Mundanalidad

 

INTRODUCCION. Hay dos pasajes que nos ayudan a entender el concepto de la mundanalidad. 1ª. JUAN 2:15-16. 15No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre. 16Porque nada de lo que hay en el mundo, los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida proviene del Padre sino del mundo. Esta expresión parece indicar que Juan estaba pensando en los deseos y actitudes que vemos hoy en día y que consideramos abiertamente pecaminosos. Otro pasaje que nos ayuda a entender los aspectos de la mundanalidad. 1ª. CORINTIOS 7:31(NVI). 31los que disfrutan de las cosas de este mundo, como si no disfrutaran de ellas; porque este mundo, en su forma actual, está por desaparecer. La mundanalidad es estar apegado a, involucrado en, o                           preocupado por las cosas de esta vida temporal. Estas cosas pueden o no ser pecaminosas en sí mismas. Lo que hace que nuestra actitud hacia ellas se mundana es el valor que les concedemos. La Biblia nos habla de ocupar la mente en las cosas de arriba, no en las de la tierra y son las que más debemos valorar, las espirituales, como: la Biblia, la oración, la obediencia a Dios, cumplir con la gran comisión y por sobre todas las cosas, Dios mismo; no en las cosas de esta vida por legitimas que sean.

 

El mundo del incrédulo no se enfoca en las cosas de Dios, tus vecinos no creyentes, aunque sean amables y decentes, solo se enfocan en las cosas de este mundo; no pueden centrarse en las cosas de arriba aunque su estilo de vida no difiera mucho del nuestro son gente común igual que nosotros y por eso es que vivir entre ellos es la razón de que la mundanalidad sea tan aceptable para nosotros. La mundanalidad consiste en aceptar valores, moralidad y prácticas de la sociedad incrédula, aunque decente, que nos rodea sin discernir si son bíblicos. Veremos tres áreas que son como conductas inaceptables o pecados intolerables: El Dinero, la Inmoralidad y la Idolatría.

 

EL DINERO. Existen estadísticas tanto en U.S.A. siendo la nación más rica del mundo, como en otros lugares en donde la clase media ha prosperado como nunca en la historia. De acuerdo a las estadísticas pensaríamos que los cristianos se han vuelto más generosos, pero no por mucho. Un estudio comparativo de 1968 con relación a otro realizado en 2003 muestra que; cada vez somos menos generosos con nuestro dinero para Dios. Esto implica que los cristianos están guardando más de sus ingresos para sí mismos y están dando menos a la Iglesia. ¿Qué hacemos con el dinero? No lo podemos estar ahorrando porque el porcentaje de ahorro se ha desplomado, es demasiado bajo. Esto significa que estamos gastando el dinero en las cosas de esta vida, algunas de importancia pero otras que no son de importancia, lo que nos hace poner la mirada, en las cosas de la tierra y no en las de arriba. Nos hemos vuelto mundanos en el uso del dinero. ¿Cuánto es lo que deberíamos de ofrendar? Creo que una cantidad mínima seria el 10%. Bíblicamente hablando el diezmo. Si algo debemos entender es:

 

EL DIEZMO ES UNA APLICACIÓN ESPECIFICA DE LA OFRENDA PROPORCIONAL. Entendemos que hay desacuerdo en cuanto a si el diezmo es la norma bíblica para la era del N. T. ya que no se menciona explícitamente en ninguna de las cartas neo testamentarias pero si existe el principio de ofrendar proporcionalmente; es decir, según lo que Dios nos haya prosperado. 1ª. CORINTIOS 16:2. 2Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado… El concepto del diezmo no es tan aceptado en estos tiempos, no porque no se le considere un concepto bíblico, sino porque nos hemos vuelto mundanos en nuestra actitud hacia el dinero y en consecuencia, más avaros hacia Dios. La palabra avaro es muy fuerte pues a nadie le gusta que lo acusen de ello y más queremos que se nos conozca como personas generosas. Sin embargo cuando damos voluntariamente menos de la mitad de lo que los judíos del A. T. tenían que dar ¿No estamos siendo tacaños? ¿Sera que Dios se complace especialmente cundo él describe que faltar en los diezmos equivale a robarle? Malaquías 3:8. Parece que en la vida de muchos creyentes, el dinero está por encima de Dios. Pero el Señor y las Riquezas no son opciones equivalentes. MATEO 6:24. 24Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

LA INMORALIDAD. Sé que esta va a producir más ceños fruncidos. No voy hablar de actos inmorales como el adulterio o pornografía porque sé que son pecados inaceptables y no caen dentro de mi propósito, así que ¿En qué sentido toleramos la inmoralidad? ¿Disfrutamos leyendo en secreto acerca de la inmoralidad de otras personas cuya conducta sexual se expone en periódicos, revistas, en facebook, etc.? ¿Si vamos al cine o vemos programas de TV sabiendo que habrá escenas explicitas  de sexo o novelas, sabiendo que contienen narraciones sexuales? Déjeme decirle estamos involucrados y practicando la inmoralidad. Así que esta es un área en la que los valores y las prácticas aceptables para la sociedad que nos rodea son contrarios a las Escrituras. Hay dos áreas en las que podemos ser mundanos cuando hablamos de este tema. Primero, muchas mujeres cristianas y las jóvenes en especial, están usando la misma ropa que se utiliza en el mundo incrédulo. De todas las edades y cuya intención explícita es atraer las miradas lascivas de los hombres. 1ª. TIMOTEO 2:9. 9Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia… Solo les digo; si están usando la moda sin modestia, ustedes son mundanas en esa área de su vida.

 

PARA LOS HOMBRES. El problema radica en que reaccionan a la forma de vestir provocativa con miradas cargadas de lujuria. Tan solo mirar a una mujer y disfrutar de lo que ella está enseñando, o la parte de su cuerpo que sobresale por lo apretado de su ropa, es un pecado. Simplemente el hombre hace lo que los demás hombres amables y decentes hacen a su alrededor y en ese sentido caen dentro de la mundanalidad. La aplicación es que una mirada lujuriosa nunca satisface, solamente induce el deseo de ver más y mas, mirar lo que no se debe. ROMANOS 6:21-22. 21¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte. 22Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. ¿Qué beneficio se recibe al ceder a las miradas lujuriosas? La respuesta es placeres pasajeros de pecado, que van seguidos de sentimientos de vergüenza y remordimiento, los hombres debieran de comprometerse a enfrentar esta generalizada área de mundanalidad.

 

LA IDOLATRIA. Es obvio que en la actualidad no adoramos ídolos de madera, metal o piedra. Nuestro problema es lo que algunos han llamado ídolos de corazón. En este sentido, un ídolo puede ser cualquier cosa que consideramos de mucho valor a tal grado que consume toda nuestra energía emocional y mental, o bien nuestro tiempo y nuestros recursos. Puede ser cualquier cosa que tenga más importancia que nuestra relación con Dios o nuestra familia. La carrera o vocación de una persona puede ser su ídolo. La gente se obsesiona tanto por progresar y llegar a la cima, que dejan a Dios y la familia en segundo lugar. Una segunda posible área de idolatría se refiere a los temas políticos y sociales. Creo que es importante que los cristianos sean cultos y, hasta cierto punto que se involucren, pero tenemos que ser cuidadosos de no hacer ídolos de nuestras carreras, partidos u ocupaciones sociales. Una tercera área de la idolatría moderna es la pasión desbordada por los deportes, sé que estoy entrando en un terreno en que ni los ángeles querrían entrar. En muchas naciones del mundo se habla del futbol como una religión y del baloncesto que han llegado a ser una idolatría en nuestra cultura. Puedes seguir a un equipo de predilección pero no como un ídolo, el futbol y el baloncesto por ejemplo, tan solo son un juego y no creo que el Señor sea más glorificado por que gane uno u otro equipo. La verdad es que ganar solamente contribuye a que tu orgullo sea elevado.

 

CONCLUSION. Permítame repasar la definición de mundanalidad. 1. Consiste en toda preocupación por las cosas de esta vida temporal. 2. Es aceptar involucrarnos en los valores y prácticas de la sociedad que nos rodea sin discernir si son bíblicos o no. Creo que la clave de nuestra inclinación hacia la mundanalidad radica principalmente en la palabra involucrarnos. Simplemente nos involucramos y aceptamos los valores y las practicas de la sociedad que nos rodea sin pensar siquiera si son bíblicos. ¿Cómo podemos enfrentar la tendencia hacia la mundanalidad? No es decidiendo que ya no seremos mundanos, sino comprometiéndonos a ser mas piadosos, creciendo en nuestra relación con Dios y percibir los aspectos de la vida a través del lente de Su Gloria. Amén.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR