Amabilidad un Código de Honor

 

 

(NVI). 22En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.

 

CITA BIBLICA: Gálatas 5:22-23.

 

INTRODUCCION. Jesús describió de manera creativa la amabilidad del amor en la parábola del buen samaritano, Lucas C. 10. Un varón judío es atacado por unos ladrones que lo dejan moribundo en un camino apartado. Dos líderes religiosos respetados entre su gente, pasan y deciden no detenerse. Estaban muy ocupados. Eran demasiado importantes como para ensuciarse las manos con este varón. Sin embargo, un hombre común de otra religión; los judíos despreciaban y odiaban a los samaritanos, pero este vio al extraño necesitado y fue movido a compasión. Cruzó las barreras culturales, sociales y religiosas, y se arriesgó a hacer el ridículo con tal de ayudar a este hombre. Vendó sus heridas, lo colocó sobre su propio burro y lo llevó a un lugar seguro en donde pagó todos los gastos médicos de su propio bolsillo. En donde años de racismo habían causado conflictos y división, un acto de amabilidad unió a dos enemigos por medio del servicio. Con buena disposición, este hombre tomó la iniciativa y demostró la verdadera amabilidad en todas sus formas. ¿En dónde empieza la Amabilidad?

 

AMABILIDAD EMPIEZA EN EL CORAZON. Ezequiel 36:26. NVI. 26Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. La Biblia nos cuenta de un exitoso trasplante de corazón y todos los que tenemos parte en el nuevo pacto, tenemos un nuevo corazón y un espíritu nuevo para caminar en nueva vida. Dios nos dio un corazón de carne, blando, tierno, la conversión de una piedra muerta en carne viva.  Desgraciadamente tenemos una predisposición de ser poco amables. Es una tentación que aun la salvación no la quita. Hay cristianos que son muy crueles y probablemente, sin querer, creo que todos tenemos esa crueldad a veces. Como cristianos, no manifestamos ninguna diferencia en nuestra conducta o estilo de vida con la del mundo. Cada día que pasa es una oportunidad para mostrar nuestra amabilidad para con quienes Dios pone a nuestro alrededor. Cuantas personas Dios ha permitido que conozcamos o nos relacionemos por A o B razón ¿qué tan amable ha sido nuestro trato con ellos? Ezequiel lo describió como un nuevo corazón, proceso de transformación a través del Espíritu Santo.

 

Tito 3:5. 5nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo. La amabilidad es el resultado de la intervención del Espíritu Santo. Ser amable es ver por el bienestar de los demás, es buscar y aprovechar la oportunidad de poder servir a otros. Una de las características del fruto del Espíritu Santo es el Amor y una de las características del amor es; que da lo mejor de sí y no espera nada a cambio. Demos lo mejor de nosotros y lo mejor vendrá a nosotros. Aunque las personas sean egoístas, ilógicas, insensatas, etc., y nos acusen de egoísmo, interesados, tontos, etc. Siendo amables y con un nuevo corazón hacemos la diferencia. Aun así, parezca que no necesitan de nosotros, siempre agradecerán nuestro interés en ellos. La Biblia dice que todo lo que el hombre siembra eso también segará. Mateo 7:12. 12Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos… Nosotros somos los arquitectos de nuestro futuro. Cada día que pasa usted y yo estamos haciendo nuestro mañana y el comportamiento de hoy determinará como será nuestro mañana. Cuál es el trato que le damos nuestros cónyuges, hijos, compañeros de trabajo, etc., si somos amables en el trato para con ellos, eso será lo que recibiremos.

 

LA AMABILIDAD ABRE LA PUERTA PARA EL SERVICIO. Hechos 4:37. 36Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé… levita, natural de Chipre, 37como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles. Bernabé, vendió un terreno y dio el dinero para el auxilio de los santos. Era sensible a las personas lastimadas en necesidad de ayuda. Después el Espíritu lo llamó como el primer compañero misionero del apóstol Pablo. Ser amable significa que cubres las necesidades del momento. Si se trata de tareas domésticas, te pones a trabajar. Las personas generosas, dadivosas y amables son felices porque saben que todo lo que tienen vino de Dios. Todo lo que usted haga para Dios siempre le va a traer cosecha de bendición porque; Dios no está distraído. Nunca se arrepienta de hacer algo para Dios, al contrario, si plantó alguna semilla y las cosas no le están saliendo como esperaba, siga haciendo las cosas como Dios le enseñó y no se rinda. Porque, entre la lluvia temprana y la tardía vendrá el fruto que había soñado por su perseverancia. Ahí está la mayor demostración de confianza en Dios que en cualquier otra cosa de la tierra.

 

LA AMABILIDAD TE INSPIRA A ESTAR DISPUESTO. En lugar de ser obstinado, reacio o terco, No, Estas hecho para cooperar y mantenerte flexible. En vez de quejarte y poner excusas, buscas razones para llegar a un acuerdo y adaptarte. Un esposo amable termina miles de posibles discusiones con su disposición de escuchar antes de exigir que se haga lo que él quiere. La amabilidad piensa de antemano y luego da el primer paso. No se sienta a esperar que la impulsen u obliguen a salir del sofá. La persona amable será la que salude primero, el que sonría primero, el que sirva primero y perdone primero. No necesita que el otro haga las cosas bien para demostrar amor. Cuando obras desde la amabilidad ves la necesidad y das el primer paso. El amor te hace amable y la amabilidad te hace agradable. Cuando eres amable, las personas quieren estar cerca de ti porque perciben que eres bueno con ellas y que les harás un bien. Juan 4:9. 9La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. Esta mujer estaba llena de complejos, resentimientos, odios, religiosidad, etc. Pero, estuvo dispuesta, a ganar una ciudad para Cristo.

 

Colosenses 3:12. 12Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, vístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia. Una de las primeras decisiones y muy importantes que tú y yo tenemos que hacer cada día es la de qué ropa ponernos. Deseamos usar ropa que esté a la moda, que sea popular. Para algunas personas aún la marca de la ropa es importante. Deseamos que nuestra ropa esté en buena condición, sin rotos, sin faltarle botones y, desde luego, limpia. La amabilidad es parte del Vestido del cristiano y ese debe andar puesto en nosotros todos los días. No sólo no debemos dañar a nadie; debemos hacer todo el bien que podamos a todos. Los que son escogidos de Dios, santos y amados, deben ser humildes, compasivos y amables con todos. Mientras estemos en este mundo, donde hay tanta corrupción en el corazón del hombre, a veces surgirán contiendas, pero nuestro deber es perdonarnos unos a otros imitando el perdón por cual somos salvos. Que la paz de Dios reine en vuestros corazones; es su obra en todos los que le pertenecen.

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR