La Malignidad del Pecado

 

CITA BIBLICA: EZEQUIEL 18:30-32.

 

INTRODUCCION. CANCER: Es una palabra aterradora que provoca una sensación de desmayo y desesperanza. Para mí, el cáncer era algo que solamente sucedía a otras personas. No obstante, hace 6 años llego a mi vida. Recuerdo cual fue mi reacción. Esto no puede nos puede estar pasando, pero se constituyo en un hecho. Otro término para describir el cáncer es: MALIGNIDAD. En el ámbito medico esa palabra describe un tumor que tiene un extraordinario potencial para crecer y que se expande invadiendo los tejidos contiguos. Sistemáticamente provoca lo que se llama METASTASIS: es un proceso complejo que implica la extensión o propagación de un tumor o de un cáncer a las partes distantes del cuerpo de su sitio original. Si se le deja sin atender, la malignidad tiende a infiltrarse y extenderse por todo el cuerpo, finalmente provoca la muerte. Es el mismo principio para el pecado, es una malignidad espiritual y moral. Si se le deja sin control, puede diseminarse por todo nuestro interior y contaminar todas las áreas de nuestra vida. Lo peor es que provocara una metástasis a partir de nosotros se atenderá hacia los creyentes que nos rodean.

 

Nuestras actitudes, palabras, acciones y pensamientos más íntimos, afectan a nuestro prójimo. Pablo escribió: EFESIOS 4:29. 29Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Palabra corrompida=deshonestas, vulgares, obscenas, que no conducen a nada más que a pecar inmoralmente. Nuestra manera de hablar puede destruir pueden corromper la mente de otros o edificar la vida de otras personas. No es lo que entra en el hombre lo que contamina, sino lo que sale. Ese es el poder de nuestro hablar. Un corazón lleno de calumnias, difamación  y chismes, contaminara a otros porque lo que sale de él No Edifica y trae rencillas y dolo, fácilmente podemos destruir a otra persona y corromper la mente de quien nos escucha. Cuando nos quejamos por las circunstancias difíciles de la vida, ponemos en duda la Soberanía y Bondad de Dios y el que nos escucha se sentirá tentado a hacer lo mismo. De esa manera, nuestro pecado provoca una metástasis en el corazón de alguien más. El pecado es mucho más que un hecho incorrecto, más que pensamientos malignos es un principio o fuerza moral que se anida en el corazón del hombre y los hechos, palabras y pensamientos pecaminosos, son la expresión eterna del principio del pecado.

 

PECADOS QUE CONSENTIMOS. Como por ejemplo, la impaciencia, orgullo, resentimiento,                  frustración y auto conmiseración. Padecimiento emocional que hace que una persona sienta lastima de sí mismo y la raíz de la A-C es el Miedo. CONSECUENCIAS: Drogarse, Licor, Autolesionarse, tener sexo descontrolado, conducir de forma arriesgada, pelearse con otros, dejar de cumplir con nuestras obligaciones, dejar el trabajo, dejar los estudios, tratar mal a los que los rodean, discutir con nuestra pareja, ser infieles. ¿Acaso no son, perjudiciales, dañinas?  Se ha investigado y comprobado que cuando alguna parte del cuerpo está enferma, estará relacionada con cualquiera de estas tendencias emocionales. Entonces no podemos tolerar esos pecados en nuestra vida espiritual, porque son sumamente peligrosos es como ignorar el cáncer que invade el cuerpo de cualquier persona. Hay pecados aparentemente inofensivos que pueden llevar a otro más grave. Por ejemplo una mirada lujuriosa es un pecado que cuando se consiente, puede conducir a una persona a la adicción a la pornografía, al adulterio. MATEO 5:28. 28...cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón. La ira, que se convierte en amargura, luego en odio y finalmente en asesinato, la persona resulta cometiendo homicidio.

 

Sin embargo, el tema más importante es como nuestro pecado afecta a Dios. Alguien describió el pecado como una traición cosmica. Si esto parece una exageración, considere por un momento lo que significa la palabra TRANSGRESION en la Biblia. SALMOS 5:9-10. 9Porque en la boca de ellos no hay sinceridad; Sus entrañas son maldad, Sepulcro abierto es su garganta, Con su lengua hablan lisonjas. 10Castígalos, oh Dios; Caigan por sus mismos consejos; Por la multitud de sus transgresiones échalos fuera, Porque se rebelaron contra ti. El significado de TRANSGRESION es rebelión contra la autoridad, una ofensa, en este caso contra el Señor. Así que, cuando alguien dice un chisme, se está rebelando contra Dios. Cuando alguien alberga resentimiento contra alguien en vez de perdonar en el corazón, está en franca rebelión contra Dios.

 

El profeta Isaías tuvo una visión acerca de Dios en su grandiosa majestad, escuchando a los seres angelicales, ISAIAS 6:3. 3Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. La triple repetición de la palabra santo tiene como propósito comunicar el más alto grado posible de Santidad. En otras palabras, se dice que Dios es infinitamente Santo. Pero, ¿Qué significa que El es eternamente santo? Sin duda, se refiere a Su pureza moral absoluta, pero va mucho más allá. Cuando se usa para describir a Dios, el término santo habla de Su majestad infinita y trascendente. Describe su soberanía para reinar sobre toda su creación. Por lo tanto, cuando pecamos o cuando violamos la ley divina en cualquier forma, ya sea que la consideremos leve o no, nos rebelamos contra su soberana autoridad y su trascendente majestad. Para decirlo en pocas palabras, nuestro pecado es un atentado contra el reino majestuoso y soberano de Dios. Se trata en efecto de una traición cósmica.

 

EL ADULTERIO DE DAVID CON BETSABE. 2ª. SAMUEL 12:9-10. 9¿Por qué, entonces, despreciaste la palabra del Señor haciendo lo que me desagrada? Asesinaste a Urías el hitita para apoderarte de su esposa. Lo mataste con la espada de los amonitas, 10Por eso la espada jamás se apartará de tu familia, pues me despreciaste al tomar la esposa de Urías el hitita para hacerla tu mujer. Observe la palabra despreciar. David desprecio la palabra de Dios. Dios hablo a través de Natan y dice me despreciaste. Podemos ver entonces que el pecado es Desprecio de la Ley Divina, pero también entendemos que despreciar la ley del Señor significa despreciarlo a Él. Entonces cuando nos permitimos cometer cualquier pecado, no solamente damos evidencia de rechazar la ley divina, sino que al mismo tiempo despreciamos o menospreciamos al Señor. La próxima vez, mejor piense si cae en la tentación de criticar a alguien o cuando diga palabras ociosas, vulgares u obscenas o poco amables de cualquiera. 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR