Que No Falte Nada

 

CITA BIBLICA: SALMOS 1:1-3. BAD. 1Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, 2sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella. 3Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. Todo cuanto hace prospera.

 

INTRODUCCION. La prosperidad que Dios quiere que disfrutemos no es algo que se tiene en la mano, es algo que se tiene en el corazón. La palabra prosperidad, ha sido aprovechada y la han secuestrado a tal grado que la han despojado de su dignidad. No nos equivoquemos, la Biblia en efecto enseña la prosperidad y no voy a evadir la enseñanza solo porque el termino y su verdad han sido tergiversadas. La verdadera prosperidad basada en la Biblia tiene que ver con mucho más que Dinero, permítame decirle no se centra en el dinero. En su significado mas pleno realmente significa que no falte nada, quiere decir  están suplidas todas sus necesidades en cada aspecto de su vida. Que nada falte es muy diferente a que no haya problemas.

 

HEBREOS 11:35. 35Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados… 36Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. 37…apedreados, aserrados… Los héroes de la fe, experimentaron tremendas adversidades, incluso en medio de sufrimiento tan terrible, la provisión de Dios significo que a aquellos héroes no les falto nada. Cualquiera puede sentirse prospero en el lugar que sea, pero el milagro ocurre cuando usted conoce la prosperidad divina en medio de la persecución y la privación. Abraham, David, Salomón fueron hombres de riqueza, posición social e influencia; pero otros no como Elías, Eliseo y Juan el Bautista, no obstante experimentaron abundancia y no les falto nada porque sus necesidades fueron suplidas sobrenaturalmente. Elías bebía el agua del arroyo de Querit y los cuervos lo alimentaban de día y de noche, esto no fue más que un servicio en la habitación. Cuando se permite que el Señor se encargue, se experimenta la prosperidad bíblica.

 

LA PROSPERIDAD ES MUCHO MAS QUE RIQUEZA. Es la abundante y permanente presencia del Señor Jesús en una vida, esto hace la diferencia. Alguien dijo esta sabia expresión: El más pobre es rico con Jesús y el más rico es pobre sin Él. Conocer a Cristo y tener una relación personal con El, es la bendición más grande que una persona pueda conocer; esta es la abundancia que Dios guarda para nosotros, no perdiendo de vista esta bendición, cuando hay obsesión  por buscar la riqueza material, lo que hace limitar a Dios. Prosperidad es que no falte nada. Cuando todas nuestras necesidades son suplidas. Recuerde. En Dios no existe la escasez. El no tiene que racionar las bendiciones como para que le alcance a todos. No, la abundancia bíblica que experimentamos, Pablo la menciona: 2ª. CORINTIOS 9:8. 8Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra. Él es quien da semilla al que siembra y pan al que come, El es quien proveerá para la siembra y aumenta los frutos de su justicia, para que sea enriquecido en todo para toda liberalidad. Prosperidad es el fruto del Espíritu. Cuando El vive y esta activo en nosotros entonces conocemos la abundancia y su fruto que es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza y Pablo concluye contra tales cosas no hay ley. No se puede poner precio a estas cosas, no se puede comprar el fruto del Espíritu Santo, sin embargo el Señor nos prospera con eso, cuando nos rendimos a Él.

 

¿QUIEN ES EL QUE PROSPERA?  Para ello tenemos que comprender no solo lo que es la prosperidad, sino también la clase de personas a quien Dios prospera. El Señor trazo un apasionado retrato de los que la experimentan y lo que significa, en las Bienaventuranzas. MATEO 5:3. 3Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Las personas prosperas son pobres en espíritu, ¿Quiénes son? Aquellos que dependen y reconocen al Señor para toda necesidad en la vida y descansan en El para su sustento diario. Normalmente, queremos hacer casi todo independientemente de Dios. Sin embargo, con frecuencia nos chocamos cuando intentamos apoyarnos en nuestras fuerzas y capacidades, nos damos cuenta que no podemos hacer nada por nosotros mismos porque  ZACARIAS 4:6b. 6…No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. Entiende, no es tu capacidad, es su capacidad en ti. No hay nada que podamos hacer para merecer Su favor, Su gracia es gratuita y todo lo que podemos hacer es aceptarla.

 

LAS PERSONAS PROSPERAS SON LIMPIAS DE CORAZON. MATEO 5:8. 8Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Esta clase de limpieza es mucho más que una demostración externa de religiosidad. Nos habla de pureza, la cual debe fluir de lo más profundo de nuestro ser y se refleje en la misma medula de nuestra personalidad, lo cual llega a ser nuestra preocupación central. Kathryn Kulman, con frecuencia oraba diciendo: Señor, si hay en mí algo que tú no quieras, simplemente sácalo y mátalo. Eso es tener una pasión por ser puro ante el Señor y vivir una vida santa. El limpio de corazón disfruta de una clase especial de prosperidad que viene, al ver a Dios, son bendecidos con una intimidad cara a cara con Dios por medio de Cristo Jesús ahora y la bendición de estar delante de Él en la eternidad.

 

LAS PERSONAS PROSPERAS SON PERSEGUIDAS POR CAUSA DE LA JUSTICIA. MATEO 5:10. 10Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. En el momento en que usted se entrego al Señor, buscándole con todo su corazón y consagrándose a ayudar a otros a que lo conozcan, la oposición se levanto en su contra. La prosperidad no es una vida tibia, desabrida, es la bendición de Dios que significa que tu vida servirá para algo. Si tu vida está libre de tribulaciones, no estás en el lugar de bendición, estas fuera de posición;  perdiéndote la vida abundante ahora y una vida de recompensa mas allá. No significa ausencia de problemas, quiere decir una gran recompensa futura por sus problemas, que te posiciona en esa comunión elevada y santa. Como la sucesión de siervos del Señor que aventaja a los profetas que fueron perseguidos por causa de la justicia. Eres parte de una fraternidad escogida que disfrutará de la presencia de Dios por la eternidad. Esta es la forma más elevada de prosperidad. FILIPENSES 3:7. 7Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.

 

CONCLUSION. El Señor derrama prosperidad sobre Sus hijos Obedientes y un aspecto extremado e importante de la obediencia es el dar  o sea cumplir con los principios de Diezmar, Ofrendar.

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR