Honrar a Padre y Madre

 

CITA BIBLICA: Éxodo 20:12. Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.

 

INTRODUCCION. Cuando la Biblia habla sobre disfrutar de una larga vida en la tierra se refiere a los mismos días que Dios promete a los justos, Salmo 37:29. 29Los justos heredarán la tierra, y por siempre vivirán en ella. Lo que la Biblia promete al honrar padre y madre es, una vida eterna y no simplemente una larga vida en este mundo. Ahora, la Biblia nos hace ver de una manera severa lo delicado de este mandamiento; antes de entrar a la tierra prometida, Dios instruye al pueblo de Israel a ponerse en el medio de dos montes, uno llamado de maldición y otro de bendición, dirigían sus rostros sobre un monte, pronunciaban las bendiciones y al voltear su rostro al otro monte, se recitaban las maldiciones. Bendiciones y maldiciones a las que el pueblo tenía que decir Amén. Esta fue una manera muy didáctica de enseñar al pueblo de Israel lo que debían hacer y lo que no debían hacer, pues una de esas maldiciones tiene que ver con la Honra a los Padres. Deuteronomio 27:16. NVI. 16Maldito sea quien deshonre a su padre o a su madre. Y todo el pueblo dirá: Amén. 

 

1ª. Juan 5:16. 16Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida. Este mandamiento de honrar a los padres, es tan importante para Dios, que está contemplado entre los pecados de muerte. El Pecado de Muerte es un pecado deliberado, consciente, continuo y falto de arrepentimiento. Dios en Su gracia permite que Sus hijos pequen sin castigarlos de inmediato. Sin embargo, llega un punto cuando Dios ya no puede permitir que un creyente continúe pecando sin arrepentirse, entonces algunas veces Dios decide castigar a un cristiano, aun al punto de permitir la muerte. En la Justicia Divina hay pecados de los que el hombre puede y debe arrepentirse y Dios instruye sobre el camino de cómo borrar la culpa para que finalmente puedan alcanzar el perdón. Pero existen ciertos pecados por los cuales la justicia Divina no estipula un proceso de expiación, son tan graves para Dios, que lo único que estipula es la muerte, por Ej. el adulterio, el que un hombre se acueste con otro hombre como si fuera mujer, el asesinato, la hechicería. Pero el no temer y respetar a los padres, es un pecado que la Justicia Divina califica de pecado de muerte. Estos pecados de muerte son tan graves, que el Apóstol Juan advierte que NO se debe interceder por ellos.

 

LA JUSTICIA DIVINA HOY EN DIA. Salmo 103:6. 6Jehová es el que hace justicia Y derecho a todos los que padecen violencia. La Justicia Divina tiene que ver con usted y con sus hijos, tiene el poder de pagarle de acuerdo a sus actos, tiene su propia luz, que resplandece para que la verdad se haga evidente. Claro que hoy en día, en esta generación malvada, en donde la rebeldía juvenil es cosa de la edad y los padres tienen que aguantar las insolencias de sus hijos y comprenderla como algo natural, algo que es imposible de asimilar. La maldad de este mundo es tanta, que para el hombre de hoy en día la instrucción de Dios parece injusta, pareciera que los religiosos de hoy en día, tienen mucho que enseñarle a Dios sobre la bondad, la misericordia y el amor, ya que para ellos, la justicia Divina expresada en 1ª. Juan es demasiada severa.

 

Hoy en día los padres son los primeros en ponerse al frente de los hijos para que estos no sean castigados por su  insolencia, creyendo que de esa manera aman a sus hijos, nada mas apartado de la verdad. Hoy la mayoría de nosotros conoce padres que le temen a sus hijos, tienen hijos tan abusivos e insolentes que regañan a sus propios padres y los corrigen, hoy en día todos conocemos padres que obedecen a sus hijos y les temen, de esa manera podemos apreciar que tan apartados está esta generación de la voluntad Divina. Levítico 19:3. 3Cada uno temerá a su madre y a su padre… La palabra temerá no significa temblar ante la presencia de sus padres. Lo que quiere decir es que usted debe tener un respeto santo por su padre y por su madre. Usted podrá objetar: Pero mis padres no son dignos de respeto. Con todo respeto, usted tampoco lo es. Nosotros no somos dignos de respeto. Sólo hijos perfectos pueden exigir padres perfectos, y ningún hijo es perfecto. Nuestros padres son imperfectos. Usted también lo es. Por el contrario, Dios es santo y Él manda que debamos respetar a nuestros padres.

 

LOS PADRES TEMEN A LOS HIJOS. Pero la realidad es que hoy en día son los padres que temen a sus hijos, ahora son los hijos los que corrigen a los padres, son los hijos los que le gritan a sus padres, para los hijos de hoy en día los padres son tontos y atrasados y es por eso que la humanidad entera se hunde cada día más en las trampas de su propia maldad, la maldad es tanta, que los hombres son incapaces de reconocerla, nuestras sociedades agonizan día con día, padres irresponsables que abandonan a sus mujeres e hijos es común hoy en día, cada uno de nosotros conoce de cerca a por lo menos 10 hogares desintegrados, dentro de nuestras amistades hay varios que crecieron sin padre, y la mayoría de ellos experimentarán por lo menos el divorcio dos veces en su vida, y todo esto es consecuencia de una maldición. Deuteronomio 27:16. NVI. 16Maldito sea quien deshonre a su padre o a su madre. Y todo el pueblo dirá: Amén. 

 

UN HIJO REBELDE, UN PADRE SIN ENSEÑANZA. Definitivamente es necesario que quede establecido, para que exista un hijo rebelde, es necesario un padre que no le enseñó a honrar a padre y madre, el mandamiento de honrar a padre y madre si bien es un mandamiento que los hijos deben cumplir, debemos comprender que somos los padres los que debemos enseñarlo a cumplirlo a nuestros hijos, y que la mejor manera de enseñar es con el ejemplo, porque los niños aprenden más lo que ven que de lo que oyen. Todos conocemos la historia de Abraham y su hijo Isaac, un padre que envió a su siervo Eliezer a buscar esposa para su hijo, al traerla a casa dice la Escritura que Isaac tomó a esa mujer y la amó. Génesis 24:2-4. 2Y dijo Abraham a un criado suyo… 3…te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito; 4sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac. Todos los padres quisiéramos tener hijos como Isaac, nobles y obedientes, que tenía a su padre como un sabio, que sabía que su padre sabía más que él mismo lo que era mejor para él, así que, el que su padre le escogiera mujer era una bendición. Pero es necesario tomar en cuenta, que para tener hijos como Isaac, es necesario ser un padre como Abraham. Para los jóvenes de hoy en día, un Isaac pasaría por tonto, y un padre como Abraham sería visto como un tirano que no da libertad a su hijo, un entrometido, nada más distante de la verdad.

 

CONCLUSION. No se trata de que escojamos mujer y esposo a nuestros hijos, aunque indirectamente fomentamos un perfil, no físico sino del alma, conducta, buenos modales, etc. El mandamiento de honrar a padre y madre es tan importante y creemos que el no cumplimiento de este mandamiento, es una de las causas de la degeneración de nuestras sociedades, sociedades que agonizan por la falta de valores morales.

 

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR