Tu Esperanza y tu Futuro

 

CITA BIBLICA: Números 6:24-26.

 

INTRODUCCION. Alguien dijo que nosotros no somos responsables de la cara que tenemos cuando nacemos pero sí somos responsables de la cara después de los 30 años. ¿Porque? Hay cambios en la vida, opresiones y situaciones espirituales que dejan huella en la cara. Ahora Cuando te presentas delante de Dios y logras intimar y tener comunión con El, algo pasa. Lo semejante atrae a lo semejante. se nos van pegando sus cosas, de modo que nuestro rostro se ve más radiante, por eso la Biblia nos da no solo un concepto que tiene que ver con el deseo de Dios, sino una bendición sacerdotal; hacer brillar su rostro sobre nosotros. ¿Por qué? Cuando Dios hace brillar su rostro sobre ti y te da paz y tu cara cambia. Dios quiere que cuando te presentes delante de Él, tu cara esté radiante. Durante la semana, escuchas los noticieros, ves la sangre que chorrea por el televisor, además tienes problemas con tu hijo, con tu esposo, con tu suegra, etc. y tu cara se te va  arrugando. Hay problemas por todos lados. Pero llega el domingo, asistes a la iglesia y Dios te cambia la cara. Solo la presencia de Dios sobre tu vida produce cambios.

 

AFLICCION, CONFLICTO, NO SABES QUE HACER CON LA VIDA, COMO RESOLVER LOS PROBLEMAS. Como algunos cristianos que usan frases como: Esto que me está sucediendo es injusto, no me lo merezco, Yo le he pedido a Dios pero Él no me contesta, está enojado conmigo, Estaré pagando por algún pecado que he cometido, Tengo fe, pero Dios no me contesta. Estás equivocado, (a) Eso es como decirle mentiroso a Dios. Jesús dijo: Al que cree, todas las cosas le son posibles. ¿A quién vamos a creer? ¿A nuestra cara, a la frase o a la Palabra de Dios? Yo prefiero creerle a la palabra de Dios. Cuando somos incrédulos y negativos, nuestra cara se empieza a arrugar, no es una cara de fe, ni de esperanza, sino de negativismo. Dios, hoy, te quiere cambiar la cara, Él quiere hacer algo nuevo en ti. Con esas frases lo que haces es llevar la incredulidad, el negativismo, y el pesimismo a cuestas; son expresiones totalmente distintas a las que usa alguien que tiene cara de fe y confiesa: Yo sé que mi redentor vive. Me levanto y declaro que veré la gloria de Dios, que saldré de esa situación y que Dios está preparando un futuro mejor para mí. Un creyente se muere confesando la palabra de Dios: Salmo 23:4. 4Aunque pase por el valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque Tú estás conmigo; Tu vara y Tu cayado me infunden aliento.


TÚ DECIDES. Tú eres dueño de creer esta palabra, o puedes decir: Tal vez es para mí y seas un poquito consolado, un poquito bendecido y recibas un poquito de paz pero todo lo demás es duda, escepticismo. Marcos Witt con 25 años de ministerio. Se presentaría en Uruguay, pero al Pr. Jorge Márquez lo llamaron desde USA y le dijeron que no podría asistir y que oraran por él porque estaba deprimido y había pensado dejar su ministerio y estaba buscando trabajar de aviador en una compañía aérea. Unos amigos a quienes él había ayudado mucho, a quienes les había publicado canciones lo habían acusado de homosexual. M, W. dijo con lágrimas: Jorge, yo no soy un homosexual. Su esposa le dijo que estaba loco si pensaba trabajar de aviador y lo mandó a seguir en el ministerio. Hay que casarse con mujeres buenas. Después de la crisis Marcos compuso una canción muy sencilla pero profunda: Dios ha sido bueno. Salió de esa crisis. Dios lo consoló. Salmo 23:6. 6Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa del SEÑOR moraré por largos días. Anhelo que la bendición que está sobre mí, esté también sobre ti. Deseo que esta palabra que Dios me dio, también se cumpla en ti. Dios, hoy te promete un futuro venturoso y te dice: 

 

Jeremías 31:16-17. 16Así dice el Señor: Reprime tu voz del llanto, Y tus ojos de las lágrimas; Hay pago para tu trabajo, declara el Señor, pues volverán de la tierra del enemigo. 17Y hay esperanza para tu porvenir, declara el Señor, los hijos volverán a su territorio. Dios le dice al profeta;  no hay porque llorar, seca tus lagrimas, lo que has hecho lo han Visto mis Ojos y de cierto tienes tú recompensa. ¿Sabe? Las cosas que para este mundo son riquezas, beneficios, bienestar para el Reino de los Cielos no son nadaa, son polvo. Hasta nuestro cuerpo para el Cielo es polvo. Para Dios lo importante eres tú, tú espíritu, tú alma Dios no quiere que se pierda, sino que a su lado tenga Vida Eterna. Por tanto te dice no te preocupes, no llores, no sufras, por un amor que ya se fue, porque perdiste el trabajo, porque no tienes que comer. Ustedes tienen casa, habitación, riquezas acumuladas en el Cielo donde la polilla no come, tienes un puesto que ni los Ángeles en el Cielo poseen. ¿De qué te quejas? ¿Por qué lloras por algo que mañana ya no será?


Jeremías 31:18-20.  18Ciertamente he oído a Efraín lamentarse: Me has castigado, y castigado fui Como becerro indómito. Hazme volver para que sea restaurado, Pues Tú, SEÑOR, eres mi Dios. 19…Porque llevaba el oprobio de mi juventud. 20¿No es Efraín Mi hijo amado? ¿No es un niño encantador? Pues siempre que hablo contra él, Lo recuerdo aún más. Por eso Mis entrañas se conmueven por él, Ciertamente tendré de él misericordia, declara el Señor. Efraín era la tribu más grande de Israel, la más dominante y la más pecadora. Fue tan malo el reino de Efraín que se mezcló con otras naciones y comenzaron a adorar otros dioses provocando a celos a Dios. Vino sobre Efraín el juicio de Dios, lo que habría prometido sobre él y tan fuerte fue el castigo que Efraín desapareció, las 10 tribus del norte desaparecieron y se llaman las 10 tribus de la dispersión. Nadie sabe dónde están los descendientes de esas diez tribus. No obstante, Dios ha dicho que los va a recoger, que los traerá a Israel y que hará de Efraín y de Judá un solo pueblo bajo su mano.

 

Dios es como esa madre que aunque el hijo ha hecho todo mal, Dios no ve lo que tú eres, no ve lo que has hecho. Dios ve lo que puede llegar a hacer contigo. Así es el corazón de Dios. Él no te desecha, no se ha olvidado de ti. Está esperando que cambies de actitud, espera que le creas que tu futuro en Él y con Él sea mejor. Quizá has pecado y le has fallado tanto a Dios. Te crees desechado de parte de Dios. No, no todo está perdido. Estará perdido el pasado, lo viejo y todo lo que has hecho hace tiempo atrás pero Dios quiere hacerse cargo de tu futuro. Qué no te acuse el diablo. Quizá has cosechado mal porque has sido escéptico, incrédulo, negativo, pero hoy Dios te habló, te ha dicho que hay salario para tu trabajo, te ha dicho que se va a encargar de tu futuro. No puedes vivir un presente feliz si piensas que algo malo te va a pasar en el futuro. Si estamos en las manos de Jesús nada malo nos va a suceder Puedes decir: Mi futuro está en las manos de Jesús. Dios me va a pagar, Él no es deudor de nadie. ¿Te habló Dios? ¿Cómo vas a responderle? Hoy puede resplandecer la gloria de Dios sobre tu rostro. Necesitas decirle a Dios: Toma mi vida, hoy te entrego mi futuro, voy a dejar de angustiarme por mi porvenir, creo que tú me vas a pagar, creo que me vas a bendecir.

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR