GRACIAS NO ES UNA PALABRA INOCENTE

 

CITA BIBLICA: GÉNESIS 28:15-16

 

INTRODUCCION. Somos agradecidos cuando alguien nos da, cuando la estamos pasando bien, cuando alguien nos bendice. Decir gracias es algo muy sencillo y nos sale naturalmente. Sin embargo, cuando estamos de bajón, tensos, en una crisis, se nos acumulan los problemas y no podemos resolverlos, decir gracias se vuelve muy complicado.  Gracias no es una palabra inocente, es una palabra poderosa. El no decir gracias nos hace perder poder para resolver las diferentes situaciones. La Biblia nos enseña que Dios nos agradece y cuando Él nos agradece, lo hace en público.

 

NECESITAMOS RECUPERAR EL PODER DE DAR GRACIAS. Jacob estaba durmiendo, como distraído y por eso creyó que Dios no estaba, pero el Señor estaba obrando en su vida. Esto nos pasa a nosotros. Dios está pero no nos damos cuenta, parece que miráramos hacia otro lado. Nos habituamos espiritualmente. Es como cuando se te rompe algo en casa, si no lo arreglas rápido, te habitúas a verlo roto y terminas viéndolo como algo natural, como un paisaje habitual. Dios siempre está presente, como está siempre en nuestra boca, al hablar, en una alabanza pero y así nos habituamos a Dios. El día que conocimos al Señor tomamos la decisión de vivir una vida sobrenatural y no una vida natural. Por eso, no debemos habituarnos a vivir cosas naturales. Dios quiere que vivamos sobrenaturalmente en todo tiempo. No te mantengas en lo que conoces, Dios te quiere dar revelación, regalarte un milagro, hacerte saltar de tu cama para decirte que vas a vivir un día glorioso.

 

CREEMOS QUE DIOS NO ESTA PORQUE NO SOLTAMOS. Tenemos que aprender el arte de soltar. Nos pasa lo mismo, queremos seguir controlando algo que ya no tiene que estar en nuestras manos. Tenemos que aprender el arte de soltar. Hay un momento en donde decimos, Ya. Ya hice lo que tenía que hacer, puse todo mi esfuerzo, mi inteligencia, mis armas espirituales. Ahora, Señor, te lo suelto. Cuando le soltamos a Dios nuestras cosas, es porque confiamos en que si EL tiene eso en Sus manos, Él va a hacer lo mejor para nuestra vida. Cuando sueltes algo, suéltalo no te cuestiones. Como padres nos cuesta soltar a nuestros hijos aunque ya sean mayores de edad. Nos cuesta porque queremos seguir controlando. Qué pasa cuando hervimos leche si nos quedamos mirando, no hierve; pero apenas nos damos vuelta, hirvió es lo mismo cuando soltamos, las cosas ocurren. 1ª. Samuel 2:30. 30Porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco. Honrar es agradecer. Es decir, Dios honra, Dios da las gracias, a quienes les damos las gracias. Dios no tiene nada que agradecernos; sin embargo, Él nos ama y lo hace en público.

 

OSEAS 2:5. 5Porque su madre se prostituyó; la que los dio a luz se deshonró, porque dijo, Iré tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida. Este es un discurso figurado al pueblo de Israel y lo trata como un pueblo traicionero e idolatra. Tiene referencia a la esposa de Oseas que se fue con sus amantes porque creyó que sus amantes le iban a dar su sustento y no se dio cuenta de que todo venía de mi mano. Nunca me honró y levanto ídolos, honrando a los amantes porque creía que le daban su sustento. Pero voy a quitarle todo y ella va a quedar desolada 6Por tanto, he aquí yo rodearé de espinos su camino, y la cercaré con seto, y no hallará sus caminos. Para seducirla y atraerla de nuevo y le voy a decir que todo lo que tenía se lo di yo, y le devolveré todo la plata y el oro porque ella reconoció. Dios te da las gracias cuando le agradeces. El agradecimiento es una semilla, al agradecer, estas sembrando. Y cuál es la cosecha del agradecimiento. Más agradecimiento, y así sigues recibiendo.

 

JESUS ENSEÑO A SUS DISCIPULOS A ORAR. Lucas 11:2. 2Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El significado es Señor haz que las cosas aquí abajo funcionen como funcionan allá arriba, que el cielo venga a mi vida, que el cielo se instale en medio del problema, de la enfermedad, de mi crisis. Cuando decimos venga tu reino le estamos pidiendo a Dios que ese lugar donde está Su trono, donde hay paz, donde los ángeles adoran, venga a mi vida Esta es la oración más emocionante que un ser humano puede hacer, que lo que está pasando ahora en el cielo empiece a pasar en nuestra vida también. Dile al Señor. Gracias Dios. Hay un poder que se desata cuando te atreves a decir gracias. No te habitúes, que tu gracias no sea una simple expresión. Acostúmbrate a saber que Dios esté presente, que Dios está trabajando en tu vida.

 

MATEO 6:6. 6Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Es decir, el Señor te va a dar un agradecimiento en público, la gente va a ver que tu familia se restauró, que tus hijos prosperaron, que tú saliste de esa enfermedad, que tu negocio empezó a funcionar, que tu vida económica dio un vuelco. Dice Salmos 23:5. 5Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores el Señor va a poner una mesa delante de nuestros angustiadores. Qué significa eso. Que nosotros somos un espectáculo de bendición para aquellos que nos han visto. Dios va a hacer que seamos un espectáculo de bendición. Acaso no tenemos motivos para agradecer.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR