¿Obras o Relaciones?

 

CITA BIBLICA: 1ª. JUAN 4:7-8.

 

INTRODUCCION. Muchas personas intentan manipular a Dios mediante sus obras. Pero no es esto lo que mueve a Dios, porque Dios mira el corazón. Nos podemos venir de rodillas desde nuestra casa hasta el templo para probarle a Dios que somos personas religiosas y creyendo que lo que hacemos obliga a Dios a contestar nuestras oraciones. Lo único que lograremos es un dolor a lo largo del recorrido y las rodillas sangrando y lastimadas. No lograremos conmover el cielo con una demostración de religiosidad para hacer una petición. Muchos lo que han encontrado a raíz de su proceder es apartarse y detestar las cosas del Señor al no encontrar respuesta y hasta llegar a la muerte sin darse cuenta que Dios no busca una demostración externa de la carne- sino un compromiso interno del corazón.

 

LOS TRES JOVENES HEBREOS. DANIEL 3:17. 17He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. El objetivo número uno del enemigo para ti, es hacer que te postres. ¿Por qué? Porque cuando te postras, te das por vencido ante el problema que estás enfrentando. En esencia, adoras ese problema. Delante de Dios, póstrate. Sin embargo, delante de los dioses falsos, de tus problemas y dolores; ponte de pie y nunca muestres tu debilidad. Delante de Dios, puedes llorar. Pero delante del enemigo grita de gozo. Delante de nuestro Dios, tú eres un cordero, pero delante del enemigo, debes ser un león. Estos tres Jóvenes, estaban a punto de ser arrojados al horno de fuego después de rehusar adorar la estatua de oro, ¿Saben por qué? Apostaron su vida al Dios de la Gloria y su amor por El, un amor sacrificial y su fe en El fueron firmes y sin vacilación. No se postraron, no se inclinaron y ¿sabe? No se quemaron.

 

He aprendido mucho en cuanto a los principios divinos respecto a dar el diezmo y ofrendas y pese a cuanto me esfuerce, no puedo dar más que Dios. Mientras más le doy al Señor, mas me da El, para que yo pueda dar de nuevo. He descubierto que así como estos Tres Jóvenes, también uno puede apostar su vida a los principios del diezmo y de dar. La Ley de Dios en cuanto a dar es una ley fija que uno no puede cambiar, así como su amor jamás  vacila. El Dad y se os dará, es muy cierto. Lo primero que habría de explicar es que nadie recibe si antes no dio. Solo Dios rompe esta ley universal ya que el dio a su Hijo sin recibir nada. Dar es mejor que recibir. Cuando hablamos de dar, pensamos en recursos financieros, pero eso no es lo único que se puede dar. Tú determinas la medida con la que te van a medir. La medida que usas para dar, es la misma que usarán contigo. Todo lo que des, es lo que se te va a devolver. Lo que tendrás mañana es lo que des hoy.

 

EL AMOR, LA BASE DE LA RELACION. Muchos creyentes nunca han experimentado el gozo y la alegría que resulta de dar para la obra del Señor, los diezmos y las ofrendas. Nunca han conocido la satisfacción de honrar a Dios con sus ofrendas. Como resultado, nunca han conocido las bendiciones que pueden venir sobre cada aspecto de sus vidas, Como resultado de esa obediencia. Cuando amamos a alguien es fácil compartir lo que tenemos y somos. El mismo principio es válido en cuanto a nuestro Dios.

 

La Biblia se refiere a David como un varón conforme al corazón de Dios. Aun cuando no fuera perfecto, amaba a Dios y tenia comunión con El. David encontró el secreto de una relación con Dios. SALMOS 51:16-17. 16Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; No quieres holocausto. 17Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;  Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. Dios no quiere obediencia carnal o a la fuerza. Más bien busca obediencia en amor. Porque ¿Cómo ves a Dios? ¿Lo veo como un jefe rígido, riguroso, listo para acusarme por cualquier equivocación que cometo? no, no es así. Es un Padre celestial con corazón tierno, lleno de misericordia y gracia. David dijo; SALMOS 63:3. 3Porque mejor es tu misericordia que la vida… David descubrió la base de la riqueza verdadera y como resultado de su relación Con Dios, fue bendecido en abundancia.

 

CUANDO AMAMOS A DIOS EN RESPUESTA POR SU AMOR POR NOSOTROS, TODO CAMBIA. Dar es solo una expresión de mi amor por El. Le amo en mi servicio, en mi adoración, lo que hago debe ser una expresión de ese amor. Si mi amor por El no es evidente en todo lo que hago, entonces realmente, no le amo. MARCOS 12:30. 30Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Amar a Dios con todo el corazón quiere decir con cada átomo de tu ser. El quiere que le ames supremamente y con todo lo que tú eres. Cuando a ti se te ordena que ames a Dios con toda tu alma, eso quiere decir que debes amarle con todas tus emociones y voluntad intelectual. El quiere que todas tus emociones e intelecto le amen. Cuanto tú amas a Dios con toda tu mente, le amas con todo, lo que comprendes acerca de Él y comunicas a otros esta comprensión para que ellos también puedan conocerlo. Cuando amas a Dios con todas tus fuerzas, le amas con todo tu ser físico, tanto como con tu servicio a Él y tu diario andar. Cuando entendemos esta revelación del amor de Dios, al ver Su dimensión, al grado que todo lo que somos y tenemos que llegar a ser de Él. El Apóstol Pablo dijo: 2ª. CORINTIOS 3:14. 14Porque el amor de Cristo nos constriñe… Eso quiere decir: me conmueve, me abruma. Por consiguiente, si doy a Dos mi dinero pero mi corazón no está en ese dar, no expreso mi amor por El con todo mi corazón, mi alma, mi mente ni todas mis fuerzas, Y si Dios no es supremos no es Dios de ninguna manera.

 

Las iglesias de Macedonia conocían el gozo de dar porque habían sido tocadas por el amor de Dios. Aun cuando eran desesperadamente pobres y perseguidos, dieron generosamente lo que tenían para sus hermanos pobres en Judea. 2ª. CORINTIOS 8:2. 2que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. No vacilaron sino que libremente compartieron lo que tenían, no fue cuestión de que si me sobra algo, no, dieron por amor. Recuerde es posible dar sin amar pero no se puede amar sin dar. La más grande prueba de esto es el gran acto de amor de nuestro Señor Jesucristo. Y sé que como yo, usted quiere experimentar ese gozo y satisfacción. La verdad que sabemos trae libertad y nos hace libres, aplique estos principios y usted experimentara ese gozo y satisfacción de dar para Dios y las bendiciones que vienen como resultado de aplicar esos principios.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR