LA FE QUE SE EXPANDE

 

CITA BIBLICA: SANTIAGO 2:26.

 

INTRODUCCION. El mundo de hoy tiende a cuestionar a las personas que tienen fe, considerándolas ingenuas, ilógicas, supersticiosas. Ya que para ellos es difícil creer en algo o alguien sin poder verlo con los propios ojos y tocarlo con las propias manos. La fe no la demostramos con teorías, las teorías de alguna manera se verifican, en cambio la fe no se verifica, si no que se demuestra y cómo se demuestra con las obras, con resultados, con el comportamiento y expandiendo lo que hacemos. La base de nuestra fe, son nuestras creencias doctrinales y estas se verán reflejadas en la manera en que nos comportamos. Si nuestro comportamiento no es coherente con nuestras creencias, entonces no lo creemos verdaderamente.

 

Génesis 13:15. 15Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Otras versiones dicen. Voy a darte toda la tierra que alcances a ver o que abarca tu mirada. En otras palabras Dios nos dice: Hasta donde puedas ver, hasta donde llegue tu visión, hasta donde llegue tu fe hasta allí podrás llegar, no más. Dios le había prometido una descendencia numerosa a Abraham y en este momento le estaba dando la tierra que alcanzara a ver. Hasta dónde alcanzamos a ver en nuestro corazón hay un sentir de ir por más para eso se necesita poner una visión muy clara en todo ese sentir. Esto significa ir a nuestro futuro a través de la fe y verlo tal y como queremos que sea, paso a paso con un plan organizado, de cómo podemos llegar hasta allí. José y María tenían una visión clara, el Mesías debía nacer y no fue un asunto fácil. Tuvieron dificultades, se cerraron puertas, persecuciones, temores, pero la visión los mantuvo en perseverancia y lograron abrazar su visión. 

 

Si Dios le dijo Abraham voy a darte toda la tierra que alcances a ver es tiempo de levantar nuestra mirada para ver todo el horizonte que Dios tiene para nosotros, vamos a llegar muy lejos y nada nos va a detener, vamos por todo el territorio asignado para nosotros, en el nombre de Jesús. Aprendimos, vivimos y obtuvimos logros en un pasado, que tal vez fueron buenas para ese momento pero no podemos estancarnos en lo viejo y conocido dejemos atrás los episodios de lo que hubiera sido. Dios es un Dios de nuevas oportunidades, el que abre camino en el desierto y ríos en la soledad. Nos creo para encarar nuevos y grandes desafíos en todo tiempo. Lo que logramos en un pasado fue un escalón para hoy poder llegar a muchos más resultados. Dios es amplio y generoso y no nos vamos a quedar estancado, vamos por muchísimo más, por cosas grandes y nuevas, en el nombre de Jesús.

 

Mateo 17:20. 20Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Que sucedió en el principio de la creación, el hombre que Dios creó a su Imagen y semejanza se transformó en un ser lleno de limitaciones, dominado por sus pasiones, incrédulo por naturaleza y con una mente oscura, carnal, cerrada al espíritu. Cuando vivimos con un conocimiento limitado de dios y nuestra mente no ha sido renovada por el Espíritu esa ignorancia nos lleva a vivir una fe limitada, y la incredulidad nos paraliza, nos ata, nos acorrala a una vida religiosa, llena de normas humanas y de impotencia.

 

TENEMOS LÍMITES Y ESTOS ESTAN EN NUESTRA MENTE. Pero si tenemos fe como un grano de mostaza para nosotros nada será imposible. De que nos sirve tener grandes promesas acerca del Señor, no nos servirán de nada si nuestra mente esta encasillada en conceptos limitados y preconcebidos. Dios nos ha hecho criaturas nuevas no con viejos y obsoletos paradigmas que nos ponen en un destino común, siguiendo la corriente que todos siguen y en lugar de ser los protagonistas, llegamos a ser siempre los espectadores. La mente es como un paracaídas, funciona solo si la abrimos. Vienen cosas nuevas, las puertas fueron abiertas, no te cierres a lo nuevo que Dios quiere hacer, recibe cosas que ojo no vio, no oído oyó ni habían sido imaginadas  porque  Dios las  preparo para ti.

 

Marcos 7:7. 7Pues en vano me honran,  enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Jesús dijo a los fariseos que ellos se preocupaban mas por las apariencias, imponiendo mandamientos de hombres como si fueran de Dios. Lo mismo pasa hoy con la religiosidad y el legalismo, nos quieren imponer un estilo de vida enmarcado en ideas de hombres, donde nada nuevo puede suceder, donde viejas y equivocadas costumbres nos condicionan y no nos permiten crear, ni expandirnos ni afrontar nuevos desafíos. Tenemos que aprender a conectarnos con el destino que Dios tiene para nosotros y no con mandatos culturales que otros nos impongan. Tenemos que dejarnos guiar por el Espíritu Santo para hacer lo que, otros no hacen y así ser de mayor  bendición.


HAY MUCHOS TIPOS DE FE. Fe para salvación, sanidad, confiar en Dios, para recibir provisión, Pero hay una fe que es una fe de avance y conquista, una fe que no ve límites, solo ve posibilidades y expansión. Es la fe de Josué y Caleb, que con la promesa de Dios avanzaban por más, su mirada estaba puesta siempre en el próximo paso. No debemos limitarnos a quedarnos en logros pasados ni presentes vamos por mas conquistas, por más influencia, por más expansión en el nombre de Jesús. Nuestra fuerte confianza esta en Dios, la confianza genuina en el Señor produce una seguridad en lo que hacemos.


Fuimos creados para llegar a más de lo que podemos imaginar, Por qué. Porque en Cristo tenemos la capacidad. Si Jesús murió para romper límites, no permitas que haya cosas que te limiten. Cristo dio todo lo que tenía. No guardo nada para sí. Se vació de todo lo suyo. Ahora Su reino no tiene límites y nosotros somos parte de ese Reino los límites los pone él, pero debemos movernos en sus límites y no en los tuyos. Las cosas del espíritu son locura para los carnales.

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR