición todavía, cuide lo que tiene. Eso es seguridad, cuidar por pertenencia, porque es mío.

 

MUCHOS NO CONFIAN EN EL AMOR DE DIOS. Porque nunca les amaron, o les amaron condicionalmente pero no te amaron incondicionalmente, entonces. Cómo vas a creer en el amor incondicional de Dios; Efesios 1:3. 3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Estas serán meras palabras si no conocemos cuales son estas bendiciones espirituales. Puedes decir, yo no, nunca me siento como estoy en un lugar celestial, siempre siento estar como en un desierto, sufriendo aflicción y acoso. Las pruebas son comunes a todos, pero cuando la palabra dice en los lugares celestiales en Cristo no lo crees y es algo inalcanzable. Peros es lo que Dios dice de ti. Si estas en Cristo, entonces a los ojos del padre tú estás sentado cerca de él, a su mano derecha. Esto no es un punto teológico, sino una verdad, una posición basada en hechos. Así que ahora, mientras rindes tu voluntad al Señor, puedes reclamar todas las bendiciones espirituales que son parte de tu posición.

 

Génesis 24:1. 1Era Abraham ya viejo, y bien avanzado en años; y Jehová había bendecido a Abraham en todo. Que Abraham ya estaba entrado en años y el Señor lo había bendecido en todo. El Señor lo había bendecido en todo. No había una sola área de la vida de Abraham que no tuviera la bendición del cielo. En todo, imagínese en todo, murió de viejo, y bendecido en todo. Cuando se termine su vida, usted tiene que mirar para atrás y ver, he sido bendecido en todo, porque al que Dios bendice, queda bendecido por siempre. 

 

Cuide su bendición, cuide su trabajo, cuide su casa, cuide su auto, cuide su computadora, cuide a su familia, cuide a su jefe, cuide porque esa es la bendición que Dios le ha dado y si sabe cuidar lo poco, Dios lo pondrá en mucho. Salmo 23 5. 5Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Dios es un Dios de copas rebosantes, siempre, siempre, Hay cosas por conquistar, tú tienes mentalidad de tierra prometida, cuida tu bendición para que venga más. Porque el que está bendecido quedará bendecido siempre.

 
 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR