HAY DIOS EN TU HOGAR

 

CITA BIBLICA: 2ª. REYES 3:6-20.

 

INTRODUCCION. Una de las cosas más difíciles en la vida es saber cómo reaccionar cuando estamos atravesando una crisis. Algunas veces lloramos, nos enojamos, nos angustiamos, hay personas que se deprimen y no quieren seguir adelante. A veces llegamos a un punto que se denomina punto muerto; es una situación en la que no podemos volver atrás ni podemos seguir avanzando. Esto pasó con estos tres reyes. Uno había decidido hacerle guerra al rey de Moab y pidió ayuda a otros dos reyes y que tomarían la ruta del desierto. Después de siete días de camino, se quedan sin agua. Estaban en un punto muerto: ni volver atrás ni seguir avanzando para enfrentar al enemigo. Estaban en medio de una crisis. Y frente a ella, los tres reyes reaccionaron de manera diferente. Dios mira nuestro corazón y Él va a reaccionar de acuerdo a cómo sea nuestra reacción. Aprendamos a reaccionar con sabiduría.

 

EL PRIMER REY ES EL DE ISRAEL. Fue quien decidió hacer la guerra y que irían por el desierto y allí se quedo sin agua, o sea, en el punto muerto, reacciono, Dios nos trajo aquí para matarnos no dijo, Fue mi decisión, yo lo quise así, no. Él dijo, Dios nos trajo aquí para matarnos. Este rey representa a las personas que en medio de una crisis siempre le echan  la culpa a dios y a los demás. Cuando están pasando por un problema, no admiten que tomaron malas decisiones, no asumen la responsabilidad y la culpa siempre la tiene Dios o el que está al lado. Ejemplo. Estamos así por culpa de mi jefe, que me echó del trabajo; Ese Dios en quien tú crees nos trajo a esta situación, son personas con mentalidad infantil, nunca asumen una responsabilidad, nunca aceptan que se han equivocado y nunca expresaran, Me equivoqué, disculpen.

 

EL SEGUNDO REY ES EL DE EDOM. Representa a los indiferentes. En medio de la crisis, este rey no dice nada; como si no existiera. Son personas son casi invisibles, no tienen reacción, son indiferentes. Como en el caso de una familia, pasando una crisis financiera y no tienen para pagar el alquiler, estas personas van a seguir gastando como si el dinero les sobrara. Son las personas que se lavan las manos y dicen, Se los advertí, Les dije que esto iba a suceder y se lavan las manos sin decidir nada. Dios detesta a estas personas.

 

EL TERCER REY ES EL DE JUDA. En momento de crisis hay que tomar una buena decisión. 11Mas Josafat dijo: No hay aquí profeta de Jehová, para que consultemos a Jehová por medio de él. Este hombre sabía claramente que Dios tenía una respuesta para sacarlos del desierto. Buscar a Dios para que dé una respuesta.  A Dios le agrada la gente así, que dice, Dios es mi vida y lo busca para que Él les dé la respuesta.

 

13Entonces Eliseo dijo al rey de Israel, Qué tengo yo contigo Ve a los profetas de tu padre, y a los profetas de tu madre. Al rey que los metió en el problema, que decidió ir por el desierto y por malos cálculos se quedaron sin agua. Eliseo como diciendo. Qué tengo yo que ver con usted, Por qué no va a buscar a los profetas de su padre y de su madre, Eliseo pensó, Si este le echó la culpa a Dios; le diga lo que le diga, va querer echarme la culpa a mi o a alguien más; que es lo que a hecho, para qué viene a pedirme ayuda, Personas que culpan a Dios y a los demás no pueden cambiar su mentalidad. Vienen angustiadas a pedir ayuda, uno escucha y la aconseja, el Espíritu Santo te revela algo y tú les das la solución, pero después se van a la casa y siguen haciendo lo mismo de siempre. Son personas que tienen un espíritu infantil, un espíritu de tradición. Esta fue la respuesta de Dios a la reacción del rey de Israel. Anda a consultar a los profetas de tu padre y de tu madre, si total mi respuesta no te va a servir. 

Qué hizo Dios con el segundo rey, el indiferente rey de Edom, Nada, le fue indiferente, no hubo respuesta. Sabes por qué. A Dios no le gustan las personas indiferentes. Dios prefiere que seas caliente o frío, pero no tibio, tibio te vomitaré de mi boca. A Dios no le gustan los indiferentes, los que dicen, No me importa, yo te lo dije. Preferible que te quejes todo el día o que culpes a Dios, antes de que seas una persona indiferente. Los indiferentes son personas que nunca corren riesgos, nunca conquistan un territorio porque nunca pelearan por él. Son personas a las que se les pasa la vida y nada pasa porque son indiferentes a los principios espirituales, a los cambios y a Dios. Por eso nunca van a conquistar nada.


14Y Eliseo dijo: Vive Jehová de los ejércitos, en cuya presencia estoy, que si no tuviese respeto al rostro de Josafat rey de Judá, no te mirara a ti, ni te viera. Eliseo respetaba a Josafat, rey de Judá, como quien dice, Si no fuera por el respeto que le tengo a este hombre, yo a usted ni lo miraría a la cara. Dios respeta a los que lo respetan, Dios respeta a los que tienen fe, Dios respeta a los que confían en Él. Dios respeta a los que caminan con Él. 15Mas ahora traedme un tañedor. Y mientras el tañedor tocaba, la mano de Jehová vino sobre Eliseo,

 

Necesitamos caminar con Él, Eliseo les dijo, 16Así ha dicho Jehová, Haced en este valle muchos estanques. No miraran viento ni lluvia, pero ese valle se iba a llenar de agua y todos podrían beber. También les aseguró que no solo irian contra el enemigo, sino que lo iban a vencer. Por la fe de uno, todos los demás fueron bendecidos. Todos fueron bendecidos por uno que tuvo fe.

 

Si Josafat se negó a creer que Dios no los llevo al desierto para matarlos porque sabía que Dios tenía un plan. Hay Dios en Israel y yo voy a ir a Dios para que a mí me revele cuál es su plan. Del mismo modo, tienes que reunir a todos y decirles. Pueda que haya crisis en casa, que estemos en medio de un desierto, sin agua pero no nos vamos a morir, porque en mi casa hay un Dios que nos va a sacar adelante. Él tiene un plan y Él me va a revelar ese plan. Dios tiene fuerza disponible para nosotros. El Señor quiere estar en medio de tu dificultad y darte la medida que necesitas, la fuerzas que necesites, la paz que necesitas. Tenemos Dios, tenemos un Padre en nuestra vida para que nos saque de las crisis por las que atravesamos. Es tiempo de pedirle bendición, prosperidad, gozo. Él tiene más a tu disposición. Hay Dios en mi casa. Hay Dios en tu casa.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR