Producir y Multiplicar

 

CITA BÍBLICA: Job 42:10.


INTRODUCCION. Una de las crisis más comunes que viven los cristianos son las crisis financieras. El miedo, los temores, las deudas, los pagos producen un estancamiento de la visión y del plan de Dios para la tierra y para el hombre. Génesis 1 nos habla cuando Dios hizo al hombre y también de producir y multiplicar. Cuando se deja de producir es cuando entran los espíritus de ruina, pereza, destrucción que en ocasiones llevan al suicidio y a la enfermedad. La tierra, los animales producen y se multiplican a diario por el Poder de La Palabra de Dios  que hasta hoy en día sigue siendo para nosotros, que fuimos hechos a Su imagen y semejanza. Desafortunadamente, la mente del cristiano entra en etapas de conformismo y si no se actúa, no se puede salir de la escasez. Hay que actuar para producir. Dios dio al hombre dones y talentos para cazar animales y prepararlos con sus manos por que lo hizo productivo. Job vivió principios que le permitieron alcanzar la restauración y la multiplicación, y el cumplimiento de la palabra de Dios; y lo llevaron a poseer el doble de lo que tenía antes de ser tocado por Satanás.


JOB 1:1. 1Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Job no hacía nada que entristeciese el corazón de Dios. Nosotros, nuestros negocios y trabajos, deben sustentarse en códigos de ética y moralidad que no dañen a las personas que nos rodean y así no dañar a Dios. No podemos operar bajo principios de deshonestidad, mentira, trampas, engaños. No podemos tener negocios que no paguen impuestos por más que sean altos; si Dios te dio el negocio, te da para pagar los impuestos y pagar el diezmo. MARCOS 5:11. 11Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. Vemos un hecho controversial donde Jesús permite que una legión de demonios entre en un hato de 2.000 cerdos al liberar a un hombre poseído. Los cerdos se ahogan en el mar luego de caer por un barranco. ¿Por qué Jesús dañaría el patrimonio de un hombre? El dueño de los cerdos al parecer vivía bajo las costumbres de ese tiempo que venían de la ley de Moisés, donde no era lícito comer carne de cerdo por que era inmunda; por lo cual, el criar cerdos podría ser catalogado como un negocio ilícito aunque fuese carne muy rica. Por esto cuando en tu trabajo o en tu negocio existe algo que no huele bien, a Dios no le agrada y las finanzas se pierden como echadas en saco roto. Job era hombre perfecto y recto, por esto La Palabra de  se cumplió en su vida.


JOB 1:22. 22En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno. El temor de Dios. Pese a lo que sobrevino a Job, nunca blasfemo en contra de Dios. Pudo haber reclamado a Dios por su condición, pelear con El, pedir misericordia, hablar a Dios con amargura. Se quejo, se lamento, pero sobre todas estas cosas, proclamó su soberanía, su justicia y su verdad y permaneció fiel. El temor de Dios es algo que el mismo Satanás puede identificar y sabe que no puede derrotar fácilmente en nosotros. JOB 1:9. 9Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? Desde que Job comenzó a seguir a Dios, todo le había salido bien. Satanás quería probar que Job adoraba a Dios no por amor, sino porque le había dado mucho. Esto es un análisis del porqué mucha gente confía en Dios, pero lo hacen por interés, siguen a Dios solo cuando todas las cosas van bien o por lo que puedan obtener.

 

Dios se le aparece en un torbellino y le habla de su omnipotencia y sabiduría, Job contesta: JOB 40:4.  4He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca. 5Una vez hablé, mas no responderé; Aun dos veces, más no volveré a hablar. La actitud de Job en esta plática con Dios es gratificante, como un hombre bajo prueba tan crítica, ha decidido responder con Obediencia y Humildad, de la forma que Dios espera. ¿Como contestarías a Dios en una situación de prueba?  Por más difícil que sea tu situación, no te quejes más, Dios sabe y conoce lo que es bueno para ti. No te preguntes más ¿Por qué? pregúntate: ¿Para qué? Que será lo bueno luego de esa tormenta porque luego de ella, nos daremos cuenta de la grandeza, la inmensidad y la misericordia de Dios para con nosotros y su justicia resplandecerá y seremos engrandecidos.

 

JOB 1:10. 10¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Aquí vemos que las posesiones que tenía Job, no fueron producto de una lotería. Quizás hubo herencia de parte de su familia como era costumbre, a Job le gustaba trabajar, porque dice Al trabajo de sus manos has dado bendición; y además, lo fue construyendo poco a poco por que habla de aumento. El secreto de hacer aumentar los bienes es trabajar con gran esfuerzo, desarrollar al máximo tu potencial. Puedes ser promovido de un empleado inconforme para ser un empresario exitoso aunque nos cueste.  Job llego a ser tan grande que era reconocido como el más grande de todos los orientales. Pero le fue necesario esforzarse. Piense si las aves viajan buscando el mejor clima para procrear y multiplicarse; si los peces recorren miles de millas para buscar alimento. Nosotros que siendo mayores que ellos, imagen de Cristo, llamados a permanecer y a multiplicarnos, ¿No podríamos luchar por las cosas que hemos perdido? La Palabra de Dios fue dada para producir y multiplicar desde el principio y para la eternidad.


JOB 42:11-13. 11Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro. 12Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, 13y tuvo siete hijos y tres hijas. Dice que cada uno de sus hermanos y hermanos y toda la gente que le conocía. No se cuanta gente le conocía pero cada uno de ellos le trajo una pieza de dinero y un anillo de oro. Job hubiese podido comenzar a vender los anillos para comprar de nuevo sus casas y con el dinero comprar su alimento. Pero este hombre supo invertir esta semilla para volver a recuperar no solo lo que poseía, sino administrar y llegar a poseer el doble. Job no se comió la semilla, la sembró.

 

CONCLUSIÓN. Puedes orar por restauración de finanzas y en tus palabras confesar que el Señor las restaurara al doble pero ¿que harás para que esto suceda? Dios no hace magia, no te va a dar millones y millones por que tu corazón se te puede dañar, pero si te entrega una semilla, la semilla se siembra, produce y multiplica. Dios declara Promesas y Palabras de bendición sobre nuestras vidas, y cielo y tierra pasarán pero No su palabra. Por lo cual es necesario que hagamos algo para que esa Palabra se cumpla. No estamos llamados a vivir en escasez, ruina o pobreza. Dios puso en nuestras manos muchos talentos para que los multipliquemos y hagamos con ellos grandes riquezas.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR