HE AQUÍ YO HAGO COSA NUEVA

 

CITA BÍBLICA: Salmo 106: 7-24.

 

INTRODUCCION. Aborrecer lo deseable. Es aborrecible o deseable, Por qué se aborrece lo deseable. Hay gente que aborrece lo bueno y no solo eso, aborrece la bendición de Dios. No puedes aborrecer lo que Dios desea. Dios desea prosperarte y bendecirte como lo deseo para este pueblo; pero el pueblo aborreció lo deseable y no creyeron en su palabra. El pueblo de Israel estando en Egipto sólo clamó por la situación que estaba viviendo  porque no sabían que pedir, solo reclamar, no sabían para donde salir, sólo sabían que donde estaban viviendo no era bueno, no les gustaba. Dios oyó el clamor y dijo, bien: Los voy a llevar a una tierra donde fluye leche y miel, a una tierra de bendición, a la tierra de la promesa; pero, ellos la aborrecieron.

 

No es contradictorio, si ellos mismos trajeron las uvas y declararon que la tierra era buena. Por qué la aborrecieron. La aborrecieron, por el precio que tenían que pagar para conquistarla. No puedes aborrecer lo que Dios te promete sólo porque tienes que hacer algo para alcanzarlo. Hay mucha gente que dice; ya me canse de luchar, de pelear, ya estoy hasta el copete. Y no es porque el objetivo sea malo, sino que te cansaste de luchar.  Dios fue quien dijo que la tierra era deseable, Quién deseaba más, Será que la gente deseaba mas en llegar a la tierra prometida, o  fue Dios quien deseaba que sus hijos pudieran llegar ahí. Quién tiene más ganas de que te veas mejor cada día, tú o Dios, Dios él quiere verte mejor. Para Dios es importante.

 

PORQUE ES QUE DIOS TE QUIERE VER BIEN. Porque quiere testimonios de su bondad y su misericordia. Él quiere que haya obras, que haya casos de la vida que hablen bien de él, y no que la gente crea en Dios sólo por creer. Dios no se deja ver, lo que muestra son sus obras, y si tú no dejas que cumpla en ti lo que desea, Qué obra podemos mostrar de Dios. Por eso el necesita bendecirte para poder decirle al mundo, Así tengo yo a los que me sirven  Juan 10:38. 38Aunque no me crean a mí, crean a mis obras, para que sepan y entiendan que el Padre está en mí, y que yo estoy en el Padre. Tú eres una obra de Dios y debes avanzar en todo lo que haces y que puedas decir; Dios ha sido bueno conmigo y fiel. Todo lo que miran en mi, todo lo que tocan, todo lo que tengo se lo debo a Dios. Y la gente diga: Woow, qué Dios, Lo quieres tú también.

 

Tienes que entender que estamos en el proyecto de dios y que no eres tú o yo quien está deseando el proyecto, es Dios que lo desea. Fue Dios quien llamó deseable a esa tierra. Ellos habían pasado generaciones enteras, metidos en Egipto. Ellos ni siquiera conocían a dónde iban, el único que sabía a donde los llevaba era Dios, pero no se dejaron llevar hasta ahí. A veces Dios te quiere llevar por un camino hacia un destino que tiene para ti, y los que no nos dejamos somos nosotros. Debemos cambiar nuestra manera de pensar. Abrir nuestra mente a la palabra, para darnos cuenta que tenemos un Dios de bendición y de exigencia.

 

LUCAS 9:62. 62Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios. Esta es una de las cualidades que Dios busca para ser un discípulo, que no sea alguien que está viendo para atrás. Dios no contrata a alguien solo para contratarle. Para probarte te da el arado, y si tú estás arando viendo para atrás, vas a torcer todo lo que está adelante. Dios tiene exámenes de aptitudes también, no sólo en el colegio o la universidad te van hacer exámenes. La vida misma te los va hacer también. La pregunta es, estas apto para lo que Dios desea. Porque por deseos no nos quedamos ni por sueños tampoco. Será que calificamos. Hay niveles de bendición para los que tenemos que calificar y si no calificas no puedes pensar en estar ahí un día. Escucha.

 

Isaías 43:16-18. 16Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas; 17el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pábilo quedan apagados. 18No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 19He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; no la conoceréis. Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.  Ese es un muy buena Palabra, para comenzar el día. Cuando te veas al espejo, no lo uses sólo para peinarte. Mírate fijamente y di a ti mismo: Yo no soy de los que vuelven atrás. Si el día de ayer no estuvo tan bueno, el de hoy va a estar mejor, lo que voy hacer estará mejor. No os acordéis de las cosas pasadas. Recordar tu pasado, baja tu nivel de bendición.

 

Dios tiene una mejor bendición todavía que la que ya te dio. Dios es un Dios que va de menos a más y no le gusta repetir las mismas cosas. Él dice: voy hacer algo mejor. Por eso la Biblia dice que él nos lleva de gloria en gloria, que la gloria postrera es mejor que la primera, que el buen vino se sirve de último, y que la senda del justo es como la luz de la aurora que va en aumento hasta que el día es perfecto. Lo que Dios un día hizo con tu vida, no se compara con lo que va hacer en los próximos días.

 

HOY PROFETIZO SOBRE TI. Nuevos tiempos están por llegar  lo que ha estado detenido por mucho tiempo se desatará sobre ti, para dar inicio a tiempos gloriosos con la Presencia de Dios. Más allá de los problemas que podemos ver en nuestro país, nuestros hogares, lo nuevos tiempos vendrán y romperán toda rebelión, pobreza e inseguridad. Profetizo que la mano poderosa de Dios está sobre ti para hacerte un transformador de vidas e historias. Y quiero que sepas que cuando la mano de Dios está sobre una persona todo lo que pide se le concede y fortalece a los débiles para luchar por algo mejor y su brazo extendido es capaz de hacer cosas extraordinarias. Tengo una nueva palabra profética para ti: Levítico 26:9-10. 9Porque yo me volveré a vosotros, y os haré crecer, y os multiplicaré, y afirmaré mi pacto con vosotros. 10Comeréis lo añejo de mucho tiempo, y pondréis fuera lo añejo para guardar lo nuevo.

 

 

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR