DOS CHORROS DE PODER EN MI HOGAR P1

 

CITA BIBLICA: LUCAS 13:11-17.


DOS PRINCIPIOS DE PODER ESPIRITUAL. EXODO 17:6. 6He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo.  Aquí el pueblo alterco con Moisés porque querían agua para beber. Este primer principio o primera vara, Tu autoridad. La autoridad representa quien eres, saber que eres capaz, valioso y que nadie te puede detener. No debes compararte con nadie porque eres único, hecho a la imagen de Dios. Dios le dijo a Moisés que tomara la vara, toma la autoridad que te he dado. Lo primero que Dios hace es restaurar tu estima, te da autoridad para que le pegues a la deuda para que se cancele, a la enfermedad para que se seque, al problema para que se solucione a ese sueño y saque agua, para que le pegues a ese negocio y prospere. Nadie puede dirigir tu vida, nadie puede decidir en tu lugar, no dependas de nadie porque Dios te hizo único e irrepetible. Tú y tu casa están hechos de material indestructible y llegarán a ver victoria. SI, No te quejes y toma autoridad, deja de dudar. Es que no sé; es muy difícil; no tuve mamá, papá eres imagen de Dios.

 

En navegación aérea hay un punto que se llama de no retorno; el avión tiene que levantar vuelo sí, debido al consumo de combustible. Dios te llevará al punto de no retorno y lograrás todo lo que te propongas sí o sí, aunque pases desiertos no morirás porque habrá agua, habrá victoria en tu casa.

 

HABLAR DE FE. Números 20:8. 8Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias. Una vez más Moisés, pero treinta y ocho años después y luego de todo ese tiempo el pueblo seguía en el desierto y volvieron a tener sed y volvieron a quejarse. Vamos a morir; no tenemos agua; Qué hacemos. Y Dios le dijo a Moisés que tomara la vara y le hablara a la piedra delante del pueblo. Primero le pego, treinta y ocho años después Dios le ordena que le hable. Moisés empezó a sentir una ira santa, por la queja del pueblo, y por eso fueron llamadas las aguas de la rencilla, porque el pueblo contendió con el Señor. Siento que Dios se enojó con Moisés y como decirle. Te dije que le hablaras, no que le pegaras. Por no haber obedecido, no entrarás en la tierra prometida y estaban a metros de entrar.

 

La primera vez le dijo que tomara la vara y le pegara a la piedra. Eso es autoridad. Pero después le dijo que tomara la vara y le hablara a la piedra. A Moisés se le cruzaron los cables. Pero en esta segunda vez no era la misma vara que treinta y ocho años atrás. La primera vara era la vara de la autoridad, Dios trata con tu estima. Te aceptas a ti mismo. Nadie te puede detener y te irá bien Pero años después Dios con la vara de Aarón le enseñó el segundo principio. Dios dijo a Moisés que juntara doce varas conforme a los jefes de familia y allí estaban los criticones y chismosos y que cada uno trajera su vara y la pusieran en el arca donde Dios se reunía con ellos. Eran doce varas con el nombre de cada príncipe. Y también estaba allí la vara de Aarón. Al día siguiente la vara de Aarón Números 17:8. 8había reverdecido, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras; mientras que todas las otras varas eran solo un palo muerto. La vara de Aarón tenía vida y con esto Dios les estaba mostrando a los doce críticos que Él respetaba, amaba, cuidaba y bendecía la vida de Aarón. En medio de la crítica tu vara reverdecerá.


La vara de Aarón, simbolizaba las veces que Dios a Moisés había cuidado, lo había bendecido y le había dado vida, y con ese recuerdo que le hablara a la piedra con fe para tener la victoria. Cada vez que venga un recuerdo lindo a tu mente de cuando Dios te cuidó, te ayudó y te protegió, es para que sueltes palabras de fe, abras tu boca y declares que viene un milagro extraordinario agua sobre tu vida. Cada vez que tengas una piedra, un desafío por delante cuando tengas ese recuerdo en tu mano, este te motivará porque si Dios te cuidó antes, Él lo volverá a hacer.

 

El primer principio es tomar autoridad y el segundo principio es hablar fe. Es tomar la vara para recordar una experiencia linda y hablar fe. Moisés se enojo y cuando tú estás enojado, no hablas fe sino usas recuerdos negativos y dañas todo. Dios igualmente les dio agua de gracia para que la gente no muriera pero se enojó y no le permitió entrar en la tierra prometida. La gente que no sabe hablar fe, no entra en los grandes sueños. Esta vara la tiene todo el mundo, Dios se la ha regalado a creyentes y a no creyentes. Por eso hay personas que no tienen a Dios y les va bien, porque tienen la vara de autoridad y saben quiénes son, tienen buena estima, capacidad, proyectos, sueños y dicen: A mí no me frena nadie, a mí no me detiene nada. Pero no creen en Dios o creen de chiripa. Y uno se pregunta cómo es que lo logran. Porque tienen autoridad. El Señor les ha regalado esta primera vara a todos los seres humanos que la quieran usar pero la segunda vara, no.

 
ES HABLAR FE. Es aprender a decretar palabra de victoria. Si Moisés le hubiese hablado a la roca delante de todos y le hubiese dicho, Piedra, te ordeno que des agua, Dios lo habría hecho de entrada. Tu boca te frena o te empuja a tu destino, por eso cada palabra que hables tiene que ser pensada. Qué pasa cuando estás enojado. Hablas de todo, menos fe y el foco está en el problema que tienes, no en resolverlo. Mira lo que me dijo, a vos te parece. Pero cuando la fe apunta no al problema, sino a resolverlo, entonces tu boca se calibra. Por eso, nunca tomes decisiones bajo enojo. Si yo hubiese sido Moisés, también me habría enojado y les habría dicho, Querido pueblo, tengo ganas de reventarlos a todos, Pero como estoy muy enojado, prefiero volver en un par de días. Te enojes o no, el problema sigue estando. Si Moisés hubiese hablado fe, habría entrado en la tierra de la bendición. Hay gente que no entra en lo que Dios le ha prometido porque no sabe hablar fe.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR