CANCELANDO LA MENTALIDAD ESTRECHA

 

CITA BIBLICA: JUAN 2:7-11.

 

INTRODUCCION. Dios nunca te dará recursos sin antes cambiar tu mentalidad, porque si tu mentalidad es estrecha y Dios te da recursos, los vas a volver a perder, porque tienes mentalidad pobre. Dios no quiere que nadie viva en pobreza, es un estado mental de maldición. Una persona no tiene para comer y está preocupada, pero hay gente que gana bien o tiene dinero de más, pero también está preocupada. El tema dinero es externo y ese no es el asunto; el asunto es la pobreza, la estrechez mental. Jesús transformó el agua en vino, porque quería que la fiesta continuara, o sea servimos a un Dios que quiere que la fiesta continue. Yo no sé qué es lo que se te acabó, el vino, el dinero o la salud; pero el Señor cuando venga a tu vida va a multiplicar todo lo que se te ha perdido. Dios no llega para amargarnos la fiesta, es para darnos gozo, restaurar la alegría, para activar las ganas de vivir y para que la fiesta continúe.

 

Pídele a Dios que llene tu mente de pensamientos de fe. No le pidas dinero, eso es escasez. El vino tu sueño, Agua tus pensamientos. Deja que Dios llene tus pensamientos, porque tus pensamientos de fe se van a transformar en tu sueño. Saben cuál es el problema de los cristianos. Dicen la palabra de fe pero no la piensan, todo me saldrá bien, por dentro piensan, ni Dios me saca de esto. Tú te casas con tus pensamientos. No se trata de pensamientos positivos, hablamos pensamientos de fe. Piensa todo el día en lo que Dios prometió. Cuando te levantas, di mis huesos están llenos del Espíritu Santo, mis músculos cobran fuerza, estoy sano, voy mejorando, Dios está conmigo. Es algo que lo dices, que lo piensas y que lo crees. No es una confesión, no es un pensamiento positivo; es una manera de pensar, una mentalidad de fe. 

 

PROVERBIOS 23:7. 7Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. somos una realidad interna y externa. De acuerdo a tus pensamientos va a ser tu mundo exterior, la realidad externa es el reflejo de tu mundo interior. Venimos a iglesia para llenarnos de la palabra de Dios, incorporarla a nuestra mente. Tú estás casado con los pensamientos de Dios. Filipenses 4:8. 8Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Tú puedes declarar y gritar en una reunión, pero si no tienes una mentalidad de fe, una mentalidad de milagro, una mentalidad de gloria, entonces no vas a salir de pobreza, porque pobreza es tener una mente estrecha y lo primero que Dios hace es enriquecerte la mente. Cuando eres rico en tu mente toda tu realidad exterior terminará obedeciendo a tu realidad interior, que son los pensamientos de Dios.

 

EL MILAGRO DE CANAAN NO FUE CONVERTIR EL AGUA EN VINO. El milagro más grande en la fiesta fue que Jesús hizo tiempo para ir a la fiesta, porque tenía tres días nada más para hacer lo que tenía que hacer y dijo, empiezo con una fiesta. Por qué no sano o hizo otro milagro. Porque El es Dios y lo que hace lo hace bien y con excelencia. Si el hombre más importante de la historia hizo tiempo para ir a una fiesta y pasarla bien. Cómo nosotros no vamos a hacer tiempo para estar hasta la hora que sea cantándole al nombre del Señor. Tenemos que disfrutar cada momento. Lo que Dios va a hacer siempre es bendecir tu mente. Tu mente es el campo de batalla; lo primero que tenemos que hacer es llenarnos de los pensamientos de Dios, empezar a pensar.

 

LUCAS 18:1-3. 1También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, 2diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. 3Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo. Hazme justicia de mi adversario. El juez era malo y perverso, y le decía no te voy a hacer nada, y la viejita insistía. Al final el juez dijo le voy a hacer justicia a esta viejita porque me tiene harto. Así tienen que orar. Yo no entendía la parábola, cómo tenemos que orar. Padre dame, Padre dame, no.

Si tu oras porque tienes una necesidad, sea dinero, salud, trabajo, soledad siempre vas a ser pobre, pero si tu necesidad es orar, siempre vas a ser rico. Si tu, buscas a Dios por una necesidad siempre vas a ser pobre; pero si tu necesidad es orar tengas motivos o no, siempre vas a ser rico. Todos los seres humanos tenemos tres necesidades vitales comer, dormir y Dios. Sabes por qué yo vine acá. Porque lo necesitaba; yo necesitaba venir acá, yo necesito orar. Cuando no duermes, necesitas dormir; y cuando tienes hambre, necesitas comer. Tú necesitas de Dios; buscamos a Dios por una necesidad, llegamos por una necesidad, y Dios suple.

 

PERO AHORA QUIERO QUE ME NECESITES A MI, necesito que me adores que digas, Anhelo estar en tu casa, yo te necesito, tu eres Dios. No vine para pedir, te necesito Señor. Esa es la gente próspera y bendecida. El evangelio no es simplemente cambiar conductas, no es no fumes porque es malo, no robes es malo, no diezmes es malo; Dios no trabaja así. Si Dios toca tu corazón dejas de robar, dejas de fumar, empiezas a diezmar y te alejas de todo lo malo. Lucas 7:37. 37Entonces una mujer pecadora trajo un frasco de alabastro con perfume. Llorando se tira a los pies de Jesús y lo derrama. 8A los discípulos se enojaron, diciendo Para qué este desperdicio 9Porque esto podía haberse vendido a gran precio, y haberse dado a los pobres. Tiene que haber un momento en que dejemos pedirle a Dios y de darles a los demás, yo también quiero que me ministren a mí, dice el Señor. Cuántas cosas no ha hecho Dios por nosotros. Cuánto no hemos recibido de Él. Hoy le toca a El Sí, que derramemos nuestro perfume en honor y gloria para El esa es nuestra necesidad.

 

CONCLUSION. Ya no sigas llamando la pobreza con tus acciones y maneras de pensar. Piensa los pensamientos de Dios. En el nombre de Jesús cancelo pobreza, estados mentales miserables, la escasez. Cancelo todo espíritu infantil que te ha llevado a no saber cómo administrar tus finanzas, toda inseguridad que te ha conducido a no dar. Declaro que podrás ahorrar para tus hijos y para los hijos de tus hijos. Dios ponga paz en tu corazón para aceptar el vino de él prosperidad y abundancia para ti y para que bendigas a otros. Hoy nos llenamos del agua que es tu palabra, y declaramos que la fiesta no se termina. Declaramos que te necesitamos Señor.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR