PORQUE DIOS PERMITE EL MAL

 

CITA BIBLICA: 1ª Pedro 1:7.

 

INTRODUCCION. Si Dios es tan bueno porque existe tanta maldad y porque lo permite. La respuesta correcta no es, donde esta dios sino donde está el hombre. Salmos 115:16. 16Los cielos son los cielos de Jehová y ha dado a la tierra a los hijos de los hombres. La verdad es que se trata de un tema propio de la soberanía de Dios. Dios permite el mal porque él quiere manifestar su gloria, sin el conocimiento del mal nunca podríamos haber apreciado la gloria de Dios. También formamos el carácter de Cristo en nosotros y él usa los sufrimientos para la formación de ese carácter. Aunque el mal está vencido, aún sigue presente; pero un día, Dios enjugará nuestras lágrimas y nunca más habrá llanto ni dolor, porque habrá desaparecido para siempre.

 

Dios nos trasladó de la muerte a la vida. Mudando los títulos negativos que teníamos, como hijos de ira, hijos de desobediencia, hijos de perdición, hijos del diablo. Títulos que fueron cambiados cuando nos transformó mediante la luz del evangelio. 2ª. Corintios 4:6. 6Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.  Dijo Dios, sea la luz; para nosotros, es como si hubiera dicho, sea la cruz, porque fue la obra de la cruz, lo que iluminó nuestros corazones, esto produjo un cambio radical, una operación divina, un milagro, en el cual nosotros no tuvimos ninguna participación, no fue por nuestras obras, ni porque buscamos a Dios. Él nos buscó a nosotros; él lo hizo todo.

 

TRES CATEGORIAS QUE AGRUPAN A LOS HIJOS DE DIOS. Los recién nacidos, disciplinados y los hijos manifestados. Fuimos recién nacidos y llegamos por un milagro de Dios. No había posibilidad de cambio para nosotros. La fe que es un don de Dios, nació en nosotros cuando el espíritu santo nos tocó con la palabra del evangelio. Y nosotros obedecimos, creyendo en el Señor. 1ª. Juan 2:12. 12Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre. 13Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre. 14Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno. Se muestra aquí una escala ascendente de hijitos, jóvenes y padres. Dios quiere llevarnos de menos a más. A que lleguemos a una estatura espiritual en donde Dios ponga en nosotros su autoridad, Su gracia, Su nombre para que podamos actuar en su representación. En esto consiste la madurez espiritual. Ahora, cómo Dios logrará esto, Cómo se alcanza este crecimiento. Entonces, aquí aparecen los hijos disciplinados.

 

HIJOS DISCIPLINADOS. Hebreos 12:6. 6Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Azotes son los sufrimientos. Aquí vemos que Dios está permitiendo el mal. Él le dice a Israel: Isaías 43:2. 2Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. El permite que pasemos por el fuego y por el agua. La Disciplina de Dios es formativa y correctiva. Algunos no les gusta decir que Dios castiga a sus hijos, prefieren hablar de disciplina, y de que esa disciplina es algo así como un consejo. Lo importante es no tener una idea equivocada de Dios, al no tenerla no tendremos un conocimiento adecuado de él. Él trata a sus hijos con amor; pero cuando no obedecen y van por malos caminos, necesitan ser disciplinados. Los hijos de Dios tienen que aprender a discernir lo que Dios quiere, ser capaces de elegir, de tomar decisiones, para actuar correctamente.

 

DIOS SALVA Y CORRIGE. Dios corrigió a Israel con grandes juicios. Con mano poderosa los salvó, pero también con mano severa los corrigió. Cuando no obedecían, les enviaba castigos, sequías, lluvias y aun ejércitos enemigos, para que Israel se volviera a Dios. El corazón del hombre es muy duro. Somos tan duros, difíciles de quebrar; por eso, Dios usará el quebrantamiento, y nos hará pasar por el fuego y por el agua. 1ª. Pedro 1:6. 6En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas. Aquí tenemos el símbolo del fuego, que significa la prueba, las aflicciones, los males que Dios permite, con un propósito  formar a Cristo en nosotros.

 

Cuando Jesús estaba a punto de enfrentar la mayor de las pruebas, en Getsemaní dijo que         su alma estaba turbada y pidió al Padre que lo salvara de esa hora de prueba y glorifico a Dios en medio de la prueba.  Juan 12:27-28. Cómo se glorifica Dios y quien es el que lo glorifica 2ª. Corintios 4:6. 6Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. El que anda en tinieblas no glorifica a Dios. Cuando alguien no tiene noción del mal, no puede conocer la gloria de Dios. Porque solo la justicia y el amor de Dios convergen perfectamente en la cruz del Calvario. Si el mal no existiera no hubiéramos podido apreciar lo maravilloso de Dios.

 

Ahora que somos luz podemos tener una visión más clara respecto del mal y el propósito que había en el. Ahora entendemos que nada nos separará del amor de Dios; ni la muerte, ni la enfermedad, ni la pobreza, ni el hambre, ni las persecuciones, ni ninguna cosa creada, ni lo que provenga de satanás y los demonios. 1ª. Juan 4:4. 4Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. El Señor tiene poder sobre el mal y no debemos tener temor. Los creyentes podemos pasar por las pruebas más terribles, así como ocurrió con el pueblo de Israel, cuando Dios les llevó hasta el límite de sus fuerzas, hasta el punto en que protestaron. Sin duda, siempre que el hombre es puesto en el fuego de la prueba, la primera pregunta que sale de su boca es: Por qué. Pero ahora sabemos que hay un propósito de parte del Señor.

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR