MI NORMALIDAD ES SER BENDECIDO

 

CITA BIBLICA: LUCAS 7:1-10.

 
INTRODUCCION. Algunas personas toman por normal, que te roben es normal, si de cada diez, a nueve te robaron, es normal, sí, porque la normalidad estadística se mueve por números. Otro criterio es el utilizado por la ciencia, por ejemplo. Se comparan los mamíferos superiores con el ser humano y dicen, si los monos hacen esto, entonces es normal, porque los hombres venimos del mono, lo comparan. Esa no es mi normalidad. Si en un pueblo funcionan de tal manera, todos lo hacen, eso es una normalidad social, si muchos lo hacen es normal, si muchos no lo hacen no es normal. Nosotros los cristianos no tenemos ni la normalidad estadística, ni la científica, nuestra normalidad es lo que Dios nos dijo que nos va a suceder, nuestra normalidad es lo que Dios nos prometió.

 

LUCAS 7:7. 7por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero di la palabra, y mi siervo será sano. Como decir: Señor yo quiero que tu ahora hables la bendición, porque yo quiero incorporar lo que tú vas a hablar a mi casa. No somos cristianos religiosos, un verdadero cristiano es alguien que ha incorporado a su hablar, lo que Dios le ha dicho y lo que ha prometido, y Dios te ha dicho que tu normalidad no es lo que le pasa a todo el mundo, tu normalidad es lo que Dios dice: te bendeciré y serás de bendición, tu normalidad es estar bendecido en todas las áreas de la vida. Pastor en mi familia todos se suicidaron, se han muerto de cáncer, pero a ti no te va a pasar, tu descendencia será bendita. Tenemos que aprender a declarar que nuestra normalidad va a ser lo que Dios nos prometió y Dios nos prometió bendición. Porque el que murió en la cruz venció al diablo, a la muerte y al pecado para que nosotros estemos bendecidos en todas las áreas.


BENDICION QUE SIEMBRO, BENDICION QUE ATRAIGO. Siempre hay nuevas bendiciones. Perdiste el trabajo, se viene una nueva bendición. Nosotros no nos amargamos por eso, cuando algo sale de nuestra vida es porque Dios va a mandar algo mejor. Moisés estaba en Egipto, era príncipe, mata a un egipcio y Dios lo saca de Egipto y lo mete en una montaña a pastorear ovejas. Saben por qué Dios lo sacó de Egipto y lo metió en la montaña, porque sino ese Egipto iba a terminar matándolo. A veces Dios te saca de un lugar para cuidarte de ese lugar, porque él sabe que ese lugar algo te puede acontecer. Que no te infarte, si Dios te saca de un lugar, te lleva a una montaña, pero en esa montaña te parece que has tocad fondo, Dios te va a dar algo mejor, te suelta algo mejor, porque los que estamos bendecidos sabemos que, una nueva bendición vendrá.


CUANDO MOISES ESTABA EN EGIPTO. Era príncipe, y de pronto Dios le hace perder el título, lo manda a la montaña con las ovejas, lo convierte en un pastor, de príncipe a pastor pareciera que cayó en lo más bajo, perdió su título, su dignidad, pero allí en esa bajeza de pastor, según lo veían los egipcios, Dios le dijo, es que no eres un príncipe, te voy a dar algo mejor. Serás un conquistador de tierras nuevas, eres el Cristóbal Colón de la fe, eres la persona que va a abrirle camino a dos millones de personas, para guiarlos a la tierra de abundancia, de leche y de miel. Egipto te echó de su sistema, pero yo nunca te echare de mi sistema, te recibiré para darte bendiciones nuevas para tu vida.

 

EL CENTURION ARMO UN PLAN MILITAR. Necesitamos el milagro para el criado. Primero envió a unos ancianos: 4Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto; 5porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga. Jesús va, cuando se entera, manda a un segundo grupo, a unos amigos, era un estrategia. Tienes que armar un plan para ser bendecido, porque la bendición no viene gratuita, la bendición no te va a caer del cielo así nomás, tienes que sentarte, prepararte, estudiar y evaluar. Él mandó primero el pelotón de los ancianos, luego el pelotón de los amigos y no funciono, Por qué. Porque el Señor quería hablar con él. Entonces el centurión le dijo: soy puesto bajo autoridad, doy órdenes así que te pido que tú hagas lo mismo con la enfermedad de mi siervo y Jesús se asombro y dijo: éste les ganó a todos y a todos los del país. Hoy suelto algo en ti que va a sorprender al Señor y el Señor va a hablar de ti delante de los demás y va a decir, este hijo mío, esta hija mía, tiene un nivel de fe extraordinario, yo le voy a bendecir su casa, esa es la gente bendecida, gloria a Dios.

 

LAS BENDICIONES SON COMO PEDRO Y ANDRES. Quiénes eran Pedro y Andrés. Apóstoles del Señor y eran hermanos. Pedro predica y se convierten tres mil, luego vuelve a predicar Pedro y se convierten cinco mil en dos días. Las bendiciones te pueden venir de a miles como de a uno. Sabes cuántos ganó Andrés a uno y a quién a Pedro, pero ese uno ganó a ocho mil. Dios te va a conectar, harás una conexión, pero esa conexión te abrirá toda la tierra, vas a ver el talento donde otros no lo ven, somos gente bendecida, hoy es el día que hizo el Señor, hoy vamos a estar bendecidos, sólo hace falta que hoy nosotros digamos la palabra, que hoy hablemos fe, que hoy digamos: acá estoy Señor, yo te creo, soy bendecido, seré de bendición, todo me saldrá bien, hoy llenaré este lugar de tu gloria y cuando este lugar sea lleno de tu gloria, los otros lugares recibirán el milagro, los hospitales, los familiares, nuestro barrio, nuestra ciudad, hablamos fe, levantamos manos de victoria y ordenamos el milagro, amén, amén.

 

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR